quinta-feira, 27 de outubro de 2016

Cristianos e hindúes, “juntos para promover la esperanza entre las familias”

El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso felicita a los hindúes con motivo de la festividad de Deepavali


Dipavali Hindu festival and dance
WIKIMEDIA COMMONS

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- Una sociedad sana depende de los lazos familiares y sin embargo, se sabe que hoy en día la noción misma de familia se ve socavada por un clima de relativismo en su significado y valor esencial.

Del mismo modo indica que “también la vida familiar es a menudo perturbada por graves hechos como la guerra, la pobreza y la migración que, desgraciadamente han pasado a ser habituales  en todo el mundo”. Sin embargo, “existen fuertes indicios de esperanza renovada gracias a los testimonios de cuantos creen en la perdurable importancia del matrimonio y la vida familiar para el bien de cada persona y de la sociedad en su conjunto”.

Así lo explica el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso en el mensaje que ha enviado a los hindúes con motivo de la festividad de Deepavali o Diwali, la fiesta de las luces que cae entre octubre y noviembre, durante el mes hindú de ashwayuja. 

Las familias, explica en mensaje, deben ser un “laboratorio de la esperanza” donde los hijos aprenden del ejemplo de sus padres y familiares, y experimentan el poder de la esperanza para consolidar las relaciones humanas, sirviendo a los más olvidados de la sociedad y superando las injusticias de hoy. 

Las fiestas de Deepavali, entre las más importantes del calendario, duran cinco días durante los cuales “se refuerzan los lazos con familiares  y amigos” a los que se visita y se invita a comer ofreciéndoles dulces y la noche se ilumina de luces y fuegos artificiales. Simboliza –explica el comunicado de prensa de la Santa Sede– el triunfo del bien sobre el mal y recuerda el regreso a la ciudad de Ayodhya del príncipe Rama después de haber derrotado al rey de los demonios Ravaṇa. Según la leyenda, los habitantes de Ayodhya tapizaron las murallas y los tejados con hileras (avali) de lámparas(dipa) para que Rama pudiera encontrar fácilmente el camino.

El mensaje de este año, firmado por el presidente de ese dicasterio el cardenal Jean-Louis Tauran y por el secretario, el obispo Miguel Ángel Ayuso Guixot MCCJ, se titula: “Cristianos e hindúes: Promovamos la esperanza entre las familias”.

Ante la conciencia de los desafíos globales que enfrentamos todos los días, “proponemos una reflexión sobre cómo nosotros, cristianos e hindúes juntos, podemos promover la esperanza en las familias y humanizar cada vez más a nuestra sociedad”.

En el mensaje se recuerda que sabemos que la familia es la “primera escuela de  humanidad” y que los padres son los “primeros y principales” educadores de sus hijos. De este modo recuerdan que en la familia es donde los hijos, guiados por el noble ejemplo de los padres y los ancianos”.

Allí “se forman en  los valores que les ayudarán a desarrollarse como seres humanos buenos y responsables”. Por otro lado advierten de que con demasiada frecuencia, sin embargo, “las circunstancias familiares merman el optimismo y el idealismo de la juventud”. Por lo tanto es muy importante que los padres, junto con la comunidad en general, “inculquen en sus hijos un sentido de esperanza, guiándolos hacia un futuro mejor, y a la búsqueda del bien, incluso ante la adversidad”. 

Finalmente recuerdan que a san Juan Pablo II le gustaba decir que “el futuro de la humanidad se fragua en la familia”. Si la humanidad ha de prosperar y vivir en paz, entonces, “las familias tienen que asumir la tarea de cultivar la esperanza y alentar a sus hijos a ser mensajeros de esperanza para el mundo”, precisa.

Como cristianos e hindúes –concluye el mensaje– unámonos a todas las personas de buena voluntad para sostener el matrimonio y la vida familiar, haciendo de las familias  escuelas de esperanza. Llevemos la luz de la esperanza en todos los rincones de nuestro mundo, brindando consuelo y fortaleza a todos los necesitados.
 

in



Sem comentários:

Enviar um comentário