sábado, 21 de janeiro de 2017

Francisco bendice a los corderos cuya lana se usará para confeccionar los palios

En la memoria litúrgica de Santa Inés


El papa bendice a los corderos(foto archivo @OSSERVATORE ROMANO)
El papa bendice a los corderos(foto archivo @OSSERVATORE ROMANO)
(ZENIT – Roma).- El santo padre Francisco ha bendecido a dos corderos en la mañana de este sábado, en la capilla de Urbano III del Vaticano, con motivo de la memoria litúrgica de Santa Inés, que se celebra en la basílica romana del mismo nombre situada en la Via Nomentana.

La lana de los corderos se utilizará para confeccionar los palios para los  nuevos arzobispos metropolitanos. El palio es un signo litúrgico,  de honor y jurisdicción, utilizada por el Papa y por los arzobispos metropolitanos en sus iglesias y en las de sus provincias. Consiste en una estrecha franja de tela, tejida en lana blanca, adornada con seis cruces de seda negra.

El rito de la bendición del palio, que luego será impuesto por el nuncio apostólico local a los arzobispos metropolitanos, es celebrado por el Santo Padre el 29 de junio, solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo.

Benedicto XVI al recordar el sentido del palio dijo:  “Recuerda los corderos y las ovejas de Cristo, que el Señor ha confiado a Pedro con la tarea de apacentarles”. El palio también “recuerda a Cristo mismo, que como Buen Pastor, ha tomado sobre sus hombros a la oveja perdida, la humanidad, para devolverla a casa”. Y añadió que “nos recuerda el hecho de que Él, el Pastor supremo, ha querido hacerse él mismo Cordero, para hacerse cargo, desde dentro, del destino de todos nosotros; para llevarnos y sanar nuestro interior”.

En el 2015 el papa Francisco ha decidido cambiar la modalidad de la entrega del palio a los nuevos arzobispos metropolitanos. Con una carta enviada a las nunciaturas apostólicas, con fecha del 12 de enero de ese año, el maestro de ceremonias pontificias, monseñor Guido Marini, comunicaba esta decisión del Papa, que “mantiene todo el significado de la celebración del 29 de junio, subraya la relación de comunión y también de comunión jerárquica entre el Santo Padre y los nuevos arzobispos, y al mismo tiempo, a esto se añade –con un gesto significativo– esta unión con la Iglesia local.

in



Sem comentários:

Enviar um comentário