quarta-feira, 5 de abril de 2017

Giusy Buscemi, actriz y Miss Italia, dice a los jóvenes que Dios existe, que ama y busca a cada uno

Catequista, peregrina a Lourdes, devota de Santa Teresita...
Giusy Buscemi es una joven actriz siciliana que encanta con su naturalidad y habla de su fe
ReL 5 abril 2017

A los jóvenes les digo que Dios existe y nos ama: después será Él quien hará el resto y transformará los corazones, haciendo brotar en cada uno de nosotros el deseo de rezar, para instaurar un diálogo más profundo y sincero”, asegura Giusy Buscemi, actriz, Miss Italia 2012, educada en una familia católica de Sicilia, que ha sido catequista de niños.

Aunque ya de adolescente, como catequista, tenía una fe viva, fue al crecer en Roma donde ésta maduró y se hizo más "auténtica". Está a punto de cumplir 24 años.


Catequista con niños
Provengo de una familia católica que me ha transmitido la fe. A mi vez he frecuentado la catequesis hasta la Confirmación. Me preparé dos años para enseñar catequesis a los niños”, recordó en un artículo publicado el 26 de marzo por la revista italiana “Credere” que resume la agencia Aciprensa.

Como catequista, comenta, “era muy joven y me gustaba ‘hacer de maestra’. Hoy, después de un acompañamiento espiritual vivido aquí en Roma donde resido, me siento más preparada, con una conciencia nueva”.


Giusy recordó su niñez en Sicilia. “Tuve una infancia como la de tantos de mis coetáneos”. “Liceo científico, danza, catequesis, tantos amigos…luego, después del diploma he buscado mi camino, tanteando diversas opciones: probé la admisión a varias universidades y me inscribí en el concurso de Miss Italia. Después de la victoria comencé con los castings y audiciones y, paso a paso, he iniciado los primeros pasos en interpretación”, relató.

"Me enamoré de la luz en sus ojos"
Visitando su parroquia en Roma “tuve el don de encontrar a hombres y mujeres de Dios, en particular dos religiosas que me hicieron ver un rostro de la Iglesia que no conocía. Me enamoré de las luces que tenían en los ojos y tuve la certeza de que el Señor me llamaba a profundizar y hacer crecer mi fe”.

Giusy explica que con su novio han ido de peregrinos a diversos santuarios marianos, “sobre todo Lourdes, un lugar que ha permanecido en mi corazón por el intenso clima de oración”.


Habla de Dios con amigos artistas
Explica sus devociones: le reza a su ángel custodio y tiene “una devoción particular” por Santa Teresita de Lisieux. “Amo mucho su humildad y pequeñez, que después se convierte en grandeza a los ojos de Dios”, afirmó.

Sobre el mundo del espectáculo, la joven actriz relató que tiene “muchos amigos actores con quienes discuto y reflexiono sobre Dios. Son encuentros privados, de los cuales no se habla en los diarios, pero no son raros”.


Así, Giusy aseguró que está viviendo un momento de gran serenidad desde el punto de vista espiritual y que con su novio “acudimos al curso de preparación al matrimonio”.

Dispuestos a abrir la puerta a Dios
La actriz anima a los jóvenes a “estar abiertos a la eventualidad de encontrar (a Dios), y de experimentarlo. Para cada uno de nosotros existe el ‘momento justo’, pero es necesario que aprendamos a interpretar los signos que Dios nos ofrece en la cotidianidad de nuestros días, como por ejemplo en la invitación que recibimos de un amigo o de una persona querida”.


Como ejemplo de su testimonio de fe en la vida pública, Giusy participó en febrero pasado en la presentación del libro “Nos alzaremos en pie. La Italia del aborto a las uniones civiles: mi viaje entre pasiones civiles y testimonio cristiano”, escrito por Olimpia Tarzia. El evento tuvo lugar en Pontificia Universidad Lateranense de Roma. Durante la presentación, la actriz leyó algunas partes del libro.
 
in



Sem comentários:

Enviar um comentário