domingo, 2 de abril de 2017

Una piedra de Karakosh (Irak) para reconstruir Carpi

El papa bendice cuatro piedras para la reconstrucción de edificios de la diócesis



(ZENIT-2 Abr. 2017) “En María, ofrecemos nuestras alegrías, dolores y esperanzas”. Le pedimos que ponga su mirada misericordiosa sobre aquellos que entre nosotros se encuentran sufriendo, en particular los enfermos, los pobres, y los que no tienen un trabajo digno”: es la invitación del papa Francisco al pueblo italiano golpeado por el terremoto del 2012.

Después de pedir por Colombia, la República democrática del Congo y Venezuela y Paraguay, el Papa se ha dirigido a los habitantes de toda la región, unas 70.000 personas-presentes en la explanada de la Catedral de Carpi restaurada, para la misa y el ángelus, este domingo 2 de abril del 2017.

El Papa ha nombrado expresamente a dos figuras de la Iglesia local: el bienaventurado Odoardo Focherini (1907-1944) , empresario e intelectual, justo entre las Naciones por haber salvado a muchos  judíos durante la II Guerra Mundial, asesinado en el campo de concentración de Hersbruck (Alemania), beatificado en el 2013 en Carpi; y la venerable Madre Marianna Saltini (1889-1957), la llamaban ‘Mamma Nina’. Ella ha salvado de la calle más de mil chicas, dándoles la posibilidad de estudiar, de aprender un oficio  y fundar una familia.

Después del ángelus, el Papa ha bendecido las primeras piedras de cuatro estructuras de la diócesis que serán reconstruidas: de la nueva iglesia Santa Agata (Cibeno, en Carpi), de la ‘Cittadella della caritá’ (ciudad de la caridad) en Carpi, del Centro de espiritualidad San Antonio (Mercadello di Novi, Modena), y de una estructura polivalente de San Martino de Carano (Mirandola). Una de las piedras ha sido ofrecida por los católicos de Irak: proveniente de una iglesia de la Inmaculada destruida en Karakosh, en la plana de Nínive.

El Papa ha saludado especialmente a los numerosos enfermos que han particiapado en la misa  a pesar del mal tiempo. A continuación ha almorzado con los obispos, sacerdotes y seminaristas. Hacia las 16:30 fue a encontrarse con el pueblo destruido por el terremoto de 2012, Mirandola, a unos 26 km de Carpi, y se recogió en el monumento erigido en recuerdo de las víctimas.

Palabras del papa Francisco a la región de la diócesis de Carpi

Queridos hermanos y hermanas,

Al término de esta celebración, nuestro pensamiento se vuelve hacía la Virgen Santa, que veneran en esta iglesia catedral a quien le está dedicada. A María, ofrezcamos nuestras alegrías, nuestros dolores, y nuestras esperanzas. Le pedimos que ponga su mirada misericordiosa sobre los que entre nosotros se encuentran en el sufrimiento, en particular los enfermos, los pobres y los que son privados de un trabajo digno.

Recordando el ardor apostólico de dos figuras laicas de vuestra tierra, el bienaventurado Odoardo Focherini y la venerable Marianna Saltini, testigos de la caridad de Cristo, saludo con gratitud a ustedes los laicos. Les animo a ser los actores de la vida de nuestras comunidades, en comunión con vuestros sacerdotes: apóyense siempre en lo que es esencial, en el anuncio y el testimonio dado al Evangelio.

Quisiera darles las gracias por vuestra presencia, a los obispos de la región de Emilia-Romagna, y sobre todo al pastor de esta diócesis. Mons. Francesco Cavina: les exhorto a estar cerca de vuestros sacerdotes escuchándolos y con una cercanía solícita.

Quisiera daros las gracias a todos y a cada uno  de ustedes , queridos fieles, sacerdotes, religiosos y religiosas, a las autoridades y de una manera especial a los que han colaborado para organizar esta visita, con un pensamiento particular para la AGESCI y para el coro, compuesto por todas las corales de la diócesis, que han animado esta liturgia.

Confiemos nuestra vida y la suerte de la Iglesia y del mundo a María, nuestra madre, recitando juntos la oración del ángelus.

in



Sem comentários:

Enviar um comentário