segunda-feira, 23 de abril de 2018

“Que se multipliquen las vocaciones a la vida consagrada y al matrimonio cristiano”

Trujillo, Encuentro Con Clérigos Y Personas Consagradas, Perú @ Vatican Media
Oración del Papa en la 55ª Jornada mundial por las Vocaciones

(ZENIT – 22 abril 2018).- “Pidamos al Señor que envíe muchos buenos obreros para trabajar en su campo, y que aumenten las vocaciones a la vida consagrada y al matrimonio cristiano. Esta es la oración del Papa el 22 de abril de 2018, en la 55 ° Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.
Después de la oración de Regina Coeli, que presidió al mediodía en la Plaza de San Pedro, el Papa saludó a la multitud rodeado por cuatro nuevos sacerdotes, entre los dieciséis que acababa de ordenar en la basílica vaticana. “Gracias a Dios porque continúa suscitando en la Iglesia historias de amor por Jesucristo, en alabanza de su gloria y al servicio de los hermanos”, dijo el Papa a unos 30,000 fieles que aplaudian.
Aquí está nuestra traducción de las palabras que pronunció el Papa en esta ocasión.
Palabras del Papa después del Regina Coeli
Queridos hermanos y hermanas:
Estoy preocupado por lo que está sucediendo estos días en Nicaragua, donde, después de una protesta social, ha habido enfrentamientos que han causado víctimas. Expreso mi cercanía en la oración a este país, y me uno a los obispos para pedir que se ponga fin a toda violencia, evitando el derramamiento de sangre innecesario y que las preguntas abiertas se resuelvan pacíficamente y con el sentido de responsabilidad.
Como dije hace unos momentos, en este cuarto domingo de Pascua, celebramos en toda la Iglesia el día de la oración por las vocaciones. El tema es: “Escucha, discierne, vive la llamada del Señor”. Gracias a Dios porque continúe suscitando en la Iglesia historias de amor por Jesucristo, en alabanza de su gloria y al servicio de los hermanos. Hoy, en particular, demos gracias por los nuevos sacerdotes que acabo de ordenar en la Basílica de San Pedro. Y pídamos al Señor que envíe muchos buenos obreros para trabajar en su campo, y que aumenten las vocaciones a la vida consagrada y al matrimonio cristiano. Como dije, hoy ordené dieciséis sacerdotes. De estos dieciséis, cuatro vinieron aquí para saludaros y daros la bendición conmigo.
Os saludo sinceramente, romanos y peregrinos de Italia y de otros países, especialmente los que vienen de Setúbal, Lisboa, Cracovia y las devotas Hermanas discípulas del Divino Maestro, procedentes de Corea.
Saludo a los peregrinos de Castiglione d’Adda, Torralba, Modica, Cremona y Brescia. El coro parroquial de Ugovizza; jóvenes de la Confirmación de Gazzaniga, Pollenza y Cisano sul Neva.
A todos, les deseo un buen domingo; y, por favor, no osolvides rezar por mí.
Buen apetito y adiós!
© Traducción ZENIT, Raquel Anillo
in



Sem comentários:

Enviar um comentário