terça-feira, 17 de janeiro de 2017

El Salvador: el diálogo entre gobierno y bandas armadas es aún necesario

Cuando se cumplen 25 años del acuerdo de Paz, la tensión es alta


Mons. Gregorio Rosa Chavez (Fto. Fides)
Mons. Gregorio Rosa Chavez (Fto. Fides)
(ZENIT – Roma).- El obispo auxiliar de San Salvador, Mons. Gregorio Rosa Chavez, en conferencia de prensa realizada este domingo señaló que el 25 aniversario de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno de El Salvador y la guerrilla, llega en “un momento de profunda crisis y de gran desesperación”, en parte, aseguró, debido a la falta de acuerdos políticos: “Estamos sin un presupuesto estatal para este año, y hay una gran violencia social”.

El acuerdo firmado el 16 de enero de 1992 en presencia de representantes de la Organización de los Estados Americanos (OEA), del gobierno y del grupo guerrillero del Frente Farabundo Martí por la Liberación Nacional (FMLN) puso fin a una guerra civil que en 12 años dejó más de 75.000 muertos.

La información de la Agencia Fides, señala que Mons. Gregorio Rosa Chavez indicó: “El país necesita una política de consenso, esto supone diálogo, supone mirar lejos, no a lo inmediato” y que la Iglesia Católica está dispuesta a apoyar un diálogo entre las autoridades y las bandas, sólo si se requiere su participación y si se dan las condiciones favorables de confianza mutua y siempre en el marco de las normas establecidas.

Durante la rueda de prensa, ha subrayado la importancia de un diálogo genuino: “Creo que el diálogo es indispensable, todo está en cómo se haga. He dicho varias veces que se intentaron procesos de diálogo pero que tenían detrás una posición de fuerza, era ver quién era el más poderoso si la policía o las pandillas. Ese esquema también se usó en la guerra”.

Ha recordado que en un intento de negociaciones en 2012, Mons. Fabio Colindres había participado a título personal: “Se lo pidieron y él acepto, fue muy generoso en su trabajo”.

Mons. Colindres que estaba en contacto con los líderes en prisión de las dos principales bandas armadas del país, había logrado llegar a una tregua. No obstante esto, el mismo Mons. Colindres había reconocido ya entonces que el pacto no era una solución permanente al problema de la violencia extrema que ensangrienta El Salvador, un país de poco más de 6 millones de personas, donde en 2011 hubo 4.354 homicidios, según los datos oficiales.

Trabajó duro para sostener el alto el fuego y crear un diálogo sincero que duró más de un año, con la contribución de la OEA en en abril de 2013 firmó un acuerdo de cooperación con el gobierno de El Salvador, en el que se proponía la creación de una misión de asistencia a la seguridad para apoyar el proceso de paz social, considerando como positivo el primer logro de la tregua entre las pandillas.

in



Sem comentários:

Enviar um comentário