domingo, 16 de outubro de 2016

Los obispos de EEUU fijan como prioridad ilusionar a los católicos hispanos


La Iglesia de EEUU, ante un "momento latino"
En marcha el V Encuentro Nacional de Pastoral Hispano Latina


60% de los católicos del país menor de 18 años procede del colectivo
Redacción, 15 de octubre de 2016 a las 17:12


Un proceso de reflexión y acción eclesial de cuatro años de duración que invita a los católicos de los Estados Unidos a intensificar la actividad misionera, la actividad de consulta y el desarrollo del liderazgo, unido a la identificación de buenas prácticas ministeriales. Y todo esto en el espíritu de la Nueva Evangelización.

Se trata del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispano Latina, un proceso que ha sido propuesto y aprobado como actividad prioritaria en el plan estratégico de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, para los años 2017 al 2020, el cual busca promover el desarrollo de recursos e iniciativas que apunten al mejor servicio a la creciente población hispana del país.

Son diversos los objetivos del V Encuentro. Entre ellos, se encuentra la llamada a ser misioneros auténticos y alegres, testigos del amor de Dios en una iglesia culturalmente diversa, el de proporcionar una visión eclesial renovada que desarrolle vías eficaces para invitar, acompañar y formar a los jóvenes hispanos católicos y a sus familias a vivir su vocación bautismal.

La invitación dirigida a los líderes católicos a encontrar y acompañar a hispanos católicos en las periferias, en especial los que viven en situaciones de riesgo y que no están involucrados activamente en su comunidad de fe, entre otros.

Cabe destacar el objetivo central del Proceso de Encuentro: aquel de discernir la respuesta pastoral de la Iglesia a la presencia hispana/latina y potenciar, a su vez, la respuesta del pueblo hispano/latino como Iglesia.

En los estudios de Radio Vaticana, en un diálogo ameno e indicativo del compromiso del Ministerio Hispano en los Estados Unidos, a partir del V Encuentro, conversamos con monseñor Gustavo García Siller, arzobispo de San Antonio en Texas, María del Mar Muñoz-Visoso, directora ejecutiva del Secretariado de Diversidad Cultural en la Iglesia de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, y con Martha María Morales, de la Red de Pastoral Juvenil Hispana.


Al arzobispo de San Antonio le preguntamos, en primer lugar, el motivo de su visita a Roma. "La Iglesia católica de los EE.UU. va a vivir un proceso que se llama el V Encuentro para la Pastoral Hispana y vinimos a compartir esta buena noticia con el Santo Padre, y con los diferentes dicasterios", relata. "Es una peregrinación de una delegación, en representación del liderazgo de la comunidad hispana en EE.UU. Hemos tenido la oportunidad de pedirle al Santo Padre que bendiga la cruz del quinto encuentro y le hemos dejado una réplica con mucho cariño. Estamos en este proceso de transformación en la Iglesia, para ir más allá de la iglesia".

Monseñor Gustavo Siller señala además, que el primer encuentro se llevó a cabo en el año 1972, y desde entonces se han celebrado en promedio cada cinco años.

"No son como reuniones", detalla, "es un proceso, un caminar juntos: un proceso que se va abriendo, y produciendo una transformación en nosotros, una conversión. Este proceso será celebrado primero a nivel parroquial, luego a nivel diocesano, y luego a nivel nacional. Finalizado el encuentro nacional siguen dos años de seguimiento. Este momento de Dios, de Iglesia, concluiría en el 2020, momento en el cual ya habrá más claridad, y líneas más vivas de por dónde va a caminar el aporte de los hispanos latinos en la iglesia de los EE.UU". "En el V Encuentro participan todos los líderes de las diócesis, parroquias, movimientos laicos, eclesiales, y otras organizaciones e instituciones católicas. Se calcula la presencia de unos tres mil delegados en el encuentro del 2018", prosigue Siller.

Por su parte María del Mar Muñoz profundiza sobre la meta general del V Encuentro: "La meta general del V Encuentro tiene un doble sentido. El primero es discernir las formas en las que la Iglesia en los Estados Unidos pueda responder mejor a la presencia creciente de los Hispanos/Latinos, llegar a su realidad, encontrarlos en donde ellos se están, para que al mismo tiempo ese pueblo latino hispano puede responder como Iglesia: retomar, redescubrir la belleza, las raíces de su fe, y poder llevar eso a un liderazgo tanto en la iglesia de los EE.UU. como en la sociedad". "La iglesia de EE.UU. tiene que dar ese paso de alcanzar al latino donde quiera que esté para que al mismo tiempo, ese latino hispano pueda desarrollar un liderazgo que sea una contribución no sólo para la comunidad hispana, sino para toda la Iglesia", detalla Mar Muñoz.



Para comprender mejor la importancia de atender a los hispanos, Mar Muñoz proporciona algunas estadísticas: "Estamos viviendo una especie de 'momento latino' en la iglesia de los EE.UU. Los números hablan de unas estadísticas impresionantes: casi un cuarenta por ciento de los católicos en EE.UU. es de origen hispano. De los menores de 25 años, más del 50 por ciento de los católicos son latinos o de origen latino. Entre los menores de 18, son el 60 por ciento". "Entonces ¿de dónde va a sacar la iglesia vocaciones, maestros, directores de pastoral juvenil, políticos o personas comprometidas con la vida de la sociedad que ejerzan el liderazgo? De esa ‘'cantera'. De ahí la importancia de salir y encontrar a ese pueblo en donde sea que esté, para hacer que ese pueblo tenga la formación y la educación que necesita para liderar la iglesia en este nuevo tiempo", dice Mar Muñoz.

De todo esto se desprende, tal como afirma el arzobispo de San Antonio, que los jóvenes serán una prioridad, y que serán protagonistas en este proceso de encuentro, con los desafíos que conlleva el 'cómo' conectarse con los jóvenes en el ambiente en el que ellos se mueven.

Además, entre los desafíos a los que se enfrentan los hispanos católicos en Estados Unidos, monseñor García Siller indica que el 93 por ciento de los jóvenes latinos son nacidos en EE.UU.: "Antes venían desde muy pequeños, ahora ya son nacidos allí", precisa. "Con esa perspectiva, un desafío - y no sólo para los jóvenes - es el que se refiere a los valores, y a la cultura. Es muy fácil asimilarse a la cultura dominante y perder el aporte propio, y en esto se va perdiendo también la fe. La fe es un elemento muy 'del hispano'. El hispano todavía vibra y es sensible a los elementos de fe, y esto se puede perder. Y así, no sólo pierde el individuo, sino también la familia, y la sociedad", advierte el arzobispo.


Acerca del actual problema de la secularización, Mar Muñoz ofrece un panorama general: "Los jóvenes están creciendo en un ambiente que no es culturalmente católico. Hay individualismo, materialismo y muchas ofertas de opciones religiosas, entretenimientos, etc. Y esto constituye un gran desafío, porque estamos asistiendo a un dilema. Muy pronto la mayoría de los católicos en EE.UU. van a ser latinos, pero es posible que la mayoría de los latinos ya no sean católicos, precisamente porque el número que está creciendo más rápidamente entre otras denominaciones cristianas, es el de 'ninguna denominación', es decir, la categoría de los 'ninguno', de los que no se afilian a ningún tipo de religión organizada. Un fenómeno muy interesante que nos está revelando esa secularización fuerte que está afectando también a las familias latinas y al que tenemos de alguna manera que responder".

Se trata de una "secularización que está afectando a todos por igual", afirma Mar Muñoz. "Con el latino se había asumido que, - dado que venían de una herencia y cultura católica- , eran culturalmente católicos. Ahora ya no podemos ni siquiera dar por asumido esto". La secularización, dice, "afecta no sólo al latino sino a todos los grupos, porque es la realidad de la sociedad en la que vivimos. Sin embargo, por la presencia tan grande de latinos, esto se hace más evidente, y de ahí la urgencia para la iglesia de poder atender esa realidad con nuevas formas, con nuevos medios, y con nuevo ardor evangelizador, como decía Juan Pablo II".

Tal como afirma Martha María Morales de la Red de Pastoral Juvenil Hispana, "ésta es la época hispana/latina como pastoral hispana y sobre todo como pastoral juvenil. Este es el momento en que los muchachos son católicos por convicción y no por tradición, y ellos están llamados a ser los protagonistas de este encuentro". (RD/RV)




in


Sem comentários:

Enviar um comentário