sexta-feira, 5 de maio de 2017

Los obispos de Cuba son recibidos por el Papa: ‘Fue un encuentro entre pastores’

Entrevista a Mons. Dionisio García, presidente de la Conferencia Episcopal

Mons. Dionisio García Ibañez (Foto ZENIT cc)
Mons. Dionisio García Ibañez (Foto ZENIT Cc)
(ZENIT – Roma, Abr. 2017).- “Fue un encuentro entre pastores, sí, fue muy natural, como cuando nosotros nos reunimos entre obispos para hablar de lo que cada uno tiene, claro aquí con el obispo Roma, con toda su experiencia de pastor desde hace años, en Aparecida. Nos reencontrarnos con Pedro, como un Pedro muy cercano”. Y precisó: “como ha sido con los tres papas que he conocido siendo obispo”.
Lo indicó este jueves el arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Dionisio García, presidente de la Conferencia de Obispos Cubanos en una conversación con ZENIT, al narrar el encuentro que tuvieron esta mañana con el Papa Francisco, en el Vaticano.
“Mire, hablamos de todo, de los pastores, los fieles, del catecumenado, sobre la composición de la comunidad, de las casa de misión, de la posibilidad de evangelizar” y señaló además que “vinimos a encontrarnos con los dicasterios” y percibimos que cada uno de ellos “tiene mucha competencia” y también “mucha sintonía con el papa Francisco”.
Sobre la actual situación en Cuba, Mons. Dionisio habla con soltura, indicando que las cosas han cambiado mucho en los últimos años, sin negar que existen dificultades.
Indica por ejemplo que en las épocas difíciles, “muchas familias tenían miedo de entrar en la iglesia, a los bautizos, de que les vieran juntos allí”. En cambio ahora “los bautizos son colectivos porque hay pocos sacerdotes y estamos acostumbrados a eso. “Y si diez se bautizan hay 150 presentes, claro, no necesariamente católicos, pero sin temor”.
Añadió que “cada día hay mayor tolerancia”, porque “en los años difíciles del estalinismo y de la poca libertad religiosa, parecía que el pueblo cubano no era creyente, pero eso era falso, la gran mayoría de los cubanos cree en Dios”, indicó, y si bien reconoce que “tantos no son católicos, es un abanico enorme de creencias”. Si bien están aquellos para quien “la Iglesia es su referencia en cuanto al bautismo, la misa por los difuntos, las celebraciones particulares”, otras personas en cambio son cristianos, evangélicos y de otras creencias.
Señaló que “en el pueblo cubano está muy arraigada la devoción a la Virgen de la Caridad”, y que “creen en Dios”. Interrogado sobre la libertad religiosa precisó que “se puede predicar en los templos y en las casas de misión y se realizan peregrinaciones casa por casa”. Así, “la Virgen de la Caridad, sintetiza los mejores ideales del pueblo, que siente a la madre que les acoge”, dijo.
Sobre el viaje apostólico del papa Francisco a Cuba señaló que fue el más sentido porque es latinoamericano y porque se habla mucho de él en la radio, mientras que en los viajes anteriores la gente sabía muy poco sobre quién era un pontífice. Por ejemplo “el día que llegó Juan Pablo II oímos por primera vez el himno del viaje”, narró, y con Benedicto XVI “tuvimos problemas para colgar los carteles”.
Interrogado sobre los cubanos en Cuba y los cubanos en el exilio, indicó que “como pastores no podemos olvidar a los católicos cubanos que se han bautizado en Cuba, defendemos a quien se fue del país por el motivo que sea, si esa persona sigue queriendo a Cuba esa persona es cubana. Cuando pedimos por los cubanos pedimos por los que están en Cuba y fuera de Cuba”. En cambio, explicó que desde el punto de vista canónica “un cristiano que vive en Manila depende de esa diócesis”.
Mons. Dionisio concluyó señalando que “la iglesia es un vehículo, un medio muy importante de reconciliación y trata de que la gente entienda que la gente dialogando, aceptándose, puede crear muchas cosas positivas”. Por ello “tratamos de hacer que toda persona sea respetada, el Papa habló de la ‘amistad social’, buscar el bien no importa quién sea el otro”.
Los presentes en esta visita al límina son 10 obispos residenciales, 2 eméritos uno de los cuales es el cardenal Jaime Ortega y 1 auxiliar. Indicó que no le pidieron al Papa que volviera a Cuba porque después de dos visitas era exagerar, además porque “él sabe que tiene siempre la puerta abierta”.
in



Sem comentários:

Enviar um comentário