domingo, 16 de outubro de 2016

El Papa canoniza 7 nuevos santos

En la homilía, el Santo Padre ha asegurado que “orar no es refugiarse en un mundo ideal, no es evadir a una falsa quietud”


Canonización plaza de San Pedro - CTV
Canonización plaza de San Pedro - CTV

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El santo padre Francisco ha canonizado esta mañana, en la plaza de san Pedro, a siete nuevos santos para la Iglesia católica. El español Manuel González García, obispo de Palencia y Fundador de la Unión Eucarística Reparadora y de la Congregación de las Religiosas Misioneras Eucarísticas de Nazaret; José Gabriel del Rosario Brochero, sacerdote diocesano conocido como el cura brochero, de Argentina; el mexicano José Luis Sánchez del Río, mártir con tan sólo 14 años. Los italianos Ludovico Pavoni, sacerdote fundador de la Congregación de los Hijos de María Inmaculada y Alfonso María Fusco, sacerdote fundador de la Congregación de las religiosas de San Juan Bautista. Los franceses Salomón Leclerq de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y sor Isabel de la Santísima Trinidad Catez, monja profesa de la Orden de los Carmelitas Descalzos. 

Todos ellos han subido hoy a los altares, en una ceremonia multitudinaria, en la que han participado unos 70 mil fieles venidos de distintas partes del mundo. En la homilía de la misa de canonización, el Santo Padre ha querido recordar que el modo de obrar cristiano es estar firmes en la oración para permanecer firmes en la fe y en el testimonio. Al mismo tiempo ha reconocido que “cada uno de nosotros se cansa” pero “no estamos solos, hacemos parte de un Cuerpo”. El Pontífice ha explicado que “somos miembros del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, cuyos brazos se levantan al cielo día y noche gracias a la presencia de Cristo resucitado y de su Espíritu Santo”. Y sólo en la Iglesia y gracias a la oración de la Iglesia –ha añadido–  podemos permanecer firmes en la fe y en el testimonio.

Los santos son “hombres y mujeres que entran hasta el fondo del misterio de la oración”. Hombres y mujeres que “luchan con la oración”, “dejando al Espíritu Santo orar y luchar en ellos”.  Luchan hasta el extremo –ha asegurado– con todas sus fuerzas, y vencen, pero no solos: “el Señor vence a través de ellos y con ellos”. También estos siete testigos que hoy han sido canonizados, “han combatido con la oración la buena batalla de la fe y del amor”. Por ello, ha reconocido el Santo Padre, “han permanecido firmes en la fe con el corazón generoso y fiel”. Por eso, el Santo Padre ha pedido con el ejemplo e intercesión de los nuevo santos que “Dios nos conceda también a nosotros ser hombres y mujeres de oración; gritar día y noche a Dios, sin cansarnos”, “dejar que el Espíritu Santo ore en nosotros, y orar sosteniéndonos unos a otros para permanecer con los brazos levantados, hasta que triunfe la Misericordia Divina”. 

Los nuevos santos –ha dicho el papa Francisco– han alcanzado la meta, han adquirido un corazón generoso y fiel, gracias a la oración: han orado con todas las fuerzas, han luchado y han vencido. Así, el Santo Padre ha invitado a orar como Moisés, como se lee en la lectura del día, “de pie en la cima del monte con los brazos levantados” pero, en ocasiones, “dejaba caer los brazos por el peso, y en esos momentos al pueblo le iba mal”. Entonces Aarón y Jur hicieron sentar a Moisés en una piedra y mantenían sus brazos levantados, hasta la victoria final. Así, ha recordado Francisco, este es el estilo de vida espiritual que nos pide la Iglesia: “no para vencer la guerra, sino para vencer la paz”. En el episodio de Moisés –ha observado– hay un mensaje importante: el compromiso de la oración necesita del apoyo de otro. Asimismo, ha asegurado que el cansancio es inevitable, y en ocasiones ya no podemos más, “pero con la ayuda de los hermanos nuestra oración puede continuar, hasta que el Señor concluya su obra”.

Por otro lado ha advertido de que no se vence la “batalla” de la perseverancia sin la oración. Pero no una oración esporádica e inestable, sino, como dice Jesús, “orar siempre sin desanimarse”.

El misterio de la oración –ha explicado el Papa– es gritar, no cansarse y, si te cansas, pedir ayuda para mantener las manos levantadas. En esta misma línea, ha precisado que “orar no es refugiarse en un mundo ideal, no es evadir a una falsa quietud”. Por el contrario, “orar y luchar, y dejar que también el Espíritu Santo ore en nosotros”.  Además, es el Espíritu Santo quien nos enseña a rezar, quien nos guía en la oración y nos hace orar como hijos.



in



Sem comentários:

Enviar um comentário