quarta-feira, 26 de outubro de 2016

Soldados iraquíes fabrican una cruz y la colocan en lo alto de una iglesia tras la toma de Bartella

ReL  26 octubre 2016

Dos soldados iraquíes colocan una cruz en lo alto de una iglesia en Bartella
Estado Islámico está sufriendo derrota tras derrota en la llanura de Nínive, en Irak, precisamente la zona del país que concentra a la minoría cristiana. Una vez que las tropas iraquíes y kurdas van tomando plazas como Qaraqosh o Bartella, los combatientes están acudiendo a los restos de las iglesias para ver en qué estado han quedado.

Por ejemplo, en la localidad de Bartella los soldados han construido de forma improvisada una cruz con varias ramas y la han colocado en lo alto de la torre de la iglesia mientras hacían repicar las campanas.

Rápidamente las imágenes de estos soldados han dado la vuelta al mundo mostrando que los yihadistas no han podido cumplir con su objetivo de barrer el cristianismo de Irak.


Tras estas últimas victorias las tropas iraquíes se encuentran ahora a tan sólo cinco kilómetros de Mosul, la ciudad más importante de la zona y punto neurálgico de Estado Islámico en el país.

Los cristianos, cada vez más esperanzados de volver a casa
Los cristianos están cada vez más esperanzados con volver a sus hogares después de que se vieran obligados a huir a Erbil y sus alrededores hace dos años ante los avances de los yihadistas. De hecho, la comunidad cristiana celebró por todo lo alto la recuperación de Qaraqosh, considerada la capital cristiana de Irak.

En ese momento también se produjo otra llamativa imagen que dio la vuelta al mundo. Y era la instántanea de un soldado limpiando cuidadosamente una talla de la Virgen María en el interior de una iglesia destrozada.



in



Sem comentários:

Enviar um comentário