terça-feira, 24 de abril de 2018

Tras una nueva ley del Congreso americano, los traficantes sexuales están cerrando sus páginas web

22 abril 2018


Según informa Susan Yoshihara, del Center for Family and  Human Rights, muchas páginas web están cerrando o reduciendo significativamente su tráfico de clientes tras la aprobación en el Senado y en la Casa de Representantes de Estados Unidos de dos leyes similares antitráfico de personas que permitirán a las victimas demandar a las paginas en donde fueron compradas y vendidas.

Foros y plataformas ilegales de publicidad comercial sexual han estado estallando, y hemos recibido llamadas en la oficina indicando que el Congreso ha dado un poderoso primer paso”, explicó la congresista Ann Wagner una de las promotoras de estas leyes.

En 1996 se aprobaó una ley con una clausula llamada Communications Decency Act (Acta de Decencia de la Comunicación), según la cual paradógicamente ataba a los jueces a la hora de perseguir delitos de esta índole. Sin embargo, ahora, con estas dos nuevas leyes la Casa de Representantes -FOSTA- y del Senado -SESTA-, las situación ha cambiado radicalmente, al grado que se está reduciendo la demanda de tráfico sexual y conmocionando la industria ilegal de comercio sexual.

Cityvibe cerro por completo, el Erotic Review -donde los hombres califican sus experiencias con víctimas de tráfico sexual- cerró sus anuncios en Estados Unidos. NightShift cerró para revisar sus políticas, VerifyHim cerró su “noticiario”.

Google supuestamente eliminó su publicidad relacionada con el sexo, WordPress informó que quitó sus sitios publicitarios relacionados al sexo. Paypal inhabilitó cuentas que publicitan pagos relacionados al sexo. Por su parte Rubmaps, Erotic Monkey y USA Sex Guide tuvieron extensos periodos de tiempo haciendo cambios en sus webs para evitar demandas y adecuarse a la nueva normativa.

Microsoft está emitiendo un nuevo “Términos y Condiciones” efectivo el 1 de mayo en todas sus plataformas, incluidas Skype y Xbox, para animar a sus usuarios a no usar los servicios para compartir pornografía o actividad criminal.

La página Backpage fue el sujeto de la película de Netflix I am Jane Doe dirigida por Mary Mazzio y producida por Alec Sokolow en donde se demuestra que jueces y procuradores generales eran impotentes para procesar a los traficantes debido a la cláusula de ley de 1996 llamada Communications Decency Act (Acta de Decencia de la Comunicación).

Los gigantes de la tecnología como Google intentaron frenar a la congresista Wagner con la pretensión de que la ley de 1996 les garantizaba inmunidad, pero no lo han conseguido. De hecho, Wagner se ha dirigido al Consejo Económico y Social de la ONU pidiendo que se apoyen estas leyes. Wagner les dijo a los diplomáticos de la ONU que “el Internet se ha convertido en una zona roja” (zona de prostitución) y que era tiempo de acabar con el tráfico de personas en línea.



in



Sem comentários:

Enviar um comentário