domingo, 27 de novembro de 2016

Francisco: "El clericalismo es uno de los males más serios que tiene la Iglesia"

Francisco, con los jesuitas
El Papa pidió "coraje y audacia profética" a los jesuitas en un diálogo con la CG36


"Faltan esos grandes políticos que eran capaces de jugarse en serio por sus ideales"
Jesús Bastante, 24 de noviembre de 2016 a las 17:17


(Jesús Bastante).- "El clericalismo es uno de los males más serios que tiene la Iglesia, se aparta de la pobreza. El clericalismo es rico. Y si no es rico en dinero, es rico en soberbia (...). El clericalismo es una de las formas de riqueza más graves que se sufre hoy día en la Iglesia". El pasado 24 de octubre, el Papa visitó la Congregación General de la Compañía de Jesús y, tras su discurso, mantuvo un intenso coloquio con los jesuitas.

Ahora, un mes después, dicho diálogo ha sido reproducido por La Civiltà Cattolica. En el mismo, Francisco reclama "coraje y audacia profética" a sus hermanos jesuitas, al tiempo que insiste en que "una Iglesia pobre para los pobres es la del Evangelio, la del sermón de la montaña y la del sermón de la llanura".

Junto a Arturo Sosa, Francisco aseguró que, en la actualidad, "faltan esos grandes políticos que eran capaces de jugarse en serio por sus ideales". "En general -subrayó el Papa-, la opinión que escucho es que los políticos están de capa caída. Faltan esos grandes políticos que eran capaces de jugarse en serio por sus ideales y no le tenían miedo al diálogo ni a la pelea, sino que iban adelante, con inteligencia y con el carisma propio de la política".

Para el Pontífice, "la política en general, la gran política, se ha degradado cada vez más en la pequeña política", en mitad de "un mundo caracterizado por las polarizaciones políticas". "No solo en la política partidista dentro de cada país, sino en las políticas sectoriales dentro de un mismo continente", agregó.

Pese a su mala prensa, Bergoglio destacó que "la política es una de las formas más altas de la caridad. La gran política. Y en eso creo que las polarizaciones no ayudan. Por el contrario, lo que ayuda en la política es el diálogo".

Francisco también criticó "la corrupción muy difundida en algunos países", especialmente cuando finalizan los mandatos de algunos gobernantes, cuando "enseguida se busca reformar la Constitución para permanecer en el poder". "Un país no pude crecer si no se respetan los fundamentos legales que el país mismo se ha dado para la propia gobernabilidad futura", recalcó Bergoglio.


En otro orden de cosas, el Papa propuso un nuevo modelo de inculturación, pues "la unidad se hace conservando las identidades de los pueblos, de las personas, de las culturas". Pese a todo, aún queda mucho por hacer: "Tenemos más conciencia de lo que significa la riqueza de los pueblos indígenas (..), tanto política como culturalmente se los quiere anular siempre más".

Sin embargo, uno de los temas que más preocupan a Francisco está en el interior de la pobreza, en la corrupción y el dinero. "Cuántos desastres eclesiales empezaron por falta de pobreza, incluso fuera de la Compañía, me refiero a toda la Iglesia en general. Cuántos escándalos de los que lamentablemente me tengo que enterar, por el lugar en que me encuentro, nacen del dinero", lamentó.

Y recordó que "la pobreza engendra, es madre, engendra vida espiritual, vida de santidad, vida apostólica. Y es muro, defiende". El Papa, quien se definió como "un pesimista", que "no depresivo", asegura que ha encontrado en la consolación "mi mejor antidepresivo".

"Con respecto a mi pontificado me consuela sentir interiormente: está bien. No fue una convergencia de votos los que me metieron en este baile sino que está Él metido allí. Esto me consuela mucho", concluyó.

Para leer la transcripción del diálogo, pincha aquí:


in



Sem comentários:

Enviar um comentário