domingo, 23 de outubro de 2016

China y el Vaticano, al borde del acuerdo en el nombramiento de obispos


El presidente de China, Xi Jinping, y el Papa Francisco                                                                                 Reuters
Roma y Pekín preparan la ordenación de dos nuevos prelados, reconocidos por ambos


Un paso más para la deseada unión entre las Iglesias "patriótica" y la "clandestina"
Cameron Doody, 21 de octubre de 2016 a las 12:46


Fieles católicos en la ciudad china de Taiyuan
(Cameron Doody).- Un acuerdo entre China y el Vaticano respecto al nombramiento de obispos llegará antes de diciembre. Roma quiere poner fin al vacío de poder en más de la mitad de las diócesis chinas, que o bien no tienen actualmente quien las dirija o bien están dirigidas por obispos que ya han cumplido los 75 años.

Según fuentes citadas por Reuters, en diciembre se reunirá la máxima autoridad de la llamada "Iglesia patriótica". La última reunión de la Asamblea Nacional de Representantes Católicos, en 2010, desencadenó la excomnión de tres obispos de esta Iglesia estatal, y el Vaticano quiere evitar un nuevo enfrentamiento con Pekín y eludir un posible cisma entre los fieles. Los católicos chinos están divididos entre comunidades leales al gobierno y otras "clandestinas", que son leales al Vaticano.

Si bien el reestablecimiento de relaciones diplomáticas no está encima de la mesa por el momento, impera el optimismo en lo que concierne a la cuestión del nombramiento de obispos. En agosto Pekín permitió que delegados del Vaticano se reunieron con los ocho obispos chinos que fueron ordenados irregularmente, lo que ha provocado que Roma ahora está dispuesta a reconocer a cuatro de ellos.

Aparte de los pastores de las diócesis de Chengde, Harbin y Puqi, también se incorporará a la Iglesia fiel al Vaticano el obispo de Kunming, Joseph Ma Yinglin. El reconcimiento por Roma de este último prelado es especialmente importante, ya que es a la vez presidente de la Conferencia Episcopal del país y vice-presidente de la Asociación Patriótica Católica, organizaciones ambas que rinden cuentas al gobierno chino.




En las reuniones de agosto se produjo también una serie de pautas para los nombramientos episcopales que tendría ya el visto bueno de ambas partes. Según fuentes cercanas a las negociaciones, tanto Pekín como Roma han acordado que los nuevos obispos serán escogidos por el clero local, si bien el Papa podría vetar un candidato siempre y cuando diera cuenta de sus razones por hacerlo al gobierno.

Otra razón para la esperanza es que se estarían preparando ya las ordenaciones de dos nuevos obispos en el país que serían reconocidos por las dos Iglesias. Uno de ellos será para la diócesis de Chengdu, en la provincia suroccidental de Sichuan, mientras el otro podría ser o para Changzhi, en el norte del país, o para Xichang, también en Sichuan, según fuentes.

Contactada por Reuters, la viceportavoz de la Santa Sede, Paloma García Ovejero, ni confirmó ni negó los rumores de que el acuerdo sea inminente. Por su parte, Elisa Giunipero, de la Universidad Católica de Milán, recalcó en la oportunidad histórica que se presenta en este momento. Un acuerdo sobre los obispos, enfatizó, acabaría en China "con el riesgo de cisma que ha estado presente los últimos sesenta años".



 


 in





1 comentário: