sexta-feira, 18 de novembro de 2016

La historia de C2six, el rapero y traficante que cambió la violencia por los padres de la Iglesia

Carlos Zamora, C2six, leía a san Justino para contrarrestar los ataques a la Iglesia de los raperos

Carlos Zamora, conocido como C2six es ahora un rapero católico y también apologeta

Javier Lozano / ReL  17 noviembre 2016

Carlos Zamora, más conocido en el mundo de la música como C2six, es un rapero cuya trayectoria ha estado marcada por una fuerte conversión que le llevó no sólo al catolicismo sino a ser un apologeta. La violencia marcó su vida. Nació y se crio en la ciudad texana de Fort Worth donde los asesinatos y las peleas eran algo cotidiano. De hecho afirma que en la actualidad se han producido ya 130 muertes violentas en lo que va de año.

Como casi todos los niños y jóvenes de su edad sentía que el gangsta rap era la banda sonora de su vida. Este tipo de rap intenta reflejar con toda su crudeza el estilo de vida violento de la juventud en las zonas deprimidas de Estados Unidos. Gangsta es una adaptación de la palabra gangster por lo que la apología de la violencia, las blasfemias, insultos y palabras malsonantes marcan este tipo de música.

Sin embargo, este rap fue la inspiración y el motor de la generación de Carlos Zamora y con sus letras se sentían aún más llamados a llevar esta vida violenta.

Con 12 años ya fumaba marihuana 
En una entrevista con The Coming Home Network, Zamora explica su caída a los infiernos y su vuelta al catolicismo. C2six recuerda que aunque sus padres eran católicos y él había sido criado como tal desde muy pequeño dejó de hacer caso a su familia. “Probablemente estaba en 6º o 7º grado (12-13 años) cuando realmente empecé a beber y a fumar marihuana”, afirma el rapero.

De consumir a vender
Ya en secundaria empezó poco a poco a rapear, iba a fiestas y se drogaba pero entonces pensó: "esto es divertido, pero no me va a dar dinero". Fue en ese momento cuando comenzó a traficar con drogas “porque pensaba que es donde estaba el dinero de verdad”.


La muerte de su madre fue el punto de inflexión
El conocer a su esposa y el involucrarse más de lleno en la música al menos le hicieron tomar la decisión de dejar de vender drogas pero el verdadero cambio en su vida tuvo como punto de inflexión la muerte de su madre.

“Ella tenía cáncer de páncreas y me di cuenta cuando aún vivía que nunca me había visto hacer algo bueno con mi vida (…) Siempre me escuchó haciendo gangsta rap con todas esas blasfemias y nunca me escuchó algo positivo”, relata Zamora en la entrevista.

Entonces empezó a escuchar a diferentes predicadores y pastores evangélicos que aunque fuera un poco le ayudaron a variar ligeramente su perspectiva.

El concierto que le abrió los ojos 
Así, llegó otro de los momentos claves de su conversión. Cuenta que en una ocasión le pidieron dar un concierto para un evento “para todas las edades”. “Yo no estaba muy seguro qué significaba eso pero pensé simplemente que iba a conseguir un cheque”, por lo que era suficiente para decir sí.

C2six relata que “cuando llegamos allí descubrí que ‘todas las edades’ se refería a todo tipo de niños de la escuela secundaria y preparatoria. Había alrededor de 1.500 personas allí y me di cuenta que estaba a punto de decir todas esas cosas que había en nuestra música a un grupo de niños muy vulnerables”.

Después de eso se fue a un rincón oculto y afirma que “lloré durante dos horas. Esa noche le dije a Dios: ‘siento que eres tú el que me lleva, así que sólo iré donde quieras que me lleves”. Ese día decidió dejar de fumar marihuana y de hacer este tipo de rap violento.

C2six ha pasado de hacer un rap violento a hip hop católico
La influencia protestante le hizo odiar el catolicismo
Zamora recordó lo que escuchaba de los pastores protestantes y era que “me faltaba en mi vida una relación con Jesús aunque en ese momento no comprendía qué tipo de relación podía tener con él como católico”.

Pero como él mismo relata, se dejó llevar por protestantes anticatólicos y empezó a odiar a la Iglesia. “A medida que continuaba escribiendo música, empecé a preguntarme muchas cosas sobre lo que realmente creía. Escuchaba todas esas cosas sobre la Iglesia Católica pero yo no estaba seguro de si era cierto. Algo no encajaba”.

Ante las dudas de su corazón, el estudio
Y como el rap es un 'campo de batalla' en el que los raperos denuncian con sus letras y a su vez son contestados, él necesitaba armas, en este caso, argumentos. “Todo lo que decían otros raperos cristianos no encajaba con lo poco que yo sabía del catolicismo, así que me estudié el catolicismo. Este sería mi punto para volver a la Iglesia Católica”.

Carlos Zamora agrega también que comenzó a hacer rap cristiano pero no le gustaba lo que otros músicos decían de los católicos. “No estaba tratando de ser un defensor de la Iglesia pero me encontraba en la tesitura de aclarar a la gente que lo que decían no era lo que la Iglesia enseña”, afirma.

Esta defensa involuntaria de la Iglesia le condujo, afirma Carlos Zamora, “a leer a un montón de apologetas, -yo no trataba de ser un apologeta profesional- sino que me vi en la posición de tener que ser capaz de dar buenas respuestas a la gente, y lo más importante, proteger mi propia fe. De hecho, terminé siendo bastante bueno explicando el catolicismo a la gente”.

Carlos Zamora, en un concierto para jóvenes católicos
Su mayor alegria, descubrir la Eucaristía
Y así descubrió una realidad maravillosa. Había cosas sobre las que nunca había reflexionado y otras eran completamente nuevas. C2six pone como ejemplo la Eucaristía. “Era un adulto que había sido bautizado católico pero no tenía ni idea de lo que creía sobre la Eucaristía. No fue hasta que alguien me dijo: ‘los católicos creen que Jesús está realmente presente allí”.

Entonces le presentaron a los padres de la Iglesia. Este rapero de los suburbios indica que “empecé a leer, en particular, a san Justino Mártir y a San Ignacio de Antioquía. Me quedé asombrado. Cuando realmente creía en la presencia real de Jesús en la Eucaristía me dije: ‘bueno, esto es un hecho, estoy de vuelta para siempre”.

Ahora hace rap para "gloria de Dios"
“Si estaba realmente Jesús en el altar, y estamos invitados a acercarnos a él en ese sacramento, ¿cómo podía decir que no, aunque yo no entendiera cómo funcionaba todo?", se preguntaba.

A partir de su descubrimiento de la Eucaristía todas sus dudas fueron desapareciendo una a una. Ahora hace rap católico y junto a otros artistas evangeliza a los jóvenes a través de la música, con unas letras muy alejadas a la violencia que marcaba su estilo en el pasado. “Todo estaba basado en un sueño y en un deseo de hacer algo para la gloria de Dios”, concluye Carlos Zamora.



in



Sem comentários:

Enviar um comentário