sábado, 20 de janeiro de 2018

Un seminario para evangelizar Tierra Santa y Arabia: «Nuestra política es Cristo y vemos los frutos»

El rector del Seminario Redemptoris Mater de Galilea habla de los milagros que se dan

El Seminario Redemptoris Mater de Galilea está vinculado al Camino Neocatecumenal y se sitúa en la Domus Galileae
20 enero 2018


Desde hace más de una década en Galilea, en la falda del monte donde Jesús predicó las Bienaventuranzas y junto al lago en que anduvo sobre las aguas, se erige el seminario internacional Redemptoris Mater, dependiente del Camino Neocatecumenal.

Seminaristas de catorce nacionalidades y del rito latino, maronita y greco-melquita se preparan como sacerdotes misioneros en Tierra Santa. Los ya ordenados atienden y evangelizan en Israel, los territorios palestinos, Jordania e incluso los países de la península arábiga.

El rector del seminario es Francesco Voltaggio, sacerdote romano, que lleva más de quince años en Tierra Santa, donde llegó para doctorarse en Arqueología y Estudios Bíblicos, y no regresó. Feliz de cumplir un sueño desde niño, cuenta a la Fundación Tierra Santa las maravillas de vivir en esta tierra, de la importante misión evangelizadora que hay por delante y de los milagros que se ven entre estos cristianos y no cristianos que viven en la tierra de Cristo.

El padre Francesco Voltaggio es el rector del seminario Redemptoris Mater de Galilea desde 2007, año de su apertura

– ¿Alguna vez soñó con que acabaría en Tierra Santa? ¿Cómo surgió su vocación al sacerdocio?
– Cuando tenía cuatro años, mis padres nos llevaron a mí y mis cuatro hermanos a una peregrinación a Tierra Santa para celebrar juntos sus bodas de plata. Desde esa edad, mi sueño era volver a Tierra Santa y poder aprender árabe y hebreo, pero nunca hubiera imaginado que sería enviado como sacerdote a Tierra Santa (algo que nunca he pedido) para estudiar el Doctorado en Arqueología y Ciencias Bíblicas y luego permanecer aquí en  misión como rector del Seminario “Redemptoris Mater” en Galilea.

Mi vocación nació en 1993, gracias al Camino Neocatecumenal y a la Jornada Mundial de la Juventud con San Juan Pablo II en Denver, Estados Unidos. En esa ocasión, sentí fuertemente que el Señor me había llamado al presbiterado y aquel mismo año, después de un cuidadoso discernimiento, fui recibido en el Seminario Misionero “Redemptoris Mater” de Roma.

– ¿Cómo es la vida en Tierra Santa?
– La experiencia en Tierra Santa es siempre muy rica, especialmente por el contacto con los lugares santos de nuestra fe, la posibilidad de examinar las Sagradas Escrituras y los acontecimientos de la historia de la salvación en los mismos lugares donde ocurrieron, el conocimiento de los cristianos de Tierra Santa y de las iglesias orientales, el contacto con nuestros queridos hermanos ortodoxos, con los judíos y los árabes (cristianos y musulmanes).

El arzobispo Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, celebrando la Eucaristía en el seminario


En una palabra, el desafío de vivir el cristianismo en una verdadera encrucijada de pueblos, culturas, religiones y diferentes ritos cristianos. He experimentado tiempos difíciles, especialmente en tiempos de mayor conflicto: tocar las heridas de esta tierra, sin embargo, me ayudó a entender que Dios la eligió, como él nos eligió, no a pesar de estas heridas, sino por causa de ellas. ¡El Señor siempre elige lo que está herido, para transfigurar sus heridas!

– ¿Cómo es el seminario? Hay jóvenes de todo el mundo, ¿cómo afrontan los seminaristas llegar a una zona en el que existen distintos ritos católicos? 
– El Seminario “Redemptoris Mater” de Galilea ha sido erigido por el Patriarca latino de Jerusalén, en comunión con el arzobispo greco-católico de Galilea y el arzobispo maronita de Tierra Santa: es un seminario donde se forman presbíteros diocesanos para la iglesia local de Tierra Santa y dispuestos a ser enviados a cualquier parte del mundo pero especialmente a Oriente Medio, como misioneros. En el Seminario hay seminaristas de catorce nacionalidades y tres ritos diferentes: además de los candidatos del rito latino, también hay candidatos greco-católicos y maronitas. Todos los seminaristas son formados en el conocimiento y el amor por las iglesias orientales, sus liturgias y tradiciones, con las cuales viven en estrecho contacto.

– ¿Hay vocaciones nativas?
– Hay alrededor de treinta comunidades neocatecumenales presentes en Tierra Santa, de las cuales surgen vocaciones locales. Tenemos varios seminaristas locales, procedentes de Galilea (concretamente de Fassuta, Me’elia y ‘Ailaboun) y del centro del país (Jaffa de Tel Aviv). El año pasado se ordenó al primer sacerdote de rito maronita, Rodi Noura, un israelí originario del Líbano, incardinado en la archidiócesis maronita de Haifa y Tierra Santa, y el primer diácono árabe, incardinado en el Patriarcado Latino de Jerusalén, Sliman Hifawi, de Jaffa de Tel Aviv. También tenemos un centro vocacional, donde ayudamos a varios jóvenes de la iglesia local a discernir su vocación y los prepara para ingresar al seminario, en caso de que sean realmente llamados por el Señor.

El padre Voltaggio abraza a Rodi Noura, maronita libanés que huyó a Israel con su familia, tras ser ordenado sacerdote


– ¿Habéis visto conversiones? ¿La gente vuelve a la Iglesia en esta Tierra Santa? 
– Estamos viendo muchos frutos en Tierra Santa. Puedo dar testimonio del trabajo que Dios está haciendo a través del Camino aquí. Algunos cristianos, gracias a esta iniciación cristiana, redescubren la belleza de ser cristianos. Varios que habían dejado la práctica de la fe han vuelto con alegría y entusiasmo a la Iglesia. Los cristianos de Tierra Santa, llamados a ser luz y sal del mundo, son una minoría: como siempre decimos, es esencial sobre todo que la sal sea sal y la luz sea luz.

En este sentido, estamos viendo muchos frutos: jóvenes y familias enteras,  cristianos solo de tradición, que vuelven a la fe, vuelven a la vida y dan signos de fe a su alrededor. Podría contar muchas anécdotas. Pero me limitaré a la del sacerdote Rodi Noura, mencionado anteriormente, que con su familia y miles de cristianos libaneses, a causa de la guerra en el Líbano, tuvo que huir a Israel como un refugiado.

Los musulmanes le habían dado a su familia un cuarto de hora para recoger sus pertenencias y huir del Líbano. Se encontraron en unas pocas horas en Israel, que les dio la bienvenida, en un ambiente totalmente diferente al suyo: de una aldea totalmente cristiana donde la Iglesia era el centro de todo, a una ciudad judía, Naharia. Rodas ha tenido muchas heridas: encontrarse como un refugiado con tan sólo ocho años,  iniciar la vida desde cero, estudiar en las escuelas judías, estar en un mundo secularizado completamente diferente de aquel en el que vivía, sin posibilidad para regresar a su patria. Rhodes entró entonces en el Camino Neocatecumenal, que lo ayudó a reconciliarse con su historia, a amarla, a amar a Jesucristo y a la Iglesia más profundamente. De estas heridas, Dios ha sacado su salvación y su vocación al sacerdocio.


– El Seminario Redemptoris Mater está en la Domus Galileae, un centro católico internacional que lleva el Camino Neocatecumenal , ¿cómo lo ven los judíos y  demás visitantes?
– La Domus Galilaeae es un centro internacional construido en el Monte de las Bienaventuranzas e inaugurado por San Juan Pablo II durante su histórica visita a la Gran Jubileo del año 2000, construida en un terreno franciscano y gracias a la generosidad de los padres Franciscanos.

Es una casa que se presta un gran servicio a la Iglesia. Da la bienvenida a las comunidades neocatecumenales que concluyen aquí en su itinerario de iniciación cristiana, a muchos obispos, sacerdotes, seminaristas y laicos, que viven una experiencia inolvidable ante el mar de Galilea. Además de esto, la casa acoge diariamente a peregrinos de todo el mundo y a muchos lugareños, especialmente árabes cristianos y judíos.

Estamos muy impresionados por la cantidad de judíos que visitaron la Domus Galilaeae desde su misma apertura. El director de la Domus, el padre Rino Rossi, que es también el jefe de equipo del Camino Neocatecumenal en la Tierra Santa, junto con nuestros hermanos y hermanas que están en misión a la Domus, acogen con amor a los judíos que vienen aquí, que se quedan sorprendidos por la belleza de la estética de la casa y por el espíritu que la anima (los que trabajan en la Domus son todos voluntarios del Camino). Hacen muchas preguntas a los seminaristas y éstos les explican la casa en hebreo, lo que nos da la oportunidad de dar testimonio con amor y respeto. Con motivo de la inauguración de la Biblioteca de las Domus, San Juan Pablo II escribió una carta firmada personalmente por él, con la esperanza de que en las Domus se llevaran a cabo iniciativas para un diálogo más profundo entre la Iglesia Católica y el mundo judío. Estamos tratando de cumplir este mandato.

El seminario se encuentra en la Domus Galileae. Allí, hay una capilla de adoración perpetua y alrededor se encuentran las celdas de los seminaristas. Al fondo se ve el Mar de Galilea


– En las comunidades neocatecumenales supongo que habrá israelíes y árabes cristianos, ¿cuál es la relación entre ellos?
En las comunidades neocatecumenales de Tierra Santa hay cristianos árabes que viven en Israel y Palestina, cristianos rusos que tienen la nacionalidad israelí (Haifa) y trabajadores trabajadores emigrantes de diversas partes del mundo (en Eilat hay una comunidad con hermanos de quince nacionalidades diferentes).

La relación entre ellos es excelente: el Señor nos da una profunda comunión. Nuestra política es Jesucristo, tal como dice la Carta a Diogneto: “Toda tierra extraña es patria para los cristianos, pero están en toda patria como en tierra extraña”. Lo que tratamos de hacer en el camino y en el seminario, deliberadamente Internacional, es vencer los demonios del nacionalismo, el racismo, el provincialismo, etc… Se trata de que se forme en nosotros el Hombre Nuevo, el Hombre Celestial, que destruya toda enemistad y barrera entre los propios hombres: en el Camino, todos los hermanos descubren gradualmente la Iglesia Madre, la Iglesia Católica, que es por definición “universal”.

– ¿Qué pueden aportar el Camino Neocatecumenal y estos futuros sacerdotes en Tierra Santa? 
– En Tierra Santa, los cristianos son un verdadero milagro: durante siglos se han mantenido en medio de mil dificultades y hostilidad. El problema es que hoy ser cristianos en Tierra Santa consiste, en muchos casos, en un hecho social o tradicional, o también de identidad con respecto a los fieles de otras religiones. No es fácil, por esta razón, estar bien preparado y tener una talla cristiana tal para poder resistir los ataques de la secularización o la tentación de entrar en conflictos políticos o de emigrar.

El cardenal Sandri,prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, celebrando el décimo aniversario del seminario


La mayor parte de nuestro trabajo, en este sentido, está dirigido a los cristianos árabes de Tierra Santa. En Israel (desde el norte de Galilea hasta el extremo sur, Eilat) y Palestina (incluyendo Belén, donde los primeros en catequizar  fueron Kiko y Carmen) hay treinta comunidades; cinco en Jordania, cuatro en Chipre ( que forma parte de la diócesis del Patriarcado Latino de Jerusalén). Más allá de eso, estamos ayudando en la evangelización de la Península Arábiga, donde hay unas veinte comunidades en Kuwait, Qatar, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos. En estos países, hay muchos cristianos de todo el mundo que viven permanentemente por motivos de trabajo en estos países y que desean profundizar o volver a acercarse a la fe.

– El Camino Neocatecumenal es muy sensible con el pueblo judío y muy cercano a él…
– Como ha afirmado el Concilio Vaticano II (y ya San Pablo), el amor por el pueblo judío, que está en la raíz de nuestra fe, es esencial para la Iglesia. Volviendo a las fuentes de nuestro Bautismo, el Camino también ha redescubierto el vínculo profundo con las Escrituras y la tradición judía. Los iniciadores del Camino, Kiko y Carmen (junto con el P. Mario) nos han transmitido no solo el don de este carisma, precioso para la Iglesia, sino también el amor por las Escrituras, los Padres de la Iglesia, la Liturgia y sus fuentes, a la tradición cristiana ortodoxa y sus iconos, al pueblo judío, a los lugares santos de nuestra fe. Carmen quiso pasar más de un año en Tierra Santa, para hacer “una inmersión”, como ella decía, en las Escrituras, en los lugares santos y en las raíces judías. Ella misma, para tener algo para vivir, trabajó en los hogares de árabes y judíos, entrando en contacto con sus tradiciones.


– La sinfonía del Sufrimiento de los Inocentes o las convivencias de rabinos, ¿colocan al camino en la vanguardia en el diálogo entre la Iglesia Católica y el judaísmo?
– Kiko compuso la hermosa sinfonía de sufrimiento de los inocentes, de su experiencia en los barracas de Madrid, en honor del sufrimiento de la Virgen María bajo la cruz de su Hijo, sin pensar, en un primer momento, en una referencia directa al pueblo judío. En una reunión de obispos de los Estados Unidos con los iniciadores del Camino, Kiko quiso ofrecerles la interpretación de la Sinfonía, invitando a la orquesta, compuesta por músicos del Camino. En esa ocasión, se decidió invitar a la Sinfonía también a algunos rabinos y autoridades judías y árabes. Los judíos sintieron una gran armonía con la música y el espíritu de la Sinfonía, que pidieron que se actuara en Jerusalén.

Por esta razón, la sinfonía se ofreció de forma gratuita en Jerusalén, en el Teatro Municipal y en Galilea, en presencia de varios rabinos; en Belén, con la presencia de más de un millar de palestinos;  luego ante 2.300 judíos en Nueva York (el prestigioso Avery Fisher Hall en Manhattan) a petición de los rabinos; y en Auschwitz-Birkenau ante 12.000 personas,entre ellas estaban de la Conferencia Episcopal de Polonia, varios cardenales y obispos, cien rabinos de todo el mundo, y católicos y judíos de toda Polonia.

Como seguimiento de este evento, los rabinos le pidieron a Kiko que organizase una convivencia en Galilea, y ya ha hecho dos veces. Estuvieron presentes cardenales, obispos y líderes del Camino Neocatecumenal, junto con cientos de rabinos de todo el mundo, con sus esposas. Sin duda fue un evento único e inolvidable, también porque estuvieron presentes judíos de la mayoría ortodoxa, junto con representantes de las diversas corrientes del judaísmo.


Entrevista publicada originariamente en la Fundación Tierra Santa


in



La Señora de Absam: sin explicación posible, una Virgen sonriente se formó en el cristal y ahí sigue

El milagro ha dado origen a una bella tradición tirolesa de devoción a María

Misa por las Familias en Absam, en octubre de 2016: la basílica es un importante lugar de peregrinación en toda la comarca.
20 enero 2018


Entre las presencias milagrosas de la Santísima Virgen como origen de intensas devociones populares destaca la de Absam, cerca de los Alpes tiroleses. Pablo J. Ginéscuenta su historia en Cari Filii News:

Nevaba en el frío  17 de enero de 1797 en el pueblecito de Absam,  cerca de Innsbruck (Austria). Rosina Buecher, una joven de 18 años, estaba cosiendo, sentada a la mesa familiar. De repente, experimentó un sentimiento como de terror. Pensó que podía ser un presentimiento, que algo malo le hubiera pasado a su padre, que trabajaba en la mina de sal.

Se asomó a mirar por la ventana y quedó asombrada: en el cristal se había formado la imagen de una mujer hermosa, joven y sonriente.

Este es el cristal que se guarda en la iglesia con la imagen milagrosamente formada

Rosina llamó a su madre, que también vio la imagen. Ambas supusieron que se trataba de la Virgen María. Después llegó el párroco y más gente del pueblo. A todos les parecía que la imagen aparecida en el cristal representaba a la Virgen.

Un accidente en la mina… sin heridos
Entonces llegaron el padre y el hermano de las minas: dijeron que acababan de salvarse asombrosamente de un accidente en la mina.


El párroco hizo retirar el panel de cristal para que lo examinaran unos cristaleros.Descubrieron que la imagen desaparecía al sumergirse en agua pero reaparecía al secarse. Si se si frotaba desaparecía, pero luego reaparecía otra vez. Los intentos de borrarla con arena o ácido fallaron. Pasada estas pruebas, el párroco y luego el obispo declararon que la imagen era milagrosa.

El 24 de junio de 1797 se devolvió el cristal a la familia Bucher, pero los vecinos convencieron a la familia de que el cristal tenía que estar en la Iglesia de San Miguel.


Curaciones en la iglesia
Una vez instalada en la iglesia, empezaron a llegar peregrinos curiosos y rezaban ante la imagen, y pronto hubo testimonios de favores respondidos y de curaciones milagrosas gracias a Nuestra Señora de Absam. La iglesia empezó a recibir testimonios expresados con exvotos, pequeñas figuritas que representaban, sobre todo, enfermos en su lecho. Aún se guardan en la Capilla de los Exvotos del templo.

Misa en el santuario de Absam, con trajes tiroleses típicos.

Muchos visitan la imagen peculiar
Como hoy es un lugar bien comunicado y en una ruta turística con visitantes en verano y en invierno, la iglesia está siempre abierta y atiende a visitantes y devotos.  Hay alojamientos turísticos en Absam. Hay misas especiales cada día 17, y se celebra más el 17 de enero (día del hallazgo) y el 24 de junio (día de su instalación en la parroquia).


La imagen hoy se ve en un altar lateral de la parroquia del pueblo. Se guarda en un relicario de metal, con una corona dorada, flores doradas y piedras preciosas. La imagen es la de una joven hermosa, que encaja con la expresión en alemán dedicada a la Virgen: “Frau Liebe” (Nuestra Dama Querida).




in



Doce errores que, convertidos en hábitos, pueden dar al traste con el matrimonio más sólido

Algunos son citados habitualmente como causa de divorcio

Los hijos son la razón fundamental para evitar riesgos en el matrimonio, pero no la única. Y uno de los riesgos es, paradójicamente, centrarse solo en ellos.
20 enero 2018


Incluso cuando el matrimonio está a punto de romperse hay una última oportunidad: es el momento de acudir a El desafío del amor, un reto de 40 días antes de cruzar el punto de no retorno.

Pero antes de llegar a ese extremo, cuando todavía no se avistan nubarrones en el horizonte, es bueno conocer qué podría contribuir a formarlos. Dave Wills, asesor matrimonial, propone en su blog en Patheos doce hábitos potencialmente destructivos sobre los que establecer vigilancia y, en su caso, corregir. Son éstos:

1. Criticar continuamente
Cuando se enciende una luz de aviso en el panel de tu coche, significa que algo no va bien bajo el capó y requiere atención inmediata. Una de las mayores "luces de aviso" en un matrimonio es el tono de constante criticismo. Cuando el marido y la mujer empiezan a ser los mayores críticos uno del otro en vez de ser sus mayores motivadores, y cuando empiezan a centrarse solo en lo negativo y no en lo positivo, se crea una espiral descendiente que con frecuencia conduce al divorcio.

2. Dividirlo todo entre "lo de él"  y "lo de ella"
Cuando marido y mujer tienen cuentas bancarias distintas, aficiones distintas, amigos distintos y sueños distintos, corren el riesgo de crear vidas completamente distintas. El matrimonio va de combinar; el divorcio va de dividir. Cuanto más podáis compartir, más fuerte será vuestro matrimonio.

3. Poner el matrimonio "en espera" mientras se cría a los hijos
He visto derrumbarse demasiados matrimonios porque dos personas bienintencionadas se centraron demasiado en sus hijos y olvidaron seguir invirtiendo en el matrimonio. Algunas parejas reducen su relación a una sociedad de coeducación, y al final, cuando los niños han crecido, descubren que crearon un nido vacío y un matrimonio vacío. Dale a tus hijos el regalo de ver a sus padres en un matrimonio que se ama y que crece. Modela el tipo de matrimonio que hará que tus hijos deseen casarse algún día.

4. Darse mutuamente las "sobras"
Algunas parejas tienen lo que yo llamo "matrimonio de compañía de televisión por cable". ¿Te has dado cuenta de que la compañías de televisión por cable te dan su mejor producto y servicio al principio de la relación, pero que, cuando termina el "periodo inicial", te dan lo menos posible que te mantenga contratado? Algunas parejas casadas se daban uno al otro lo mejor al principio de la relación, pero con el paso del tiempo comienzan a darse uno al otro las sobras. Esforzaos por seguir dándoos lo mejor uno al otro. Profundizar en vuestro amor, vuestro respeto y vuestra amistad en todas las etapas del matrimonio.

5. Guardar rencores y "llevar la cuenta"
Si llevas casado más de quince minutos, lo más probable es que tu esposo o esposa haya hecho algo que te moleste y tú hayas hecho algo que le moleste a él o ella. Cuando nuestras palabras o actos hacen daños, es imprescindible admitir el error rápidamente y pedir perdón. Cuando tú cónyuge que ha hecho daño, es imprescindible que ofrezcas rápidamente la posibilidad de reconciliación, para reconstruir la confianza y para que la amargura no encuentre lugar para echar raíces en tu corazón. No utilices heridas antiguas como munición en las discusiones. Deja que el perdón circule libremente por tu matrimonio. Ningún matrimonio puede sobrevivir sin él.

6. Confiar en tus "sentimientos" más que en tus compromisos
Habrá días en los que no te "sentirás" a gusto estando casado/a, pero los sentimientos son volubles y nunca deben ser nuestros consejeros principales en las decisiones importantes. A menudo los "sentimentos" conducen a la gente al adulterio. Las parejas que mejor funcionan han descubierto que el amor es un compromiso, no solo un sentimiento. Su compromiso mutuo persiste independientemente de lo que sientan. La fortaleza de ese compromiso les permite tener una intimidad más profunda, una conexión más fuerte y un matrimonio más feliz.

7. Tomar decisiones sin consultar a tu esposo o esposa
Nuestro orgullo puede convencernos muchas veces de que no tenemos que preguntar nada a nadie y debemos ser capaces de tomar decisiones sin consultar a nadie. ¡El orgullo ha sido la perdición de tantos matrimonios...! Las parejas más sanas han aprendido que toda decisión que toman individualmente repercutirá de alguna manera sobre el otro, así que se consultan uno a otro respetuosa y amablemente toda decisión.

8. Intentar cambiar al otro
Cuando "intentas" cambiar a tu cónyuge, ambos acabáis frustrados. Como probablemente ya sabes, no puedes cambiar al otro, solo podéis amaros mutuamente. La única parte del matrimonio que puedes cambiar es la que ves cuando te miras al espejo. Estate dispuesto a cambiar tus respuestas al comportamiento de tu esposo/a. Buscad formas de amaros y serviros uno a otro cuando tenéis perspectivas o preferencias distintas. Probablemente ambos terminaréis "cambiando" a mejor durante el proceso.

9. Planificar una estrategia de salida
Las parejas más sanas han eliminado la "palabra con D" (divorcio) de su vocabulario. Cuando amenazamos con el divorcio o comenzamos calladamente a fantasear con la idea de vivir con alguien nuevo, estamos destruyendo el fundamento del matrimonio. Las parejas que funcionan bien no son las que nunca tienen una razón para divorciarse; son, simplemente, aquellas cuyo compromiso mutuo siempre es mayor que sus diferencias y fallos.

10. Ocultar el hecho de que estás casado
Si estás ocultando deliberadamente tu estatus como persona casada o estás transmitiendo "disponibilidad" flirteando, quitándote el anillo o actuando como soltero con tus amigos solteros o en los bares, entonces estás traspasando los límites. Esos engaños sutiles son en sí mismos formas de infidelidad, aunque nunca desemboquen en un encuentro sexual.

11. Ver pornografía o leer novelas o cómics eróticos como si fuese "entretenimiento inocuo"
Cuando tienes fantasías sexuales en las que no está tu cónyuge, es un acto de infidelidad mental. Toda intimidad auténtica y toda infidelidad comienza en la mente; no en la cama. Si tus ojos y tus pensamientos vagabundean lejos de tu espossa, entonces tu corazón irá detrás. Hace dos mis años, Jesús enseñó: "Quien mira a una mujer con lujuria ya cometió adulterio en su corazón". No seas solo físicamente monógamo. Esfuérzate por ser mentalmente monógamo.

12. Ser egoístas
Todos somos egoístas por naturaleza, pero el matrimonio solo puede funcionar cuando dejamos de lado nuestro egoísmo y ponemos las necesidades de nuestro esposo o esposa por encima de nuestras propias necesidades. Cuando ambos cónyuges están dispuestos a amarse generosamente y a servir así uno al otro, el matrimonio prosperará. La parte difícil es que tú debes querer ir por delante y ser egenoroso incluso en aquellos momentos en los que él/ella no está correspondiendo de la misma manera. Tus actos podrían dar la vuelta a las cosas. Elige ser un termostato, no un termómetro. Un termómetro siempre se ajusta a la temperatura de la habitación, pero un termostato cambia  la temperatura de la habitación. Sé tú el factor de cambio. ¡Tienes más influencia de la que crees!

in



Beata Josefa María de Santa Inés, 21 de enero

El Niño Jesús se le aparecía en el huerto de la vivienda

Josefa María de Santa Inés
Josefa María De Santa Inés
«Examinando la vida de esta beata está claro que ante la gracia de Dios la miope razón palidece. Sin luces aparentes en su forma de ser, con firmeza se abrió paso en el sendero de la perfección que la condujo directamente al cielo»

En este día de santa Inés, la Iglesia celebra la vida de esta beata que llevó el nombre religioso el esta mártir cristiana.
El hecho de que el Padre Celestial ame tan singularmente y de forma infinita a sus débiles hijos es un misterio, y una gracia incuestionable que estos aquejados de tanto infortunio le contemplen con indecible ternura y se lancen a sus brazos sin dudar, sin arrojarle los dardos de la culpabilidad por sus aflicciones.
La torpeza y nula formación de esta beata, la lesión epiléptica que padecía, su vulnerabilidad al quedar huérfana prontamente y a merced de sus desaprensivos familiares, fueron algunas de las causas del acerado sufrimiento que le abrió las puertas del cielo. Nació en Benigànim, Valencia, España, el 9 de enero de 1625. Sus padres eran unos campesinos sin apenas recursos económicos, que al ser creyentes se ocuparon de que recibiese los sacramentos cuando era niña. Pero la prematura muerte de éstos cercenó de un plumazo su infancia. Se trasladó a casa de un tío suyo, hombre sin escrúpulos, que tenía personas a su servicio, y la incluyó entre ellas, maltratándola desde el primer día. Su falta de luces, por así decir, la convertían también en objeto de burlas. Por ejemplo, suscitó chanzas su decisión de plantar un naranjo tomando el tallo que hundió en la tierra dejando las raíces al descubierto. ¿Candidez, simplicidad…? Sea lo que fuere, el inocente corazón de Josefa aspiraba el perfume del amor divino. Dios Padre la protegía, mimándola, y además de constatarse el fértil crecimiento del naranjo que plantó contraviniendo las leyes de la ciencia (naranjo que aún hoy día puede contemplarse), pronto los consuelos divinos llegaron a su vida, liberándola del asedio del maligno que andaba tras ella.
El Niño Jesús se le aparecía en el huerto de la vivienda mientras se hallaba lavando y recibía también otros dones. Pero en ese ambiente embrutecido que le rodeaba, uno de los criados se obsesionó con ella, puesto que físicamente era bien parecida, y sintiéndose burlado por la joven que tenía en altísima estima su virginidad, y la defendía a capa y espada, quiso matarla asestándole varios tiros con un trabuco. Por fortuna, los perdigones simplemente quedaron incrustados en la pared que bordeaba la escalera por la que Josefa huía de su agresor buscando protección en el piso de arriba. Pero ella sabía que el potencial asesino se hallaba fuera de sí, y no dudó en escapar a un lugar más seguro utilizando una ventanilla tan diminuta que era imposible traspasarla sin que mediase una intervención de lo Alto.
Después del dramático episodio, tenía claro que no podía permanecer más en esa casa, y dado que su tío influyó en la fundación del convento de clausura de las Agustinas Descalzas de la Purísima Concepción y San José, determinó ingresar con ellas. No lo consiguió a la primera, pero sí después de tenaz perseverancia en su empeño. Al no tener formación, entró como hermana lega. Su misión en la clausura no podía ser otra que la que ella conocía bien: las tareas domésticas de diversa índole. Y las realizó con el espíritu encomiable que brotaba de su estado de oración continua. Era obediente y dispuesta, y estaba adornada con la virtud de la inocencia. Por esa razón, al profesar le dieron el nombre de Josefa María de santa Inés, la candorosa mártir de los primeros siglos. Sus hermanas de comunidad se referían a ella como «la niña». En su oración tenía presentes las necesidades que muchos le encomendaban, rezaba por las almas del purgatorio y ofrecía sus penitencias por los demás.
Al no saber leer ni escribir, le solicitaron al prelado que le permitiese asistir al coro sin más pretensiones, ya que no podía formar parte de él. El obispo dio su autorización, pero entonces las religiosas descubrieron en ella otro sorprendente prodigio. Vieron que podía cantar las oraciones del Salterio maravillosamente sin desentonar y con una belleza admirable en su voz con tan solo contemplar la estampa de un Ecce Homo que divisaba desde el ángulo del coro en el que se situaba. Y es que, a lo largo de su vida frecuentemente tuvo éxtasis y revelaciones. Numerosas personas principales del lugar acudían a recabar su versado juicio confiándole problemas que les acuciaban. El director espiritual que la asistía, manifestó: «Tratada en cosas tocantes a lo del mundo, parecía no tener uso de razón ni discurso; pero en punto de virtud y perfección discurría como un santo Tomás y aconsejaba como un san Pablo». A fin de cuentas, esto es lo único que importa. Las sabidurías de este mundo, en palabras paulinas, son necedades a los ojos de Dios (1Cor 3, 18-9). Josefa murió a los 71 años el 21 de enero de 1696. Su cuerpo incorrupto desapareció al estallar la Guerra Civil española en 1936, aunque se conservan algunos de sus restos en el monasterio de Benigànim donde se produjo su fallecimiento. Fue beatificada por León XIII el 26 de febrero de 1888.
in



Perú: Trujillo, ciudad de la eterna primavera, espera la llegada de Francisco

Tercer día del Papa en el país

Catedral de Trujillo, Perú. Wikimedia Commons
Catedral De Trujillo, Perú. Wikimedia Commons
(ZENIT – 20 enero 2018).- La ciudad de Trujillo espera con ilusión la llegada del Papa Francisco, miles de fieles aguardan al Santo Padre en las calles próximas al aeropuerto Carlos Martínez de Pinillo, en el norte del país.
Según lo previsto, el avión del Papa Francisco aterrizará en el aeropuerto Carlos Martínez de Pinillo este sábado 20 de enero de 2018, a las 9 horas, y en el mismo aeropuerto será recibido por las autoridades de la región.
Los peruanos le darán la bienvenida en el aeropuerto, 60 parejas bailarán para él “la marinera”, típico de la costa norteña del país.
Los católicos del norte de Perú se han congregado en Trujillo para ver al Santo Padre, –comunica TV PERU– muchos grupos de peregrinos llevan un visibles distintivos típicos de sus ciudades o pueblos.
Playa de Huanchaco
En la explanada papal de Huanchaco se celebrará la Eucaristía, acompañado por las sagradas imágenes de la Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco, la Virgen Candelaria del Socorro de Huanchaco, la Virgen de las Mercedes de Paita (Piura), la Santísima Cruz de Chalpón de Motupe y el Divino Niño del Milagro de Eten (Lambayeque). 
Más adelante –indican los organizadores– el Pontífice se dirigirá al histórico “Colegio Seminario San Carlos y San Marcelo”, donde será recibido por alumnos seminaristas. Finalmente, el Papa realizará una gran celebración Mariana presidida por la Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco, en la Plaza de Armas de Trujillo para luego partir hacia el aeropuerto de Huanchaco, desde donde retornará a la ciudad de Lima.
Eterna primavera
Trujillo, ciudad de la eterna primavera y de la Marinera, además de centro de comercio y capital del departamento de La Libertad que según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) a junio de 2016, es la segunda región más poblada del Perú (cerca de 1 millón 900 mil habitantes) después de Lima.
Ubicada en la costa norte del Perú, a una latitud media de 34 msnm, en la margen derecha del río Moche y en el valle del mismo nombre. Se extiende sobre una superficie aproximada de 50 Km.
La ciudad fue duramente golpeada por el fenómeno el Niño durante los primeros meses de este año en los que siete huaicos afectaron la ciudad; sin embargo, es un pueblo que pese a las adversidades se viene levantando a través de la fe y el amor por su tierra.
El Santo Padre visita Trujillo con el fin de “darle esperanza a todo el norte del país por los últimos acontecimientos que devastaron dicha zona”, señala la plataforma organizadora ‘Papa Francisco en Perú’.
in



Misa en Trujillo: “Los peruanos no tienen derecho a dejarse robar la esperanza”

Homilía del Papa en la explanada de Huanchaco

Mensaje de esperanza de Francisco en playa de Huanchaco © Vatican Media
Mensaje De Esperanza De Francisco En Playa De Huanchaco © Vatican Media
(ZENIT – 20 enero 2018).- “Los peruanos, en este momento de la historia, no tienen derecho a dejarse robar la esperanza”, ha señalado el Papa Francisco en la Misa de Trujillo. “No hay otra salida mejor que la del Evangelio: se llama Jesucristo”.
El Papa argentino, ha reflexionado en la homilía a partir del pasaje del Evangelio de las vírgenes prudentes, en la Misa celebrada en la explanada de Huanchaco, el sábado 20 de enero de 2018, en Trujillo, ciudad costera del norte de Perú.
“En Jesús, tenemos la fuerza del Espíritu para no naturalizar lo que nos hace daño, lo que nos seca el espíritu y lo que es peor, nos roba la esperanza”. El «sicariato», la falta de oportunidades educativas y laborales, o la falta de techo seguro para tantas familias “pueden estar azotando estas costas”; ha advertido el Papa Francisco.

El Pontífice ha invitado a llenar siempre las vidas de Evangelio: “Quiero estimularlos a que sean una comunidad que se deje ungir por su Señor con el aceite del Espíritu. Él lo transforma todo, lo renueva todo, lo conforta todo”.
Así, Francisco ha asegurado que en Jesús, “tenemos el Espíritu que nos mantiene unidos para sostenernos unos a otros”  y en Jesús, “Dios nos hace comunidad creyente que sabe sostenerse; comunidad que espera y por lo tanto lucha para revertir y transformar las múltiples adversidades”.
RD
Sigue el texto completo de la homilía del Papa Francisco en Trujillo
Homilía del Papa Francisco
Estas tierras tienen sabor a Evangelio. Todo el entorno que nos rodea, con este inmenso mar de fondo, (aplauso) nos ayuda a comprender mejor la vivencia que los apóstoles tuvieron con Jesús; y hoy, también nosotros, estamos invitados a vivirla. Me alegra saber que han venido desde distintos lugares del norte peruano para celebrar esta alegría del Evangelio.
Los discípulos de ayer, como tantos de ustedes hoy, se ganaban la vida con la pesca. Salían en barcas, como algunos de ustedes siguen saliendo en los «caballitos de totora», y tanto ellos como ustedes con el mismo fin: ganarse el pan de cada día. En eso se juegan muchos de nuestros cansancios cotidianos: poder sacar adelante a nuestras familias y darles lo que las ayudará a construir un futuro mejor.
Esta «laguna con peces dorados», como la han querido llamar, ha sido fuente de vida y bendición para muchas generaciones. Supo nutrir los sueños y las esperanzas a lo largo del tiempo.

Ustedes, al igual que los apóstoles, conocen la bravura de la naturaleza y han experimentado sus golpes. Así como ellos enfrentaron la tempestad sobre el mar, a ustedes les tocó enfrentar el duro golpe del «Niño costero», cuyas consecuencias dolorosas todavía están presentes en tantas familias, especialmente aquellas que todavía no pudieron reconstruir sus hogares. También por esto quise estar y rezar aquí con ustedes (aplauso).
A esta eucaristía traemos también ese momento tan difícil que cuestiona y pone muchas veces en duda nuestra fe. Queremos unirnos a Jesús. Él conoce el dolor y las pruebas; Él atravesó todos los dolores para poder acompañarnos en los nuestros. Jesús en la cruz quiere estar cerca de cada situación dolorosa para darnos su mano y ayudar a levantarnos. Porque Él entró en nuestra historia, quiso compartir nuestro camino y tocar nuestras heridas. No tenemos un Dios ajeno a lo que sentimos y sufrimos, al contrario, en medio del dolor nos entrega su mano.
Estos sacudones cuestionan y ponen en juego el valor de nuestro espíritu y de nuestras actitudes más elementales. Entonces nos damos cuenta de lo importante que es no estar solos sino unidos, estar llenos de esa unión que es fruto del Espíritu Santo.
¿Qué les pasó a las muchachas del Evangelio que hemos escuchado? De repente, sienten un grito que las despierta y las pone en movimiento. Algunas se dieron cuenta que no tenían el aceite necesario para iluminar el camino en la oscuridad, otras en cambio, llenaron sus lámparas y pudieron encontrar e iluminar el camino que las llevaba hacia el esposo. En el momento indicado cada una mostró de qué había llenado su vida.
Lo mismo nos pasa a nosotros. En determinadas circunstancias nos damos cuenta con qué hemos llenado nuestra vida. ¡Qué importante es llenar nuestras vidas con ese aceite que permite encender nuestras lámparas en las múltiples situaciones de oscuridad y encontrar los caminos para salir adelante!
Sé que, en el momento de oscuridad, cuando sintieron el golpe del Niño, estas tierras supieron ponerse en movimiento y estas tierras tenían el aceite para ir corriendo y ayudarse como verdaderos hermanos. Estaba el aceite de la solidaridad, de la generosidad que los puso en movimiento y fueron al encuentro del Señor con innumerables gestos concretos de ayuda. En medio de la oscuridad junto a tantos otros fueron cirios vivos que iluminaron el camino con manos abiertas y disponibles para paliar el dolor y compartir lo que tenían desde su pobreza.
En la lectura del Evangelio, podemos observar cómo las muchachas que no tenían aceite se fueron al pueblo a comprarlo. En el momento crucial de su vida, se dieron cuenta de que sus lámparas estaban vacías, de que les faltaba lo esencial para encontrar el camino de la auténtica alegría. Estaban solas y así quedaron fuera de la fiesta. Hay cosas, como bien saben, que no se improvisan y mucho menos se compran. El alma de una comunidad se mide en cómo logra unirse para enfrentar los momentos difíciles, de adversidad, para mantener viva la esperanza. Con esa actitud dan el mayor testimonio evangélico:
El Señor nos dice: «En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros» (Jn 13,35). Porque la fe nos abre a tener un amor concreto, de obras, de manos tendidas, de compasión; que sabe construir y reconstruir la esperanza cuando parece que todo se pierde. Así nos volvemos partícipes de la acción divina, esa que nos describe el apóstol Juan cuando nos muestra a Dios que enjuga las lágrimas de sus hijos. Y esta tarea divina Dios la hace con la misma ternura que una madre busca secar las lágrimas de sus hijos. Qué linda pregunta la que nos hará el Señor: ¿cuántas lágrimas has secado hoy?
Otras tormentas pueden estar azotando estas costas y, en la vida de los hijos de estas tierras, tienen efectos devastadores. Tormentas que también nos cuestionan como comunidad y ponen en juego el valor de nuestro espíritu. Se llaman violencia organizada como el «sicariato» y la inseguridad que esto genera; la falta de oportunidades educativas y laborales, especialmente en los más jóvenes, que les impide construir un futuro con dignidad; o la falta de techo seguro para tantas familias forzadas a vivir en zonas de alta inestabilidad y sin accesos seguros; así como tantas otras situaciones que ustedes conocen y sufren, que como los peores huaicos destruyen la confianza mutua tan necesaria para construir una red de contención y esperanza. Huaicos que afectan el alma y nos preguntan por el aceite que tenemos para hacerles frente.

Muchas veces nos interrogamos sobre cómo enfrentar estas tormentas, o cómo ayudar a nuestros hijos a salir adelante frente a estas situaciones. Quiero decirles: no hay otra salida mejor que la del Evangelio: se llama Jesucristo. Llenen siempre sus vidas de Evangelio. Quiero estimularlos a que sean una comunidad que se deje ungir por su Señor con el aceite del Espíritu. Él lo transforma todo, lo renueva todo, lo conforta todo. En Jesús, tenemos la fuerza del Espíritu para no naturalizar lo que nos hace daño, lo que nos seca el espíritu y lo que es peor, nos roba la esperanza. Los peruanos, en este momento de la historia no tienen derecho a dejarse robar la esperanza.
En Jesús, tenemos el Espíritu que nos mantiene unidos para sostenernos unos a otros y hacerle frente a aquello que quiere llevarse lo mejor de nuestras familias. En Jesús, Dios nos hace comunidad creyente que sabe sostenerse; comunidad que espera y por lo tanto lucha para revertir y transformar las múltiples adversidades; comunidad amante porque no permite que nos crucemos de brazos. Con Jesús, el alma de este pueblo de Trujillo podrá seguir llamándose «la ciudad de la eterna primavera», porque con Él todo es una oportunidad para la esperanza. (Aplauso)
Sé del amor que esta tierra tiene a la Virgen, y sé cómo la devoción a María los sostiene siempre llevándolos a Jesús. Pidámosle a ella que nos ponga bajo su manto y que nos lleve siempre a su Hijo; pero digámoselo cantando con esa hermosa marinera: «Virgencita de la puerta, échame tu bendición. Virgencita de la puerta, danos paz y mucho amor».
¿Se animan a cantarla? La cantamos juntos. ¿Quién empieza a cantar? Virgencita de la puerta… ¿El coro tampoco? Pues entonces se lo decimos, no lo cantamos.
«Virgencita de la puerta, échame tu bendición. Virgencita de la puerta, danos paz y mucho amor». Otra vez: «Virgencita de la puerta, échame tu bendición. Virgencita de la puerta, danos paz y mucho amor».
© Librería Editorial Vaticano
in



Trujillo: El Papa se reunirá con damnificados del Niño Costero

200.000 fieles participaron en la Misa

El Papa Francisco en Trujillo © Vatican Media
El Papa Francisco En Trujillo © Vatican Media
(ZENIT – 20 enero 2018).- “Con Jesús, el alma de este pueblo de Trujillo podrá seguir llamándose «la ciudad de la eterna primavera», porque con Él todo es una oportunidad para la esperanza” es el mensaje que Francisco ha dado al pueblo costero, en Trujillo.
El Niño Costero es un fenómeno de tormentas e inundaciones que sufren estas costas del norte de Perú. En febrero de 2017 murieron más de 50 personas en estas costas a causa del viento y la lluvia.

El Papa Francisco se reunirá en Trujillo con algunos damnificados del Niño Costero tras la celebración de la Misa en la explanada de Huanchaco, a las 10 horas, ante 200.000 fieles, aunque en sus calles miles más, informa Greg Burke, Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.
El Pontífice va a pasar con el papamóvil por el barrio de Buenos Aires, en Trujillo, para saludar de cerca a tantos fieles del norte del país que han querido estar allí para acompañarle. En el camino, 60 caballos de raza peruana de paso se alinean en el desfile. Después, el Papa Francisco viajará en automóvil al Arzobispado de Trujillo para visitar la Catedral.
Comunidades del norte

Al comienza de la celebración, el Papa ha saludado a todas las comunidades presentes, con sus imágenes, y las ha nombrado una a una: la Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco, a la Santísima Cruz de Chalpón de Chiclayo, el Señor Cautivo de Ayabaca, la Virgen de las Mercedes de Paita, reliquias de los mártires de Chimbote, Divino Niño del milagro de Eten, la Virgen Dolorosa de Cajamarca, San Jorge de Cajamarca, la Virgen de la Asunción de Cutervo, la Inmaculada Concepción de Chota, Nuestra Señora de la Alta gracia de Huamachuco, San Francisco de Asís de Huamachuco, Santo Toribio de Chamabamba-Huamachuco, la Virgen Asunta de Chachapoyas, San pedro de Chimbote, San Pedro de Huari, la Virgen del Socoro de Huanchaco y al Apóstol Santiago de Chuco.
“Unidos en la Esperanza”
Mons. Héctor Miguel Cabrejos Vidarte, Arzobispo de Trujillo, ha agradecido al Papa Francisco su visita a la Diócesis del norte de Perú: “Le ruego que grabe en su corazón el vivo agradecimiento de todos los que hoy estamos aquí”.
Especialmente, ante los terribles momentos vividos a causa del Niño Costero, el prelado ha mostrado su gratitud “por su cercanía, por su preocupación”.
“Queremos ser fieles al lema con el que lo hemos recibido: Unidos en la Esperanza, lo que supone crear diariamente motivos concretos de esperanza, y así aprender a ser “una Iglesia pobre para los pobres”, le ha confesado al Santo Padre.

Visita a la Catedral
A las 12:40 hora local (18:40 horas en Roma), está previsto que el Santo Padre Francisco llegue al Arzobispado de Trujillo y, después del almuerzo en privado, haga una breve visita a la Catedral de Santa María, donde lo esperan unos 300 fieles, indica la Santa Sede.
A su llegada, el Papa será recibido por el Capítulo de la Catedral, se acercará al Altar para entregar unas flores a los pies de la Virgen y finalmente saldrá de la entrada principal para ir al papamóvil del Colegio Seminario SS. Carlos y Marcelo para encontrarse con los religiosos/as, sacerdotes, consagrados/as y seminaristas.
in