quarta-feira, 19 de outubro de 2016

El Papa en Sta. Marta: ‘El buen sacerdote sigue a Jesús y no al poder’

El cristiano que haya sido abandonado por todos tendrá al Señor a su lado, podrá estar desolado pero no amargado


Pope Francis celebrating Mass at Casa Santa Marta - May 21st
PHOTO.VA - L'Osservatore Romano

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- Es bueno el pastor que sigue a Jesús y no el que sigue el poder. Aunque haya sido abandonado por todos tendrá al Señor a su lado, podrá estar desolado pero no amargado. Lo explicó este martes el papa Francisco en su homilía de la misa en la Casa Santa Marta.

El Santo Padre comentó la Segunda carta a Timoteo y la parte final de la vida de los apóstoles, y como san Pablo, sentía soledad en la dificultad: fueron abandonados, víctimas de la perfidia.

“Pero es el gran Pablo, el que sintió la voz del Señor, la llamada del Señor, aquel que fue de un lado a otro, que sufrió tantas pruebas por haber predicado el Evangelio, que hizo entender a los apóstoles que el Señor quería que también los Gentiles entraran en la Iglesia; el gran Pablo que en la oración subió hasta el séptimo cielo y escuchó cosas que nadie había oído antes”, explicó el Papa.

Y añadió que “el gran Pablo está allí en aquel cuarto de una casa, en Roma, esperando saber como terminará esta lucha en el interior de la Iglesia entre las partes, entre la rigidez de los judaizantes y aquellos discípulos fieles a él”. O sea que “así termina la vida del gran Pablo, en la desolación, pero no en el resentimiento o en la amargura”.

Esto le sucedió, indicó Francisco, también a Pedro, al gran Juan Bautista, que “en la celda, solo y angustiado”, manda a sus discípulos a preguntarle a Jesús si Él es el Mesías y termina siendo decapitado por “el capricho de una bailarina y la venganza de una adúltera”.

El Santo Padre recordó que le sucedió así también a san Maximiliano Kolbe “que había creado un movimiento apostólico en todo el mundo y tantas cosas grandes” y muere en la prisión de un campo de concentración”.

“El apóstol cuando es fiel –subraya el Papa– no se espera otro final que el de Jesús”, pero el Señor le estará cerca, “no lo deja y en Èl encuentra su fuerza”. Así muere Pablo, “esta es la ley del Evangelio: si el grano no muere no da fruto”. Después sigue la resurrección.

Pero cuando el pastor en su vida –señaló Francisco– se ocupa de otras cosas, como el poder o el dinero, puede que no muera solo, porque estarán los nietos que esperan lo que pueden heredar.

El Papa en su homilía recordó que cuando va a visitar las casas de reposo para sacerdotes ancianos encuentra a tantos sacerdotes buenos que han dado su vida por los fieles. Y están allí enfermos o en silla de ruedas, pero se ve esa sonrisa porque ven que el Señor está cerca de ellos. Y ellos preguntan ¿cómo va la diócesis? ¿cómo van las vocaciones?

Y volviendo a Pablo, solo, mendicante, víctima de la maldad, el Pontífice recuerda que estaba abandonado por todos menos que por el Señor Jesús: ‘Solamente el Señor le estuvo cerca’.

“Recemos por los pastores –concluyó Francisco– que se encuentran al final de su vida y que están esperando que el Señor les lleve con Él. Y para que el Señor les de fuerza, consolación y seguridad, aunque se sientan enfermos y solos”.



in



Sem comentários:

Enviar um comentário