sábado, 29 de outubro de 2016

El Grupo Santa Marta está favoreciendo el combate contra la trata

La cuarta reunión internacional se ha realizado esta semana en el Vaticano


El Jefe de la Policía Argentina, Nestor Roncaglia y el comisario Pablo Bruni, en la Sala de prensa del Vaticano (Foto ZENIT cc)
El Jefe de la Policía Argentina, Nestor Roncaglia y el comisario Pablo Bruni, en la Sala de prensa del Vaticano (Foto ZENIT cc)

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- La creación del Grupo Santa Marta, orientado a luchar contra la explotación sexual o laboral y creado por deseo del papa Francisco, ha hecho que en los últimos años los resultados contra estos crimen hayan mejorado notablemente.

Lo indicó este jueves el jefe de la Policía Nacional Argentina, Néstor Roncaglia, conversando con ZENIT en la sala de prensa de la Santa Sede, después del encuentro del Grupo Santa Marta con el papa Francisco.

“Hemos tomado conciencia de que el tráfico de personas es un problema globalizado, como el de la droga”, dijo “y desde el 2011 hasta ahora hemos aumentado los resultados de un 320 por ciento en el rescate de víctimas, tanto de trata sexual como laboral”.

Consideró que “el Grupo Santa Marta nos unió a todos, nos da ideas y nos lleva al compromiso, de manera que todo esto que estamos hablando aquí tenemos que volcarlo en acción”.

No se firmaron nuevos acuerdos, dijo, pero esta labor que nace en el 2014 con el Papa y el cardenal Nichols, con una primera reunión en el Vaticano, después en Londres, seguida por otra en Madrid y ahora nuevamente aquí, “rediseñó la manera de trabajar, porque a veces hay situaciones no necesariamente de complicidad sino de convivencia, de superficialidad delante de estos hechos”.

Por ello, añadió, fue fundamental tomar conciencia de la gravedad del delito. Partiendo del hecho de que son menores, además de las personas mayores pero sometidas bajo coacción.

Señaló que en su país estos delitos ahora pasaron a ser federales, de manera que quien investiga no tiene compromisos con las personas del lugar. Precisó también que estos delitos de trata antes existían, pero muchas veces se consideraba que era normal.

Hoy, en cambio, sobre la trata sexual se ha tomado conciencia de la gravedad del delito, se sabe que les quitan los documentos, las masacran a golpes, las violan y las inician en la trata.

“Sí hay un incremento en la trata laboral, chicos jóvenes que los traen de provincias o de países limítrofes, menores de edad, los hacen trabajar por ejemplo en agricultura, sin que tengan la posibilidad de estudiar, tantísimas horas y por una paga ridícula”.

Consideró también que es muy importante la colaboración entre quienes combaten el delito y los que asisten a las víctimas. “Antes parecía que la parte investigativa estaba de un lado y los de la asistencia a la víctima de otro”. Precisó que el episcopado, la Acción Católica, las monjas, y varios entes hacen el trabajo de asistencia, y que estos “al tomar contacto con las víctimas de trata obtienen un conocimiento e información muy importante”.

“Nosotros combatimos el delito pero después hace falta rescatar a las víctimas, y ellos lo hacen muy bien. Y además, en la medida que nos acercamos a las víctimas tomamos más fuerza para combatir a los delincuentes” indicó.

El hecho de reunirse aquí -aseguró el comisario- nos ha dado el impulso, porque sobre todo hay que asumir un compromiso, no basta hablar, sino que le sigue una acción contra los organizadores de estas bandas.


in



Sem comentários:

Enviar um comentário