domingo, 12 de março de 2017

El Papa a ‘Teléfono amigo’: Escuchen al necesitado como Dios nos escucha cuando rezamos

Una tarea fundamental en un mundo en donde la comunicación es cada vez más virtual y menos real


La web de Teléfono Amigo
La web de Teléfono Amigo
(ZENIT – Ciudad del Vaticano, 11 Mar. 2017).- “A través del diálogo y la escucha podemos contribuir a la construcción de un mundo mejor, haciéndolo un lugar de acogida y de respeto, evitando así las divisiones y los conflictos”. Lo indicó el Papa Francisco este sábado por la mañana en el Vaticano, en la audiencia concedida a los integrantes del ‘Telefono Amico‘ (Teléfono amigo), el servicio de una asociación de voluntarios que cumple 50 años de actividad. 

Teléfono amigo, ofrece desde 1967 un servicio gratuito durante todo el año, gracias a sus 700 voluntarios que “escuchan a quienes se encuentren en una situación de soledad, angustia, tristeza, rabia y malestar… y a quien sienta necesidad de compartir estas emociones con una voz amiga”, se lee en su web

Así en la Sala Clementina el Papa les indicó que considera su servicio “importante, especialmente en el actual contexto social” donde existe “aislamiento y falta de diálogo” típico en las grandes ciudades, con “indiferencia difusa, comunicación cada vez más virtual y menos personal, carencia de valores sólidos sobre los cuales fundar la existencia, cultura del tener y del aparecer”. 

Además, indicó el Papa, “el diálogo es expresión de la caridad” y a través del mismo “podemos aprender a no ver al otro como una amenaza, sino como un don de Dios”.

Claro, reconoció el Pontífice, “escuchar al otro requiere paciencia y atención”. Y solamente quien sabe callar sabe escuchar: escuchar a Dios, al hermano ya la hermana que necesitan ayuda, a un amigo o a un familiar”. Además Dios “es el ejemplo más excelente de escucha: cada vez que le rezamos”.

La actitud de escucha, de la cual Dios es modelo, nos impulsa a derribar los muros de las incomprensiones, a crear puentes de comunicación, superando el aislamiento y el encerrarse en el propio pequeño mundo” dijo.

El Papa concluyó sus palabras indicando: “cuento con vuestras oraciones” y les confió “a la protección de la Virgen María, mujer de silencio y escucha. La audiencia concluyó con la bendición apostólica. 

in



Sem comentários:

Enviar um comentário