sábado, 3 de dezembro de 2016

Año Jubilar de Calasanz, Francisco invita dejarse inspirar por el Espíritu Santo

El jubileo concluirá el 25 de noviembre de 2014, cuando se cumplen los 400 años de la congregación


La última comunión de San José de Calasanz, de Francisco de Goya y Lucientes. 1814. (Museo de la Residencia Calasanz, Madrid).
La última comunión de San José de Calasanz, de Francisco de Goya y Lucientes. 1814. (Museo de la Residencia Calasanz, Madrid).
(ZENIT – Roma).- El papa Francisco envió un mensaje por el Año Jubilar de Calasanz, dirigido al prepósito general de los padres esculapios, el sacerdote Pedro Aguado Cuesta.

Este jubileo fue inaugurado el 27 de noviembre pasado en la iglesia de San Pantaleo en Roma, con uma misa presidida por el cardenal João Braz de Aviz. El jubileo concluirá el 25 de noviembre de 2014, cuando se cumplen los 400 años de la congregación religiosa de san José de Calasanz a partir de las Escuelas Pías.

“El Papa Pablo V, hace 400 años, comprendió que era el Espíritu Santo quien guiaba a José de Calasanz a dedicarse a la educación de los niños que en aquel tiempo vagaban por las calles de Roma, y por eso erigió la Congregación Paulina de los Pobres de la Madre Dios de las Escuelas Pías”, como “la primera Congregación en la Iglesia dedicada exclusivamente a la educación de los niños y jóvenes, especialmente los más pobres”, escribe Francisco.

“Les invito a vivir este Año Jubilar –añade el Santo Padre– como un nuevo ”Pentecostés de los Escolapios. Que la casa común de las Escuelas Pías se llene de Espíritu Santo, para que se cree en ustedes la comunión necesaria para llevar adelante con fuerza la misión propia de los Escolapios en el mundo, superando los miedos y barreras de todo tipo”.

Les invita por ello a salir: “Que sus personas, comunidades y obras pueden irradiar en todos los idiomas, lugares y culturas, la fuerza liberadora y salvadora del Evangelio. Que el Señor les ayude a tener siempre un espíritu misionero y disponibilidad para ponerse en camino”. Así, recordando el lema elegido para este Año Jubilar: ‘Educar, Anunciar, Transformar’ les invita “a permanecer abiertos y atentos a las indicaciones que el Espíritu les sugiere”.

El Papa concluye recordándoles que ellos “no han sido fundados para otra grandeza que la de la pequeñez, ni para ninguna otra cima que la del abajamiento, que les reviste de los sentimientos de Cristo y les lleva a ser cooperadores de la Verdad divina y a hacerse niños con los niños y pobres con los pobres”.

Leer el mensaje completo

in



Sem comentários:

Enviar um comentário