terça-feira, 31 de janeiro de 2017

Era un matrimonio en crisis: transformado por la Virgen y Juan Pablo II ahora ayuda a muchas parejas

ReL  30 enero 2017

José Luis y Magüi ayudan ahora a muchos matrimonios
José Luis y Magüi ayudan desde su proyecto Amor Conyugal a numerosos matrimonios a afrontar graves crisis de maduración y crecimiento así como a redescubrir la belleza de la vocación matrimonial. Y lo hacen porque ellos antes eran una de esas parejas en crisis pero gracias a la Virgen y al magisterio de San Juan Pablo II su vida matrimonial experimentó un cambio radical.

Esta pareja ofrecerá su testimonio el próximo sábado 4 de febrero en la Vigilia de testimonio, adoración y alabanza Asalto al Cielo, en la parroquia de Colmenar del Arroyo (Madrid) (Plaza de España, s/n). (Ver abajo el programa del acto.)

José Luis es madrileño. Ella malagueña. Los dos de familias sociológicamente católicas, pero sin una fe viva y comprometida. Participaban en la misa dominical, confesaban de vez en cuando, pero no habían descubierto el corazón del Evangelio ni de la vida cristiana. En unas vacaciones en Málaga José Luis se enamoró perdidamente de Mag-üi. Durante cuatro años de noviazgo bajaba a Málaga todos los fines de semana para verla.

En septiembre de 1990 se casaron. Ella tenía 21 años y pronto ambos descubrieron lo enormemente diferentes que eran. Ante la diferencia del otro, que les hacía sufrir, empezaron replegarse sobre sí mismos, a aislarse, a reprocharse mutuamente esa diferencia. Fueron diez años de incomprensiones mutuas, de reproches y de conflicto.

De una crisis a otra peor
Y así llegó el primer hijo. Ella, en ese estado de soledad sufrió una depresión y empezó a creer que quizá se casó demasiado joven y que no debía haberlo hecho. Mientras tanto, la crisis se iba agravando. Él es muy casero, a ella le gusta cultivar sus amistades. Él es muy celoso, controlador y dominante, a ella le gusta salir y sociabilizarse.  Él se fue alejando de su mujer y se recluyó en su carrera profesional y en el dinero. Ella en la búsqueda de la seguridad material para su casa, en las cosas materiales, en las compras…

Así nació su segundo hijo. Esto no arregló la crisis que sufrían, sino que la agravó. Pero entonces algo ocurrió. Sus amigos de Madrid los invitaron a una peregrinación a Fátima. Allí experimentaron un encuentro vivo con la Virgen. Cada uno por separado sintieron que Ella los llamaba a apoyarse el uno en el otro, a  buscar en Juan Pablo II respuestas a su situación, a cuidar a los matrimonios y a orar y sacrificarse por los pecadores. No entendían lo que les ha pasado. Ella lo acogía con prontitud, él quedó perplejo y no sabe qué hacer.

El rezo del Rosario cambió la situación
Desde ese momento empezaron a rezar el Rosario y a tener una gran sed de comprender su vocación al amor. Comenzaron a leer mucho y a compartirlo entre ellos. Las diferencias entre ellos y las heridas que se habían hecho, pasaron a un segundo plano. Junto a esa búsqueda de respuestas para ellos, experimentaron un impulso muy fuerte de acercarse a los matrimonios, de escucharles y acompañarles.

Entonces dejaron Madrid y fueron a Málaga. Allí, un párroco los acogió en su parroquia invitándoles a colaborar en la pastoral prematrimonial. Se implicaron en la pastoral de preparación de los novios para el matrimonio . Y surgió el primer grupo de matrimonios. Los materiales que encontraban no les ayudaban a comprenderse ni a comprender el significado del amor humano, de su vocación al amor, de su relación esponsal, ni a poderlo comunicar.

Para encontrar respuestas para ellos y para sus amigos, empezaron a leer la enseñanza magisterial de Juan Pablo II sobre el amor humano, el matrimonio y la familia.

Descubrieron que la verdad del amor humano y su vocación de plenitud en Cristo, era la raíz de su sanación personal y de su relación matrimonial. A través de esta enseñanza descubrieron su dignidad a los ojos de Dios, la dignidad del otro. Recuperaron la luz para verse de un modo nuevo, y surgió de nuevo el asombro ante la dignidad, la diferencia  y la complementariedad del otro.

Jesús les hablaba en el Evangelio
La luz del Evangelio y la enseñanza de la Iglesia ponían palabras a su experiencia y les permitía responder también a las necesidades, preguntas y situaciones dolorosas de sus amigos. Empezaron a dedicar su tiempo libre a compartir su descubrimiento con los matrimonios que iban encontrando.

Ellos, y dos matrimonios más, fueron a Madrid buscando respuestas a sus preguntas. Pidieron a Dios una luz para continuar, invocaron al Espíritu Santo, abrieron la Biblia y leyeron Mateo 19, en donde Jesús habló de la indisolubilidad del matrimonio. Cerraron la Biblia, la volvieron a abrir y leyeron Marco 10, también la indisolubilidad del matrimonio. Se quedaron perplejos.

Uno de los retiros organizados por este matrimonio en Málaga

Así nació Proyecto Amor Conyugal
El Señor les había hablado. Al día siguiente fueron a misa y el sacerdote proclama la misma palabra que les había dado la tarde anterior. Los tres se miraron llorando. En la homilía el sacerdote explicó que el matrimonio era un proyecto de amor conyugal. El Señor confirmaba su camino. Su servicio a los matrimonios y a las familias se llamaría: Proyecto Amor Conyugal.

Volvieron a Málaga y a través de una serie de circunstancias dolorosas tienen que dejar la parroquia en la que habían estado sirviendo, dejar a los matrimonios y a las familias que habían acompañado, y continuar solos su camino. Lo ven una oportunidad para formarse mejor. Un sacerdote les recomendó el Instituto Juan Pablo II para la familia, y empezaron allí a formarse de forma más sistemática.

Los frutos de esta entrega
Su Obispo, monseñor Catalá los acogió y les remitió al sacerdote delegado para la Pastoral Familiar. Este les invitó a continuar en su casa con sus encuentros con matrimonios y a incorporarse a la Pastoral Familiar de la diócesis.

Actualmente Proyecto Amor Conyugal tiene cinco equipos de matrimonios en Málaga, y empieza a estar presente en Madrid y en Córdoba. Tienen un encuentro mensual de oración y formación. En este encuentro los matrimonios  van siguiendo las catequesis de la teología del cuerpo de San Juan Pablo II, tienen su momento de oración, y un caso práctico para que los matrimonios lo resuelvan a la luz de la enseñanza de ese día. Al final del encuentro se propone un compromiso para vivir durante ese mes, hasta el siguiente encuentro.

Programa
17h. Rosario;
18h. Testimonio;
19h. Adoración
20h. Misa.
Habrá música de adoración y alabanza.

¿Cómo llegar?
Para llegar desde Madrid a Colmenar del Arroyo: Tomar la carretera M501 dirección San Martín de Valdeiglesias, y continuar por ella hasta la salida 37, dirección Chapinería, Colmenar del Arroyo y Valdemorillo. Tomar el desvío hacia Colmenar del Arroyo, y continuar recto hasta la Pza. de España, s/n, donde se encuentra la Parroquia. Hay zona de aparcamiento detrás de la parroquia. En autobús desde Madrid tomar el nº 642 en el Intercambiador de Moncloa.

Para cualquier aclaración o información:
asalto.al.cielo.colmenar@gmail.com

in



Sem comentários:

Enviar um comentário