segunda-feira, 11 de dezembro de 2017

Concerto 2017-12-15




Este livro deu um filme

Bom dia e boa semana!
A página da Agência ECCLESIA  que está online ao nascer deste novo dia deveria ser consultada por muitos leitores. Esta por mais uma razão: está cheia de histórias sobre os Direitos Humanos, valorizando quem os protege e concretiza e denunciando casos onde ainda não se cumprem! Nomeadamente em Jerusalém. Este domingo, o Papa apelou à “prudência” e ao diálogo para travar a violência no Médio Oriente. Em entrevista à Agência ECCLESIA, o custódio da Terra Santa, frei Francesco Patton, disse que Jerusalém é uma cidade de dois povos e de três credos. (Ao longo desta semana, vamos divulgar outras declarações deste franciscano, nomeadamente as cartas que chegam a Belém, na Terra Santa, para o Menino Jesus).
No Dia Internacional dos Direitos Humanos, passamos na rádio, no programa Ecclesia da Antena 1, a história de "O Ninho", que há 50 anos ajuda mulheres em situação de prostituição.

“Este livro deu um filme”. Quantas vezes já aconteceu...! E porque há muitos livros que, depois de lidos, foram vistos nas salas de cinema, o Clube de Leitura dos amigos da Biblioteca da Paróquia de São Tomás de Aquino, em Lisboa, promove a segunda edição do Clube de Leitura em torno de obras como Manhã Submersa, de Virgílio Ferreira, "Mau tempo no canal", de Vitorino Nemésio, ou Silêncio de Shusaku Endo". Hoje, às 21h00, "passa" no Clube de Leitura A Rapariga no Comboio, de Paula Hawkins. O convite é dirigido a todos!
Boa leitura e boas notícias!
Paulo Rocha

Manipulación de género a través de los cuentos para niños: el caballo-perro del señor-ama de casa

Un ejemplo del asalto LGTBI a la conciencia infantil

El caballo que se creía perro: una forma declarada de introducir la idea de que el sexo de cada cual es materia de libre elección.
10 diciembre 2017


No solo son las series que se difunden por televisión o internet: la violencia ejercida por los ideólogos de género contra la inocencia infantil se ejerce también a través de los libros especialmente dedicados a ellos, que los padres y otros familiares les regalan confiando en su contenido. Tomasso Scandroglio pone en La Nuova Bussola Quotidiana un ejemplo de cómo esos contenidos manipuladores se destinan a edades tan tempranas como el periodo de cero a tres años, con cuentos preparados con deliberada intención adoctrinante:

Admitámoslo. La mayoría ya ha digerido la homosexualidad. Sólo ha quedado aparte el habitual grupo reducido de católicos radicalizados. También la transexualidad es ya percibida como un fenómeno normal, como la nieve sobre las montañas en invierno. Tal vez lo que aún sigue dando fastidio es la idea de los niños transexuales. Éste, según la profesora universitaria sueca Susanne Pelger, es el próximo tabú que hay que abatir: "El tema de las parejas homosexuales ya se ha convertido en mainstream, mientras que el de los niños transgénero sigue siendo tabú en la sociedad". Hemos tenido ocasión de demostrar que cuando un progenitor muestra preocupación por la identidad sexual de su hijo, los que realmente tienen problemas son los padres y lo que tiene que preocupar no es tanto, y sobre todo, el comportamiento de los hijos, sino el tipo de educación que imparten los padres.

Susanne Pelger no deja que el mensaje transgénero de su libro se difunda solo, y lo recalca en sus charlas a niños.

Siguiendo con el tema de las preocupaciones, la profesora Pelger está luchando por una causa (in)noble. No sólo quiere que se acepte la transexualidad de los niños, sino que quiere inducirlos a que se conviertan en baby-transEl medio para llevar a cabo este propósito es siempre el mismo: los cuentos. Lo que ha hecho Pelger, entonces, es publicar un libro ilustrado titulado Hästen & Husse [El caballo y el ama de casa], destinado a niños desde los cero a los tres años y que está teniendo una cierta difusión en Suecia, el país donde te multan si te equivocas en el pronombre de un transexual y donde los niños y las niñas del jardín de infancia son indicados con el pronombre neutro "hen".

La iconografía de la cubierta es inequívoca, con la bandera arco iris en un cuadro, a la izquierda.

El cuento Hästen & Husse relata la historia de dos personajes. Por una parte, tenemos un caballo que cree ser un perro, por lo que mueve el rabo, roe huesos, persigue a los gatos, juega con la pelota y le indica a su ama la correa con la esperanza que le lleve a dar un paseo. El otro personaje es el ama, que en realidad es un "él" que cuando vuelve a casa se pone una falda, se pinta los labios y hace punto. Nota al margen: si el cuento hubiera explicado que quien se pone pintalabios y una falda es una mujer y no un transexual, todos hubieran gritado enseguida al "estereotipo de género", agravado por el hecho que la mujer es ama de casa. Además, si somos rigurosos y políticamente correctos, un transexual que quiere ser mujer, debería comportarse como un hombre, ¿no creen? Porque si no caería en los habituales estereotipos sexistas. Son los típicos cortocircuitos ideológicos.

Del caballo perruno al dogma transexual 
Volvamos a El caballo y el ama de casa. El recurso narrativo presente en este cuento es evidente y la Pelger no quiere, ciertamente, esconderlo: si los niños ven que un caballo puede comportarse como un perro sin ningún problema, de igual modo podrán aceptar que un niño se comporte como una niña. Y nosotros añadimos: menos mal que el caballo no se comporta como una perra. Ya es algo.

Muchos de ustedes conocerán, por haberlo oído nombrar, el título de un famoso libro del igualmente famoso neurólogo Oliver SacksEl hombre que confundió a su mujer con un sombrero. El título hace referencia a un caso clínico que le sucedió realmente al Dr. Sacks. Un señor, de profesión músico, tenía un trastorno neurológico que le imposibilitaba reconocer la identidad de las cosas, es decir, asignar a los objetos y a las personas su significado objetivo. Así, un día había confundido la cabeza de su mujer por un sombrero. Y estaba tan convencido que la cabeza de su esposa era un sombrero que, delante del propio Sacks, había intentado ponerse la cabeza de ella sobre la propia como si fuera un sombrero borsalino. Otra peculiaridad de este caso era el hecho que el músico no era en absoluto consciente de su trastorno cognitivo. Llevaba una vida casi normal, fuera de una serie impresionante de patinazos e incidentes, a veces peligrosos (intenten confundir la navaja de afeitar con el cepillo de dientes).


Pues bien, para la psiquiatría, quien no reconoce la realidad por lo que es tiene, claramente, un problema. Así, si yo creo que soy Napoleón, muy pocos estarán dispuestos a respetar mi identidad ficticia. Pero no es esto lo que sucede con los defensores de la ideología de género: ellos, igual que el músico que confundía a su mujer con un sombrero, confunden el sexo masculino con el femenino y viceversa, pero a nadie se le ocurriría pedirles que se tumben en la camilla de un psiquiatra. Hay que añadir que ellos, igual que el señor mencionado anteriormente, están archiconvencidos de tener razón y, por consiguiente, no se dan cuenta de su error –¡seamos indulgentes!– de percepción. Sin embargo, no se les atribuye la definición de "locos", sino de "defensores de las libertades civiles".

Coherentes con este trastorno de la percepción, toda la realidad comienza a modificarse ante sus ojos. Y, así, un caballo puede no sólo comportarse como un perro, sino serlo de verdad si el animal se lo cree con la suficiente convicción. Si seguimos así, si pensamos que somos aves podremos lanzarnos por la ventana; y si somos encinas, que viviremos trescientos años.

La ideología de género, a las puertas de la pedofilia 
La intención de la Pelger, que tiene poco de cuento de hadas, es peligrosa. No sólo porque inocula en las inmaculadas mentes de los niños-neonatos la semilla de la locura de la ideología de género, sino porque abre las puertas de par en par a la pedofilia. La profesora sueca explica que, tras haber contado El caballo y el ama de casa a los niños, les pregunta: "¿Los hombres pueden pintarse los labios y llevar falda?" y los niños "responden: 'Sì'. Cada uno es como siente que es. Éso es lo mejor". Por lo tanto, Pelger defendería este dislate: si un niño te dice que el transexualismo es algo bueno, entonces lo es de verdad, dado que los niños son las criaturas más inocentes que existen y no pueden mentir.

Pero la inocencia puede ser violada, como ha hecho Pelger. De hecho, los niños beben como si fuera maná lo que les cuentan los mayores. Si estos les dicen que los unicornios existen, casi todos los niños se lo creerán. Pero esto no quiere decir que los unicornios existan realmente.

Ésta es la clave para abrir a la pedofilia: la confianza de los niños hacia los mayores utilizada para validar las conductas de los adultos sobre los niños. Dicho de manera más clara: si puedes convencer a los niños que crean que no hay nada malo en el hecho que un hombre se comporte como una mujer, puedes también convencerles que no hay nada malo en el hecho que un adulto los toque.

Tal vez ha llegado el momento de sacar del baúl de los recuerdos los antiguos cuentos sobre los ogros.

Traducción de Helena Faccia Serrano.



in



«No los llaméis hijos de violador, son hijos de una víctima de violación: como mi hijo, mi héroe»

Kelly fue violada y agredida desde los seis años

Kelly Dautel con su hijo: su hijo, no el hijo de quien la violó, el hecho del que tantas veces prescinden los promotores del aborto.
10 diciembre 2017


Kelly Dautel vive en Carolina del Sur junto a su esposo Steven y tres hijos, habiendo perdido un cuarto durante el embarazo. Es bloguera de Salvar el 1, donde ha contado la historia de su violación y del hijo que surgió de ella y le salvó la vida:



La frase que viene a continuación me molesta y enoja:  “Soy provida, excepto en casos de violación”. No puedo soportarlo y, al mismo tiempo, tampoco la típica respuesta: “Todavía es un bebé...”.  Para que me comprendan, voy a extenderme un poco en este punto.

El potencial manipulador de una expresión
Me gusta la serie Doctor Who. He visto los capítulos completamente en desorden y varios episodios varias veces, simplemente porque me gusta.  Uno de ésos es The Long Game [Una jugada larga] y en ese episodio el Editor ha mantenido eficazmente a toda la población humana como esclavos anulando su voluntad y demuestra que fue muy fácil: “Solamente es cosa de énfasis. La palabra correcta, difundida en la forma correcta y repetida las veces suficientes, puede desestabilizar una economía, inventar un enemigo y cambiar un voto”. 

Ésta es la razón por la que el término “hijo de un violador” existe.

Todos conocemos los diversos argumentos del aborto, tanto a favor como en contra, y éste no es el debate al que me refiero hoy.  Mi enfoque está en las víctimas de violación.  Ahora el argumento que a menudo se esgrime es: “Ellas deberían escoger si desean o no estar embarazadas del hijo de un violador”. ¿Lo han  escuchado? Independientemente del significado que tengan las palabras, el uso en sí mismo de esa frase, “el hijo de un violador”, desvirtúa el significado.

Falso argumento
La violación es un acto horrible en contra de otra persona y cuando una mujer resulta embarazada numerosas suposiciones entran en  escena, muchas de ellas crueles y dolorosas.  Primero, tengamos un panorama completo de lo que se dice de las mujeres embarazadas víctimas de violación:  “Una mujer no debería ser obligada a estar embarazada de un hijo al que no quiere. Ella no pidió ser violada. Ella no debería ser victimizada teniendo que pasar un embarazo con el hijo de un violador o teniendo que criar el recuerdo de su propia violación. Necesitamos pensar en la mujer y su estado mental. Sería muy difícil para ella criar a ese niño por su cuenta y tener que pasar por los nueve meses de gestación y el parto para traer al mundo algo de lo que no puede hacerse cargo o que le costaría mucho dolor, es horrible”.

Esto es algo que escucho todo el tiempo y suena creíble.  Muchas personas están de acuerdo y es fácil pensar: ¿quién no lo haría? ¿Por qué causarle a una mujer un dolor tan grande? Bien, veamos la verdad. El fundamento se encuentra en la idea de que el hijo de un violador no es un descendiente que cuente de entrada con una bendición.  Pero estamos olvidando algo; ese niño tiene dos padres genéticamente hablando, la mujer que fue violada es ahora una madre. Estamos hablando del hijo de una víctima de violación, pero hacemos que suene bien la idea de matarlo porque es el hijo de un violador... según su ADN.

Al mismo tiempo, estamos quitándole importancia a la víctima de violación: ella no puede ser madre. Tenemos claro que ahora ella se encuentra dañada por la violación, que no se encuentra mentalmente estable y no tiene la capacidad de cuidarse a sí misma o de cuidar a un hijo. Ella, simplemente, no puede; y eso es total y completamente una gran mentira.

No es cuestión de decisión, es cuestión de percepción. Le estás diciendo a una mujer  que porque alguien la violó ella no puede ser  madre. Que porque alguien la violó no puede buscar terapia y que ahora debe aislarse y pretender que nada pasó; que porque alguien la violó ella debe olvidarlo y además no puede seguir adelante. Esto no es para nada saludable.

Violada y agredida desde los seis años
Yo, que soy una víctima de violación, te digo que una mujer embarazada víctima de violación necesita ser motivada, necesita buscar ayuda para su depresión, ansiedad y posiblemente, para afrontar el síndrome post traumático. En lugar de ignorar lo ocurrido, ella necesita aprender a aceptarlo, denunciarlo, comprender que lo ocurrido no la define y que puede vivir su vida sin miedo.

Yo digo esto por una simple razón: yo fui violada. Viví una vida de abusos y traumas horribles, demasiado para poder explicarlo aquí.  Me lastimaron siendo una pequeña niña, sin manera de protegerme a mí misma y sin el deseo de hacerlo. Abusaron de mi por primera vez a la edad de seis años y siguió durante años por parte de mi padre, mi hermano y un amigo de mi padre, un novio en la secundaria y extraños.  Adicionalmente, me encontraba en una relación de pareja violenta que originó que necesitase una cirugía para colocar mi ojo en una nueva órbita y precisó que tuvieran que injertarlo dentro de mi cráneo porque el mío se encontraba tan dañado que ni siquiera podía repararse.

Para hacer más corta la historia, después de todas las veces en las que fui violada, después de todos los años de abuso, me encontraba sentada en la camilla de un hospital y me dijeron que estaba embarazada. No tenía un trabajo formal, no tenía un carro; ni siquiera tenía licencia de conducir. Era anoréxica, había días en los que estaba sin comer o solamente hacía una  comida. Me encontraba en proceso de recuperación de autolesionarme (cortarme) y tenía pensamientos suicidas.  No tenía mi propia casa ni nada.  Traté de estudiar en la universidad, pero no podía obtener ayuda financiera porque era menor de edad y tenían que hacer un estudio financiero de mi padre a pesar de que no vivía con él y de que no me ayudaba económicamente en nada. No podía cuidarme a mí misma, no quería cuidarme; solamente quería que mi dolor terminara y deseaba morir, pero era demasiado cobarde como para tomar la decisión de suicidarme... y ahora estaba embarazada.

Kelly con el hijo que dio sentido a su vida cuando todo parecía perdido.

Dos visiones de la realidad
En este punto comencé a escuchar las dos diferentes historias sobre mí y mi hijo que aún no había nacido. La más fuerte era que yo estaba destruida, que no valía la pena, que no podía criar a este hijo y que iba a destruirme y que era mi decisión y que sería lo mejor para mí matar a mi bebé.

La otra versión que escuché fue que yo era valiosa,  que yo no merecía lo que me ocurrió y que podía hacer lo que me propusiera y que si en eso planes se encontraba ser madre, entonces, SÍ, YO PODÍA.  Escuché estas palabras de boca de mi predicador, de mi doctor, de mi terapeuta y de parte de algunos amigos y familia. Mientras que el mundo gritaba que yo era un desastre y que este bebé sería una carga, aquellos en quienes más confiaba decían que yo podía y que este bebé era una bendición.

"Por mi hijo"
Simplemente, veía a mi hijo como “mi hijo”. Fui a la Universidad por mi hijo. Empecé  a comer correctamente y a seguir los consejos de un nutricionista por mi hijo. Denuncié y le di seguimiento con el abogado de distrito a los cargos presentados contra mi violador, por mi hijo. Estuve en terapia, en escuela padres y trabajé muy duro para ser una mejor persona, por mi hijo. Yo no decidí salvar del aborto la vida de mi hijo: mi hijo salvó mi vida. Porque cuando me dijeron años atrás que estaba embarazada en aquella habitación, me dijeron que estaba embarazada de mi hijo.

El hijo de Kelly: muchos en su entorno querían que lo matase.

Las palabras son tan fuertes y mi hijo no es el hijo de un violador. Él es mi bebé, el hijo de una víctima de violación y mi pequeño héroe. Mi hijo me ha mostrado lo que el amor incondicional es, lo que la familia debe ser y lo que se siente cuando alguien te dice: “Te amo” y lo dice con el corazón y sin condiciones y aún más, lo que se experimenta cuando eres tú quien dice “te amo” y saber que podría caminar sobre vidrios rotos por él.  Por mi hijo.

Publico esto y animo a todos los que lo lean a dejar de darle fuerza al enemigo y dejar de llamar a estos niños preciosos lo que no son y llamarles como se debe: víctima conjunta de un crimen, no casos de violación.  Llámenlos los hijos de víctimas de violación, no los hijos de violadores. Díganle a la víctima de violación que ella puede, que ella tiene un valor incalculable y que puede superar cualquier cosa.  El dolor, la culpa, las noches sin dormir puede que no desaparezcan completamente, pero sí pueden disminuir.  De la misma forma que yo, estas mujeres pasarán por esto. Ellas estarán mejor, ellas pueden cuidarse a sí mismas y ser una buena madre.  ¡Díganle a una mujer que ella puede criar a su propio hijo!




in



domingo, 10 de dezembro de 2017

Beato Marco Antonio Durando, 10 de diciembre

Miembro de la Congregación de la Misión

Beato Marco Antonio Durando
Beato Marco Antonio Durando
«Miembro de la Congregación de la Misión. Soñó con China para llevar allí el Evangelio, pero los planes de Dios fueron otros. Y se convirtió en un gran servidor de los pobres, enfermos y desvalidos en Italia, su país»
La vida de entrega no siempre discurre por los cauces que uno puede haber soñado. Este beato pensó en China, pero su itinerario espiritual y apostólico tuvo como escenario Italia, su patria. Nació en Mondoví el 22 de mayo de 1801. Pertenecía a una familia acomodada, influyente y numerosa; de diez hermanos sobrevivieron ocho, algunos de los cuales iban a centrarse en la vida militar y en la política ocupando puestos relevantes. Siendo joven, Marco Antonio se comprometió con la fe en un ambiente poco proclive a ella, al menos por parte de su padre que profesaba un laicismo de sesgo anticlerical. Pero como la madre era creyente, y se ocupaba de su educación, le inculcó el espíritu religioso. Gracias a su influjo, a los 14 años ingresó en el seminario de Mondoví, pero su deseo era evangelizar China.
Si hace unos días se recordó en esta sección de ZENIT que la piedra de toque de la vida consagrada es el defecto dominante, hoy conviene añadir que la obediencia es uno de sus pilares por excelencia. A través de ella se manifiesta la voluntad de Dios que puede no coincidir con la personal, pero que viene acompañada de grandes frutos como le sucedió a Marco Antonio. Llevando a China en su corazón, ya como miembro de la Congregación de la Misión y siendo un joven, casi adolescente, de 15 años, confió a sus superiores su anhelo misionero, pidiéndoles encarecidamente que lo enviaran allí. Pero su insistente demanda no fue acogida por ellos porque tenían otros planes para el muchacho. Así pues, prosiguió estudios en Sarzana dando muestras de virtud en todo su quehacer.
No gozaba de buena salud y por ese motivo en 1822 tuvo que hacer un paréntesis en su formación, momento que coincidió con la dolorosa pérdida de su madre. Ella ya no tendría la alegría de verle ordenado sacerdote, hecho que se produjo en la catedral de Fossano el 12 de junio de 1824. Después, destinado a Casale Monferrato, el beato revitalizó apostólicamente la región piamontesa con su celo apostólico, suscitando el fervor de las gentes sencillas que acudían a escuchar su vibrante predicación, aunque para ello quienes regentaban establecimientos públicos tenían que cerrarlos. Y al concluir las misiones, cuando llegaba el momento de la despedida de este insigne misionero, no ocultaban su pesar.
En 1830 fue designado superior de la casa de Turín, lugar en el que permaneció hasta el fin de sus días. Era un hombre ponderado, con enorme tacto y caridad, que dio sobradas pruebas de su templanza como se constató en situaciones difíciles y dolorosas que le tocó afrontar por razones histórico-políticas. Cuando vieron confiscados los bienes, se ocupó de atender fraternalmente a numerosos religiosos afectados, así como de ir recuperando las posesiones de su comunidad, salvando escollos y dificultades, y actuando en el momento oportuno. Su misión fue intensificar las acciones propias de su carisma que transmitió a través de las misiones populares, aunque se dirigió también al clero en sucesivas conferencias y retiros, todo ello conforme a lo establecido por san Vicente de Paúl. Siguiendo su ejemplo, asistió a los pobres espiritual y materialmente.
Fue un gran director espiritual al que acudían en busca de consejo personas de todas clases sociales, incluidos miembros relevantes de la Iglesia y de la nobleza. A él se debe el establecimiento de las Hijas de la Caridad en el Piamonte. Venciendo prejuicios de ciertos clérigos, a ellas encomendó la atención de heridos, tanto en el hospital militar como en el campo de batalla, un acto de valor y de fe, que fue recompensado personalmente por el rey Carlos Alberto. Entre otras acciones, contribuyó a difundir entre las jóvenes la asociación de la Medalla Milagrosa, que reportó numerosas vocaciones y fue el detonante de 20 fundaciones. Fundó los centros caritativos «Misericordias», una red excepcional que se fue diversificando en distintos frentes: enfermerías, hospicios, asilos, escuelas, etc., todo ello para asistencia de los enfermos y de los necesitados. Estos centros emblemáticos se abrieron en distintos lugares.
En 1837 fue nombrado visitador de la provincia de la Alta Italia de los padres paúles (antigua Lombardia), algo inusual dada su juventud, y ejerció esta misión admirablemente durante más de cuarenta años, hasta la muerte. En 1855 puso en marcha el colegio seminario de Brignole-Sale para la formación de sacerdotes. Y en 1865 con Luisa Borgiotti fundó las Hermanas Nazarenas con un grupo de jóvenes que acudieron a él porque querían consagrar su vida a Dios. Les dio esta consigna: «¡Orad, obedeced y haceos santas!», orientándolas a la asistencia de los enfermos a domicilio a tiempo completo, y a la juventud abandonada. Tenían como modelo la Pasión de Jesús, devoción integrada en un cuarto voto. El beato fue un hombre bien relacionado y supo extraer de sus amistades frutos apostólicos. Íntimamente, y aunque mostraba gran fortaleza, tuvo que luchar contra el desánimo. Fue humilde y delicado, supo combinar sabiamente la comprensión con el rigor. En muchas ocasiones sufrió incomprensiones. Con su salud muy mermada, no logró ser relevado de su misión: «Encorvado bajo el peso de los años, sentado en un sillón, siempre mantenía el rostro suave y sonriente», se dijo de él en esa etapa de su vida. Y así llego a los 79 años, falleciendo el 10 de diciembre de 1880. Fue beatificado por Juan Pablo II el 20 de octubre de 2002.
in



sábado, 9 de dezembro de 2017

Una ex guerrillera de las FARC, reclutada cuando tenía 11 años, denuncia violaciones y abortos

9 diciembre 2017


Sara Morales acusa de los abortos forzados a
uno de los principales negociadores de las
FARC con el gobierno colombiano.
Sara Morales fue secuestrada por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) cuando tenía 11 años e incorporada al grupo criminal marxista hasta que pudo escapar cuando ya tenía 22 años.

En declaraciones a la cadena colombiana RCN que recoge Aciprensa, Sara reveló cómo las mujeres dentro del grupo narcoterrorista eran sistemáticamente violadas y sometidas a abortos forzados(Ver abajo el vídeo de su testimonio.)

“Te roban de tu familia, te cambian una muñeca por un arma y un parque por un campo de batalla, te ganas unos enemigos y además de eso, te violentan sexualmente”, afirmó.

El 24 de noviembre de 2016, las FARC firmaron un polémico "acuerdo de paz" con el gobierno de Colombia (el anterior había sido rechazado en referéndum por los colombianos), se desarmó, se lanzó como partido político y cambió el significado de sus siglas, que definen ahora a una sedicente Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Sara explicó en la entrevista las consecuencias de la violencia sufrida en el seno del grupo terrorista: "Las violaciones sexuales nos dañaron el alma. No hay un instante en la vida en la que no nos despertemos sin pensar en lo que pasamos”.


La joven dijo que cuando denunció a su violador dentro del grupo narcoterroristra, el comandante Pastor Alape, hoy miembro de la Dirección Nacional de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, la hizo bailar con su agresor “para evitar que los guerrilleros se llevaran una mala imagen y que vieran que nosotros nos volvíamos a ser amigos y que todo había quedado en el perdón”.

Félix Antonio Muñoz Lascarro, alias Pastor Alape, formó parte del equipo negociador de las FARC en las conversaciones de La Habana con el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos.

Campamento Aborto
“Allá en la zona donde estábamos", recordó Sara, "llegó a haber un campamento que se llamaba así, Campamento Aborto”. A ella, por tener un rango mayor, le permitieron tener a los bebés fruto de las violaciones a las que fue sometida, y entregarlos en adopción a familias de campesinos, de quienes luego los pudo recuperar. Pero vio cómo a otras guerrilleras las obligaban a abortar.

“Creo que en ese campamento se llegaron a hacer más de cien abortos en cuestión de días. Traían peladas [jóvenes] que tenían tres, cuatro, cinco meses de embarazo. El que no lo podían hacer con citotec, que son las pastillas que utilizaban para el aborto, los hacían con las cucharas, que son las que pican a los bebés. Te puedes imaginar, quedaban muchas enfermas, muchas se morían por el tema de las infecciones”, denunció Sara.

Para Sara fue muy duro “ver las niñas llorando de ver su criaturita ahí, cuando se la sacaban o se les venía, porque muchas estaban formaditas, estaban grandecitas”.

Todo esto, aseguró, era con conocimiento e incluso ordenado por los dirigentes del grupo narcoterrorista: "No hay nada que se haga dentro de la organización de las FARC, sin que su secretariado dé la orden definitiva de hacerlo. En este caso, los abortos, todos estaban en conocimiento de los mandos. Pastor Alape sabía y era el que daba la orden de que se practicaran los abortos”.


“Fueron muchos bebés los que ellos asesinaron por este tema de los abortos”, añadió, pues “en las FARC es un delito tener un hijo”.

Sara criticó la capacidad de Pastor Alape “de negar ante el mundo” la verdad: "Usted reclutó menores de edad, fue el que dio la orden para los asesinatos de menores de edad por comerse un cuarto de panela, por las violaciones, por todos los abortos que se practicaron dentro de las unidades a las que yo pertenecí. Algún día la verdad va a salir a la luz y toda la vida usted no va a poder tapar el sol con un dedo”.


in


«Vemos menores agarradas a un árbol que nos piden ayuda mientras sus padres las arrastran a abortar»

Los rescatadores de Juan Pablo II han salvado ya 2.600 bebés de los abortorios

Cientos de rescatadores acuden a los abortorios para ofrecer alternativas a las mujeres que allí acuden
9 diciembre 2017


En tan sólo cinco años los rescatadores de Juan Pablo II, pertenecientes a la asociación MásFuturohan rescatado ya a 2.600 bebés de los abortorios. Está formado por cientos de jóvenes que dedican horas y horas de su tiempo para ayudar a las embarazadas que acuden a abortar.


La presidenta de esta asociación, Marta Velarde, cuenta en una entrevista con La Contra TV, que hay cientos de rescatadores activos que acuden a casi todos los abortorios no sólo de Madrid sino de otros puntos de España.

Pero eso sí, explica que “hay que venir a la escuela de rescates, para aprender in situ, aprender a hablar con ellas porque le que te vale a ti no les vale a ellas, y tus ideas prefijadas no sirven”.

Un grupo formado sobre todo por jóvenes
Velarde revela que el 80% de los rescatadores tienen entre 20 y 26 años y por la escuela han pasado ya 1.000 personas, de los que cientos están activos participando en rescates.


Su labor está repercutiendo en los abortorios y haciéndoles daño a tenor de la agresividad con la que responden a los rescatadores, que se limitan a aguantar las provocaciones.  “Algunos abortorios ya lo están pasando mal y nos han tirado sangre, placenta e incluso piedras desde el edificio”.

Del mismo modo, recuerda como tanto en Murcia como en Madrid se han producido “agresiones horrorosas” contra rescatadores y aunque van ganando todos los juicios esto es “David contra Goliat”.

Menores arrastradas al interior del abortorio
La presidenta de MasFuturo cuenta una de las situaciones que más les afectan en los rescataes y que se repite muy a menudo. “Ves a muchas menores agarradas a un árbol enfrente  del abortorio para decirnos que no quieren abortar mientras sus padres las arrastran para que aborten”.

Velarde asegura que esto lo ven con la mayoría de las menores de edad pero asegura que “no podemos hacer nada porque es una menor, me da mucha pena”.

Un grupo de rescatadores a la puerta del abortorio Dator

La asociación dispone de una furgoneta para realizar ecografías en las puertas de los abortorios para que las mujeres que allí acuden ven a su hijo pues en el interior de estos centros no le mostraran la imagen de su bebé. Aún así, Velarde considera que “no es lo definitivo para salvar bebés, lo definitivo es escuchar a esa mujer, ver qué necesita para no abortar y echarla una mano”.

El negocio del aborto
Por ello, denuncia que cuando se habla de “explotación de la mujer” no se dice que esto ocurre en el interior de estos abortorios, donde a las mujeres no les cuentan la realidad de lo que vivirán, no les muestran las ecografías ni que hay alternativas.  “Esto es un negocio”, sentencia.

Además, la representante de MásFuturo recuerda que España se ha convertido en el paraíso abortista de toda la Unión Europea. “A España llegan de toda Europa en verano para abortar porque sale gratis, porque en España el aborto es un derecho, y partiendo de esa premisa todo el mundo viene aquí”.

Bautizo por parte del obispo de Getafe de algunos de los niños rescatados por esta asociación

La realidad del síndrome postaborto
En la entrevista, Marta Velarde se detiene en el conocido como “síndrome postaborto”. Esto “existe”, asegura y todos “los abortorios y el entorno multimillonario que hay alrededor intentan ocultarlo”.

Y aunque se dedican a rescatar bebés, lo cierto es que muchas de estas madres ya han abortado en el pasado y arrastran duras heridas.

En base a la experiencia que tienen al tratar con muchas de estas mujeres, los rescatadores confirman que el dolor de estas mujeres va creciendo con el tiempo y que un hijo no sustituye a otro.

Marta Velarde afirma que a estas mujeres les suele decir: “no te vas a poder olvidar del hijo pero si puedes hacer las paces con Dios. Pon un nombre a tu bebé, acuérdate de él, que no sea una cosa que han tirado al cubo de la basura. Es tu hijo. Y únete al movimiento provida”.



in



Estudo sobre Maria… 19 investigadores pensaram nisso!

Olá!
Chegamos até si neste sábado onde lhe trazemos a notícia do novo Instituto da Padroeira de Portugal para o Estudo da Mariologia (IPPEM), criado e pensado por 19 investigadores. Este instituto pretende aprofundar estudos sistemáticos sobre a Imaculada Conceição e a “cultura religiosa mariana”.

E foi neste dia dedicado à Imaculada Conceição que o Papa Francisco se dirigiu à Praça de Espanha, no Vaticano, rezou e “denunciou os vírus da indiferença e do medo na sociedade contemporânea”. Veja aqui.

Também nesta sexta-feira celebrou-se os 90 anos do início do escutismo na diocese de Aveiro. Neste momento foi apresentada a obra “In Manus Tuas”, textos de D. António Francisco dos Santos, falecido em setembro passado, e que foi bispo de Aveiro desde o dia 08 de dezembro de 2006, tendo em 2014 assumido a diocese do Porto.
Neste sábado vá ainda espreitando as noticias do portal agencia.ecclesia.pt. E amanhã o programa 70x7 chega às 13h38, na RTP2.
Na Antena 1 a Ecclesia faz-lhe companhia a chegar a manhã de domingo, pelas 06h00.
Passe um bom fim de semana e tenha uma vida feliz!

sexta-feira, 8 de dezembro de 2017

As crianças e a oração


- Será que as crianças devem ser batizadas? Isso não é retirar-lhes a liberdade de uma escolha futura? -Será que as crianças devem rezar? - É isso adequado? Ou a oração é apenas "beatices"?!

Algumas destas dúvidas e questões assaltam muitos pais contemporâneos. A literatura é extensa em livros de autoajuda e ajuda parental, mas falha algo essencial. A certeza, que são os pais que melhor conhecem e compreendem os seus filhos e sabem o que eles necessitam. 

Contudo, como adultos por vezes o nosso caminho está envolto em dúvidas e mais dúvidas. A dúvida em certa medida é saudável e muitas vezes leva-nos até ao caminho certo, mas não nos conseguimos alicerçar em dúvidas, precisamos de dogmas.

Talvez por isso, quando não acreditamos em Deus … acreditamos em qualquer coisa. E dogmas podem ser muitos. Um da atualidade é: não podemos ter dogmas alguns - isso por si, já é um dogma embora possa ser pouco estruturante.

Foi precisamente esta uma das reflexões numa conversa com o meu filho sobre estes assuntos e o conteúdo de uma das suas aulas de filosofia. Nessa aula, referiu-se que o dogma da religião podia ser impeditivo da filosofia.

Sinto profunda gratidão em perceber que o meu filho adolescente sente os pais como porto seguro para expor as suas ideias, dúvidas ou frustrações. 

Voltemos às questões iniciais. Será que duvidamos que devemos dar alimentos aos nossos filhos, ou temos a ideia de que privá-los dos mesmos lhes pode dar liberdade de escolha? Não. Sabemos perfeitamente que lhes dará: fome, desnutrição e finalmente a morte. Então porque duvidamos que devemos alimentar a sua alma?


Será que acreditamos que somos apenas matéria? Se assim for, é natural que pensemos que não temos que nutrir a alma. Mas, se temos dúvidas, vale a pena refletir nelas e perguntar a quem nos possa esclarecer melhor. E, se até gostaríamos de ter fé, vale a pena pedi-la!

Talvez, na nossa sociedade atual se considere que acreditar na imortalidade da alma ou até mesmo na sua existência é sinal de fraqueza, de infantilidade ou pouca inteligência. Mas, só porque não se vê não quer dizer que não exista. E se colocarmos a nossa razão a questionar e nos deixarmos inquietar com estas questões percebemos que embora a fé não seja racional, ela é bastante razoável.

A busca do Homem da razão da sua própria existência acompanha a História. Negar essa evidência é negar uma necessidade humana básica de procura, crescimento e maturidade.

O que não me parece razoável pensar é que estamos a dar liberdade ao retirar o alimento espiritual a uma criança. Ao negar uma identidade, ao negar um sacramento não estamos a dar liberdade, estamos a limitá-la. Não posso ser verdadeiramente livre se não conheço. Só posso escolher perante o que me é dado a conhecer.

Esta passagem do livro "Ensinar as crianças a rezar" das Edições Carmelo é bastante elucidativa sobre os sentimentos da criança que reza:

"Já falámos da admiração que provocam na criança todas e cada uma das descobertas que vai realizando no seu pequeno mundo. Não sufoquemos essa admiração. Admirar-se é de sábios não de tontos. Por isso servir-lhe-á, não só para rezar, mas também para as outras dimensões da vida. Também devemos exultar com ela de entusiasmo e de louvor."

Numa passagem do Evangelho de Lucas 18, 15-17 num tempo em que as crianças não eram valorizadas socialmente apresentaram umas crianças a Jesus, para que Ele lhes tocasse e “Vendo isso, os discípulos repreenderam-nos. Mas Jesus chamou-os a si, dizendo: «Deixai vir a mim os pequeninos; não os impeçais, pois deles é o Reino de Deus. Em verdade vos digo: quem não receber o Reino de Deus como um pequenino, não entrará nele.»

Voltando, à discussão de ideias com o meu filho retive uma frase sua: “Ainda não encontrei uma explicação mais credível para a existência do Homem que a própria existência de Deus."

A fé e o conhecimento da mesma não nos turva, não nos retira a liberdade ou o sentido crítico. Pelo contrário, expande as nossas capacidades. Citando Jaime Nubiola no seu livro "Convite a pensar" (que aconselho vivamente) deixo a reflexão:

" O importante era a convição da minha mãe e talvez resida nela a origem da minha vocação filosófica. Só vale a pena dialogar - como escreveu Rhonheimer- «quando as convições se levam a sério, como expressão da convição subjetiva de que a nossa convição corresponde à verdade». A minha mãe dava-me as suas razões porque estava convencida da verdade da sua posição, mas sobretudo porque queria ensinar-me a pensar por minha conta. Transferir as decisões pessoais para o «todos fazem» equivale a atirar-se da janela, isto é, a deixar de pensar."

Não nos deixemos então atirar pela janela, agarremos a nossa vida como protagonistas pensantes e não como meros espectadores!

Confiemos! E deixemo-nos admirar pelo Bem e pelo Belo. Silenciar, contemplar uma montanha, uma flor, a beleza da criação e escutar bem no nosso interior.

Que o Menino Jesus nasça em cada coração neste Natal!

Helena Atalaia



San Juan Diego Cuauhtlatoatzin, 9 de diciembre

Mexicano vinculado a la advocación de la Virgen de Guadalupe

juan-diego-cuauhtlatoatzin
Juan-Diego-Cuauhtlatoatzin
«Este mexicano autóctono pervive vinculado a la advocación de la Virgen de Guadalupe, que se le apareció haciéndole protagonista de una de las grandes escenas, cuajadas de lirismo, que marcan un hito en la historia de las apariciones marianas» 
En el entorno de la festividad de la Inmaculada Concepción, entre otros, la Iglesia celebra hoy la existencia de Juan Diego, que pervive para siempre vinculado a María, bajo su advocación de la Virgen de Guadalupe. Este santo indígena encarna en sí mismo una de las hermosísimas historias de amor que conmueven poderosamente. Inocencia y dulzura forman una perfecta simbiosis en su vida que instan ciertamente a perseguir la santidad y permiten comprender qué pudo ver en él la Reina del Cielo, excelso modelo de virtudes, para hacerle objeto de su dilección.
Nació en Cuauhtitlán perteneciente al reino de Texcoco, México, regido entonces por los aztecas, hacia el año 1474. Debía llevar escrito en su nombre, que significaba «águila que habla», la nobleza de esta majestuosa ave que vuela desafiando a las tempestades, de cara al infinito. Era un indio de la etnia chichimecas, sencillo, lleno de candor, sin doblez alguna, de robusta fe, dócil, humilde, obediente y generoso. Un hombre inocente que, cuando conoció a los franciscanos, recibió el agua del bautismo y se abrazó a la fe para siempre encarnando con total fidelidad las enseñanzas que recibía. Un digno hijo de Dios que no dudaba en recorrer 20 km. todos los sábados y domingos para ir profundizando en la doctrina de la Iglesia y asistir a la Santa Misa. Tuvo la gracia de que su esposa María Lucía compartiera con él su fe, y ambos, enamorados de la castidad, después de ser bautizados hacia 1524 o 1525 determinaron vivir en perfecta continencia. María Lucía murió en 1529, y Juan Diego se fue a vivir con su tío Juan Bernardino que residía en Tulpetlac, a 14 km. de la iglesia de Tlatelolco-Tenochtitlan, lo cual suponía acortar el largo camino que solía recorrer para llegar al templo.
La Madre de Dios se fijó en este virtuoso indígena para encomendarle una misión. Cuatro apariciones sellan las sublimes conversaciones que tuvieron lugar entre Ella y Juan Diego, que tenía entonces 57 años, edad avanzada para la época. El sábado 9 de diciembre de 1531 se dirigió a la Iglesia. Caminaba descalzo, como hacían los de su condición social, y se resguardaba del frío con una tilma, una sencilla manta. Cuando bordeaba el Tepeyac, la tierna voz de María llamó su atención dirigiéndose a él en su lengua náuhatl: «¡Juanito, Juan Dieguito!». Ascendió a la cumbre, y Ella le dijo que era «la perfecta siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios». Además, le encomendó que rogase al obispo Juan de Zumárraga que erigiese allí mismo una iglesia. Juan Diego obedeció. Fue en busca del prelado y afrontó pacientemente todas las dificultades que le pusieron para hablar con él, que no fueron pocas. Al transmitirle el hecho sobrenatural y el mensaje recibido, el obispo reaccionó con total incredulidad. Juan Diego volvió al lugar al día siguiente, y expuso a la Virgen lo sucedido, sugiriéndole humildemente la elección de otra persona más notable que él, que se consideraba un pobre «hombrecillo». Pero María insistió. ¡Claro que podía elegir entre muchos otros! Pero tenía que ser él quien transmitiera al obispo su voluntad: «…Y bien, de nuevo dile de qué modo yo, personalmente, la siempre Virgen Santa María, yo, que soy la Madre de Dios, te mando».
El 12 de diciembre, diligentemente, una vez más fue a entrevistarse con el obispo. Éste le rogó que demostrase lo que estaba diciendo. Apenado, Juan Diego regresó a su casa y halló casi moribundo a su tío, quien le pedía que fuese a la capital para traer un sacerdote que le diese la última bendición. Sin detenerse, acudió presto a cumplir con este acto caritativo, saliendo hacia Tlatelolco. Pensó que no era momento para encontrarse con la Virgen y que Ella entendería su apremio; ya le daría cuenta de lo sucedido más tarde. Y así, tras esta brevísima resolución, tomó otro camino. Pero María le abordó en el sendero, y Juan Diego, impresionado y arrepentido, con toda sencillez expresó su angustia y el motivo que le indujo a actuar de ese modo. La Madre le consoló, le animó, y aseguró que su tío sanaría, como así fue. Por lo demás, enterada del empecinamiento del obispo y de su petición, indicó a Juan Diego que subiera a la colina para recoger flores y entregárselas a Ella.
En el lugar señalado no brotaban flores. Pero Juan Diego creyó, obedeció y bajó después con un frondoso ramo que portó en su tilma. La Virgen lo tomó entre sus manos y nuevamente depositó las flores en ella. Era la señal esperada, la respuesta que vencería la resistencia que acompaña a la incredulidad. Más tarde, cuando el candoroso indio logró ser recibido por el obispo, al desplegar la tilma se pudo comprobar que la imagen de la Virgen de Guadalupe había quedado impregnada en ella con bellísimos colores. A la vista del prodigio, el obispo creyó, se arrepintió y cumplió la voluntad de María.
Juan Diego legó sus pertenencias a su tío, y se trasladó a vivir en una humilde casa al lado del templo. Consagró su vida a la oración, a la penitencia y a difundir el milagro entre las gentes. Se ocupaba del mantenimiento de la capilla primigenia dedicada a la Virgen de Guadalupe y de recibir a los numerosos peregrinos que acudían a ella. Murió el 30 de mayo de 1548 con fama de santidad dejando plasmada la aureola de la misma no sólo en México sino en el mundo entero que sigue aclamando a este «confidente de la dulce Señora del Tepeyac», como lo denominó Juan Pablo II. Fue él precisamente quien confirmó su culto el 6 de mayo de 1990, y lo canonizó el 31 de julio de 2002.
in