domingo, 31 de janeiro de 2016

Dos millones de italianos se manifiestan en contra del matrimonio gay y las adopciones de niños

Una gran reivindicación en favor de la familia natural

Multitudinaria concentración en Roma a favor de la familia
Actuall / ReL  30 enero 2016

Se auguraba un gran éxito y las previsiones se han desbordado. El mítico Circo Máximo, situado en el centro de Roma y en el que cientos de cristianos fueron martirizados en el pasado, ha servido de escenario para dar cabida a la mayor manifestación que se ha celebrado en Italia a favor de la familia y en contra de la “ley Cirinna” que quiere imponer el Gobierno de Matteo Renzi. 

El Senado debatirá finalmente esta semana, tras haber sido pospuesto, esta ley que abrirá la puerta al llamado matrimonio homosexual y a la adopción mediante distintas argucias legales. Y a pesar de la oposición que muestra la ciudadanía en las encuestas, el Ejecutivo pretende imponer el rodillo parlamentario.

Este sábado Matteo Renzi se ha encontrado con la respuesta de la sociedad civil. Una concentración sin parangón en el país. Los grupos profamilia se han unido a los pujantes movimientos de la Iglesia y con el apoyo de la Conferencia Episcopal Italiana han conseguido sacar a dos millones de personas a la calle sólo en Roma.

Una auténtica fiesta llena de familias y niños
Exultante desde el escenario uno de los organizadores, Massimo Gandolfini, afirmaba que “somos muchos, muchos más de los que pensábamos. Esta movilización no es contra nadie, sino a favor de la familia”.

Un escenario que, para la ocasión, mostró una pancarta con este mensaje: “Prohibido desguazar a la familia”. Gandolfini se mostró a favor del respeto a los valores tradicionales y pidió que no se reconozca el derecho de adopción del hijo de la pareja.

También hubo participación del mundo de la política. Al acto acudieron políticos como el ministro italiano de Medioambiente, Gianluca Galletti, que días antes había defendido su derecho a manifestarse por convicción y no como miembro del Ejecutivo de Renzi, que sí apuesta por la aprobación de esta ley.
 

Estuvieron también presentes el gobernador de la región de Lombardía, Roberto Maroni; el senador del grupo de Silvio Berlusconi Forza Italia, Maurizio Gasparri; el diputado de Forza Italia, Renato Brunetta; y el exministro de Reformas Constitucionales durante el Gobierno de Enrico Letta, Gaetano Quagliariello, entre otros.

"Para un hijo, un padre y una madre es un derecho"
El exministro de Infraestructuras de Italia hasta el pasado año, Maurizio Lupi, ha asegurado a través de Twitter ha asegurado que “para un hijo, tener un padre y una madre es un derecho“. “Esta es una gran fiesta por la familia tradicional, esto es un derecho bello y legítimo”, dijo por su parte el presidente de la región de Apulia, Michele Emiliano, en declaraciones recogidas por los medios locales.

La concentración ha sido una auténtica fiesta. Miles de familias han acudido con los niños no sólo para protestar contra la ley que se quiere imponer sino para mostrar la belleza de la familia y de los hijos, para que todos sepan que un niño necesita un padre y una madre. Globos, pancartas de todo tipo y cientos de lemas. Así se ha desarrollado una jornada festiva en la que no se ha producido ningún tipo de incidente.


in



 

Hadjadj: «Los católicos tenemos que encontrar una cierta virilidad en el anuncio del Evangelio»

Alerta del "perfil bajo" del catolicismo en Europa

El filósofo Fabrice Hadjadj cree que la maternidad es la primera línea de defensa contra la deshumanización tecnocrática... gracias a las madres los niños se gestan, no se producen

JL / ReL  31 enero 2016

Fabrice Hadjadj es un filósofo francés y uno de los grandes intelectuales católicos de nuestro tiempo. Una de sus características principales es la claridad en sus exposiciones, lo que le hace no tener pelos en la lengua a la hora de hacer un análisis de la situación de la Iglesia, de los católicos y del mundo de hoy. 

Y así lo ha manifestado en una entrevista en Famille Chretienne donde repasa desde el yihadismo, la juventud musulmana que vive en Francia así como la respuesta que puede dar Europa ante esta situación y la secularización que vive el continente.

El perfil bajo del catolicismo
Hadjadj asegura que el catolicismo ha ido perdiendo terreno en Francia y no ha estado presente entre tantos jóvenes que han acabado abrazando el islam o movimientos evangélicos al buscar respuestas a su vida porque “los católicos han estado demasiado tiempo a la defensiva”.

En su opinión, el catolicismo ha optado durante demasiado tiempo por un “perfil bajo” como si hubiera olvidado la cita del Evangelio que habla de no esconder la lámpara debajo de la mesa, como si hubiera existido “una especie de vergüenza”.

Por todo ello, el filósofo francés apuesta por “encontrar una cierta virilidad en el anuncio del Evangelio”. Y lo justifica afirmando que “Cristo es el Cordero, pero también es el León de Judá, el cristiano es el hermano universal pero también es un buen soldado de Jesús”.

Los católicos, llamados a hacer "cosas grandes"

Además, cita a Santo Tomás de Aquino y dice que la humildad debe llevar al católico a la “magnanimidad”, es decir, “la grandeza del alma que nos hace avanzar hacia cosas grandes y difíciles, porque eso es lo que es digno de un hijo de Dios”.

Del mismo modo, sobre qué respuestas dar a tantos jóvenes franceses que viven en guettos y que no conocen a Dios y se dejan llevar por corrientes fundamentalistas, Fabrice Hadjadj cita dos textos del Papa Francisco, la Evangelii Gaudium y Laudatio Si.

El filósofo recuerda las palabras de Francisco de que ni la evangelización ni la santidad son especialidades. Por ello, si debido a la Providencia a la persona le toca nacer en un tiempo y en un país concreto, la misión que Dios da a cada uno cuenta ya con las limitaciones y debilidades que ello pueda conllevar. Pero todos están llamados a la misión, cada uno en sus circunstancias.

Fabrice Hadjadj, que fue ateo y nihilista, es también uno de los grandes defensores de la familia cristiana. De familia judía de izquierda radical, él era ateo y nihilista... hasta que empezó a leer la Biblia para burlarse de ella... y encontró una gran sabiduría. A partir de ahí su vida cambió por completo y le llevó a ser el intelectual que todos conocemos hoy.

in


Atea y asesora del Partido Demócrata sorprende ante las cámaras: «¡Mañana seré católica!»

Ahora es una firme defensora de la vida

Kirsten Powers
Portaluz / ReL  31 enero 2016

A principios de octubre del 2015, Kirsten Powers, periodista y destacada portavoz del Partido Demócrata en Estados Unidos,  declaraba con evidente emoción ante las cámaras de Fox News en un estudio situado en Manhattan (Nueva York): “¡Mañana seré católica!”.

Valorada como una líder positiva por los medios de comunicación neoyorquinos, hasta ese instante Kirsten Powers había sido conocida por ser abiertamente atea entre los miembros del Partido Demócrata. Tras descubrir la fe en Cristo -según señala un artículo de la revista alemana Pro que reproducimos desde la versión en español de nuestros colegas de Aleteia-, ella está reordenando su vida de forma completamente diferente… 

Kirsten Powers nació en 1969 en Alaska. Aunque su familia pertenecía a la Iglesia Episcopal, ella no mostró ningún interés por la fe. Durante sus estudios de Ciencias Políticas y Periodismo en la Universidad de Maryland, en la periferia de Washington, se construyó una visión del mundo completamente al margen de Dios. Con esa convicción inició su carrera en política trabajando para el polémico gobierno de Bill Clinton entre 1992 y 1998.

“En la Casa Blanca me rodeé de personas muy intelectuales que, si tenían sus creencias, no querían hablar de ellas”, explica Powers a la revista Christianity Today. En Nueva York, donde luego trabajó para la compañía de AOL-Time Warner y finalmente para el Partido Demócrata como asesora de estrategia, vivía en un ambiente agresivamente ateo. La expresión de toda fe en Dios era objeto de burla y de un profundo rechazo.

Del amor humano a lo divino
Fue el amor lo que le dio un giro a su vida. Para su pareja ideal tenía una condición básica: “Que no fuera un creyente practicante”. Así que cuando comenzó a salir con un chico que le preguntó: “¿Tú crees que Jesús es tu Salvador?”, obviamente se sorprendió. Su primer pensamiento dice que fue: “¡Oh, no, otro que también está loco!”. Ya entendía por qué estaba intentando narrarle el Evangelio, la Pasión y la Resurrección de Cristo. Pero ella seguía convencida de que nunca podría creer en semejantes hechos, que consideraba disparates. Sin embargo, un nuevo sentimiento fue tomando forma gradualmente en su interior: “¿Y si fuera cierto? ¿Debería al menos considerar esta posibilidad?”.

Entonces se reunió con su compañero para asistir a una celebración en una iglesia presbiteriana. “Lo que vi me pareció chocante y desagradable”. Había un grupo de música tocando algo… que más tarde descubrió que se trataba de canciones de alabanza. Luego llegó el momento de la homilía y quedó fascinada. Estaban en la parroquia de Timothy Keller, un escritor mundialmente conocido, apologista del cristianismo y especialista en la pastoral para jóvenes urbanos sumidos en la posmodernidad.

“Su sermón tenía una estructura de gran precisión intelectual. Transmitía su amor por el arte, la historia y la filosofía”. Kirsten Powers regresó a esta parroquia que había promovido Keller para detectar los puntos débiles de una visión totalmente descristianizada del mundo. Sólo cuando hablaban de Cristo la periodista demócrata recuperaba su escepticismo habitual.

Jesús le habla en sus sueños
A continuación comenzó a leer la Biblia. Ocho meses más tarde, llegó a la conclusión de que el cristianismo salía beneficiado de tantas reflexiones e interrogantes. Luego, vivió una experiencia muy intensa durante un viaje a Taiwán cuando, en mitad de la noche: “Me desperté entre lo que parecía sueño y realidad”, explica. “Jesús vino a mí y me dijo: “Aquí estoy”, ¡y me pareció tan real!”.

A su regreso a Nueva York, se sentía desconcertada: “Sentía a Dios en todas partes y era algo angustiante. Creía que me estaba volviendo loca”. Entonces participó en un grupo de oración con Eric Metaxas, un escritor cristiano atento a las almas perdidas de estos difíciles tiempos. Powers no recuerda cuál fue el tema de la reflexión. Lo único que recuerda es que volvía a ser ella de nuevo:
“Por fin reconocí que Dios es la única verdad. Sentí una paz indescriptible, tuve la sensación de estar viendo el mundo con unos ojos completamente diferentes”. Sin embargo, por miedo a convertirse en uno de esos cristianos a los que ella encontraba ridículos, continuó intentando ignorar a Dios. “Pero eso no tenía ningún sentido. No importa donde fuera, Él ya estaba allí”.

Ni de izquierdas ni conservadora
Así, esta mujer de carrera bien trazada y llena de éxito descubre, con casi 40 años, que su rumbo viene trazado por la fe cristiana. Su familia, sus amigos, sus colegas, ninguno entendía por qué de repente empezó a creer en Dios. “Mi mayor preocupación”, manifiesta, “era que los cristianos intentaran hacer de mí una partidaria del bando republicano”.

Sin embargo, Powers se ha mantenido vinculada al Partido Demócrata y defiende su posición en programas de entrevistas y en la prensa. No obstante, no se ha convertido en lo que algunos podrían calificar como una “católica de izquierdas”. Powers se posiciona abiertamente a favor de la protección de la vida desde la concepción. En su libro The silencing. How The left is killing Free Speech –que podríamos traducir como El silenciamiento. Cómo la izquierda está matando la libertad de expresión–, se adentra en una crítica a su propio grupo político, pero sin abandonarlo.

Desde este punto de vista denuncia la profunda intolerancia de muchos liberales de izquierda y sobre todo de un cierto tipo de feminismo que se erige como una auténtica policía del pensamiento.

Sobre las razones de su conversión al catolicismo nada más ha dicho. Sólo en su cuenta de Twitter escribió una nota agradeciendo al sacerdote y comentarista de televisión Jonathan Morris por su acompañamiento.


in



Papa no Angelus: Tratar a religião como um investimento humano é uma tentação

Francisco recorda que Deus nos convida a acolher a consoladora verdade do Evangelho e a caminhar pelo caminho do bem

  Angelus e Regina Caeli


Como todos os domingos, o Papa Francisco rezou o Angelus da janela de seu escritório no Palácio Apostólico, diante de uma multidão presente na Praça de São Pedro.

Dirigindo-se ao fiéis e peregrinos de todo o mundo, o Pontífice disse:

Queridos irmãos e irmãs, bom dia!

A narração do Evangelho de hoje nos leva, mais uma vez, como no domingo passado, à sinagoga de Nazaré na Galileia onde Jesus cresceu em família e é conhecido por todos. Ele, que recentemente tinha iniciado sua vida pública, agora retorna pela primeira vez apresentando-se à comunidade em dia de sábado. Lê a passagem do profeta Isaías que fala do futuro Messias e por fim declara: “cumpriu-se hoje mesmo esta passagem da Escritura que acabais de ouvir ” (Lc 4,21). Os conterrâneos de Jesus, a princípio espantados e admirados, em seguida, começaram a murmurar entre eles e a dizer: porque é que este que pretende ser o Consagrado do Senhor, não repete aqui na sua cidade, os prodígios que se diz ter feito em Cafarnaum e nas aldeias vizinhas? Então Jesus diz: “Nenhum profeta é bem recebido em sua própria terra” (v. 24), e apela aos grandes profetas de outrora Elias e Eliseu, que realizam milagres em favor dos pagãos para denunciar a incredulidade de seus povos. Então, os presentes se sentem ofendidos, se levantam indignados, expulsam Jesus e querem lança-lo no precipício. Mas ele, por força de sua paz “passando pelo meio deles, continuou o seu caminho” (v. 30). Sua hora ainda não tinha chegado.

Esta passagem do evangelista Lucas não é apenas a narração de uma briga entre vizinhos, como às vezes acontece em nossos bairros, motivada pela inveja e pelo ciúme, mas destaca uma tentação à qual o homem religioso está sempre exposto – todos nós estamos expostos – e da qual devemos decisivamente nos afastarmos. E que tentação é essa? É tentação de tratar a religião como um investimento humano e, por consequência, colocar-se num “contrato” com Deus buscando os próprios interesses. Em vez disso, na verdadeira religião trata-se de acolher a revelação de um Deus que é Pai e que cuida de cada uma das suas criaturas, mesmo daquelas menores e insignificantes aos olhos dos homens. Precisamente nisto consiste o ministério profético de Jesus: em anunciar que nenhuma condição humana pode constituir motivo de exclusão – nenhuma condição humana pode ser motivo de exclusão – do coração do Pai e que o único privilégio aos olhos de Deus é o de não ter privilégios. O único privilégio aos olhos de Deus é o de não ter privilégios, de não ter padrinhos, de estar abandonados nas suas mãos.

“Hoje cumpriu-se a escritura que acabais de ouvir” (Lc 4, 21). O “hoje” proclamado por Cristo naquele dia, vale para todos os tempos; ressoa também para nós nesta praça, lembrando-nos da actualidade e da necessidade da salvação trazida por Jesus à humanidade. Deus vem ao encontro dos homens e das mulheres de todos os tempos e lugares, na situação concreta em que estes se encontram. Vem também ao nosso encontro. É sempre ele que dá o primeiro passo: vem visitar-nos com a sua misericórdia, levantar-nos da poeira dos nossos pecados, vem estender-nos a mão para tirar-nos do abismo em que o nosso orgulho nos fez cair, e nos convida a acolher a consoladora verdade do Evangelho e a caminhar pelo caminho do bem. Mas é sempre ele que vem nos encontrar, nos procurar.

Retornemos à sinagoga. Certamente naquele dia, na sinagoga de Nazaré, estava Maria, a Mãe. Podemos imaginar as batidas do seu coração, uma pequena antecipação do que vai sofrer sob a cruz, vendo Jesus, ali na sinagoga, antes admirado, depois insultado, ameaçado de morte. Em seu coração, pleno de fé, ela guardava cada coisa. Que ela nos ajude a nos converter de um deus de milagres ao o milagre de Deus, que é Jesus Cristo.

Depois do Angelus

Queridos irmãos e irmãs,

Hoje celebramos o Dia Mundial dos doentes de hanseníase. Esta doença, embora em declínio, infelizmente, ainda afecta especialmente os mais pobres e marginalizados. É importante manter viva a solidariedade com estes nossos irmãos e irmãs, que ficaram inválidos em decorrência desta doença. Asseguramos a nossa oração e o nosso apoio àqueles que os assistem. Bons leigo, boas irmãs, bons padres.

Saúdo com afecto a todos, queridos peregrinos de diversas paróquias da Itália e de outros países, bem como associações e grupos. Em particular, saúdo os estudantes de Cuenca e de Torreagüera (Espanha). Saúdo os fiéis de Taranto, Montesilvano, Macerata, Erculano e Fasano.

E agora, saúdo os meninos e meninas da Acção Católica da Diocese de Roma! Agora eu entendo porque havia muito barulho na praça! Queridos jovens, também este ano, acompanhados pelo Cardeal Vigário e seus assistentes, vocês vieram numerosos para a “Caravana da Paz”.

Este ano, o testemunho de paz, animado pela fé em Jesus, seja ainda mais alegre e consciente, porque foi enriquecido pelo gesto que acabaram de realizar, ao passarem pela Porta Santa. Os encorajo a serem instrumentos de paz e misericórdia entre seus conterrâneos! Vamos ouvir a mensagem que seus amigos, aqui ao meu lado, irão ler.

E agora os meninos na praça soltarão balões, simbolizando a paz.

Desejo a todos um bom domingo e um bom almoço. E por favor não se esqueçam de rezar por mim. Até breve!


in


Escola do Chiado

Terminei a minha formação académica em ensino especial e não sabia ainda ao certo o que o futuro me reservava. Queria começar a trabalhar quanto antes, estava desejosa de pôr em prática tudo aquilo que aprendera nos últimos anos. Fui a várias entrevistas e todas corriam bem, tinha boas propostas de trabalho a aparecer mas nada me enchia o coração a 100% e ia recusando. Alguns amigos diziam-me que não compreendiam como é que, nos dias que correm, eu me dava ao luxo de recusar trabalho, apenas por não ser exatamente aquilo que procurava. Mas, no fundo, bem dentro de mim, havia uma luzinha que me dizia que algo maior iria aparecer, para esperar e confiar. E assim fui vivendo os meus dias, numa luta entre a busca pelo meu trabalho ideal e o descanso típico do Verão.
 
Foi então que, num jantar informal, o meu trabalho ideal chegou. Em pouco tempo consegui uma entrevista e, não sei bem como, estava em cima da mesa uma proposta de trabalho fantástica. Não sabia ao certo o que queria para o meu futuro mas tinha a certeza de que o ensino especial e as artes eram os pilares que sustentam a minha vocação profissional e esta proposta de trabalho assentava não só num pilar mas em ambos. De repente, ainda que sem compreender muito bem aquilo a que ia, a luzinha acendeu bem forte e tive a certeza que deveria aceitar a proposta. E assim foi. Aceitei e comecei a colaborar com a Fundação Maria Ulrich, no projeto Escola no Chiado. E foi então que o sonho começou.
 
A Escola no Chiado, situada no coração da cidade de Lisboa, assemelha-se a uma casinha de bonecas. É uma escola em ponto pequeno, mas com a exigência em ponto grande gigante! Na Escola no Chiado os alunos são tratados como um só, há lugar para todos, sem deixar de parte nenhum. É um ensino privilegiado a que qualquer criança pode ter acesso. E, como sabemos que as famílias são os principais agentes da educação, procuramos ter uma relação excelente com cada um, conhecer um pouco da sua história e ir ao encontro das suas necessidades e expetativas.
 
Aqui ensinamos as crianças a pensar em grande e a ir mais além, a tomar contacto com a realidade através do ensino do português, da matemática, das ciências e história, da educação física, e das artes plásticas e musicais. É uma escola onde as crianças crescem em amizade e sabedoria e onde se preparam para enfrentar um grande futuro. No fundo, viver o dia-a-dia na Escola no Chiado é como respirar bem fundo e sentir a presença do ar mais puro, é brincar às bonecas mas com princesas de verdade é, sem dúvida, viver um sonho palpando o chão do real! Melhor do que palavras? Só ver e comprovar! As portas da Escola no Chiado estão abertas e anseiam pela sua visita! Aqui há sempre lugar para mais um. Venha conhecer-nos e fazer parte deste sonho!







Rosarinho Morais Barbosa


O Matrimónio cristão e a Família…

A Família é a realidade natural, sociológica e cultural, construída sobre o compromisso estável, assumido publicamente, entre um homem e uma mulher, escolhidos livremente entre si, com a decisão responsável de fidelidade e cooperação na transmissão da vida.
 
Os direitos e as responsabilidades da Família são próprios e inalienáveis porque a Família é anterior ao Estado. Este tem o dever de salvaguardar esses direitos e de potenciar as próprias capacidades da Família para assumir as suas responsabilidades. O reconhecimento e defesa dos direitos da Família, constitui um aspeto fundamental da promoção dos Direitos Humanos.
 
Indo às fontes do Magistério da Igreja, constatamos que os ensinamentos sobre o Matrimónio e sobre a complementaridade dos sexos propõem uma verdade evidenciada pela reta razão e reconhecida, como tal, por todas as grandes culturas do mundo.
 
O matrimónio não é uma união qualquer entre pessoas humanas. Foi fundado pelo Criador, com uma natureza específica, propriedades essenciais e finalidades. (cf Concílio Vat. II, Gaudium et spes, 48).
 
Nenhuma ideologia pode afastar do espírito humano a certeza de que só existe matrimónio entre duas pessoas de sexo diferente que, através da recíproca doação pessoal, que lhes é própria e exclusiva, tendem à comunhão das suas pessoas. Assim se aperfeiçoam mutuamente, para colaborar com Deus na geração e educação de novas vidas.
 
No Livro do Génesis encontramos os três dados fundamentais do plano criador, relativamente ao matrimónio.
 
Em primeiro lugar, o homem, imagem de Deus, foi criado “homem e mulher” (Gn 1,27). O homem e a mulher são iguais enquanto pessoas e complementares enquanto homem e mulher. A sexualidade que por um lado faz parte da esfera biológica, por outro, é elevada na criatura humana a um nível pessoal, onde corpo e espírito se unem.
 
Em segundo lugar, o matrimónio é instituído pelo Criador como forma de vida em que se realiza aquela comunhão de pessoas. “Por isso, o homem deixará o seu pai e sua mãe e unir-se-á à sua mulher e os dois tornar-se-ão uma só carne (Gn 2,24).
 
Por fim, Deus quis dar à união do homem e da mulher uma participação especial na sua obra criadora. Por isso, abençoou o homem e a mulher e disse-lhes: “sede fecundos, multiplicai-vos, enchei a terra” (Gn 1, 28). É evidente que no plano do Criador, a complementaridade dos sexos e a fecundidade pertencem à própria natureza da instituição do matrimónio.
 
Além de tudo isto, a união matrimonial entre o homem e a mulher foi elevada por Jesus Cristo à dignidade de sacramento – Sacramento do Matrimónio. Este significado cristão do matrimónio, longe de diminuir o valor profundamente humano da união matrimonial entre o homem e a mulher, confirma-o e fortalece-o (cf Mt 19, 3-12); (Mc 10, 6-9).
 
Não existe nenhum fundamento para equiparar ou estabelecer analogias, mesmo remotas, entre as uniões homossexuais e o plano de Deus sobre o Matrimónio e a Família. O matrimónio é santo e caminho de santidade; as relações homossexuais são uma aberração, porque estão em contraste com a Lei Moral Natural. São anti-naturais, por motivos relativos à reta razão; por motivos de ordem antropológica e por motivos de ordem social...
 
De acordo com os ensinamentos da Igreja, as pessoas afetadas por estas tendências doentias, deverão ser acolhidas com respeito, compaixão e delicadeza facultando-lhes as ajudas de que necessitam… 

Maria Helena Marques
Prof.ª Ensino Secundário

Jornadas Mundiais da Juventude 2016


Boletim de Espiritualidade Nº18 - Fevereiro de 2016


Es chino, cumple 20 años de prisión en Italia: la alegría de sus amigos en misa le llevó al bautismo

Zhang Jianqing dio su testimonio en la presentación del libro del Papa

Zhang Agustín Jianqing temía que al hacerse católico volvería a dañar a su madre, budista... la figura de Santa Mónica, madre de San Agustín, le ha orientado
Portaluz  29 enero 2016

El pasado martes 12 de enero en Roma, durante la presentación del libro-entrevista al Papa Francisco titulado El nombre de Dios es misericordia, ocurrió un emotivo y vital momento, que muchos medios de comunicación pasaron por alto, pero que fue registrado por TV2000 de Italia.

Como parte de la presentación de la obra, ante el mundo daba su testimonio de la misericordia de Dios un joven privado de libertad. Zhang Agustín Jianqing, emigrante venido de China, nacido budista, perdido en la violencia extrema que le llevó a la cárcel, renacería desde el dolor.


Así contó su testimonio:


»Me llamo Zhang Agustín Jianqing, tengo 30 años y vengo de China, más concretamente de Zhe Jiang. Puede parecer un poco raro que un chino lleve el nombre de Agustín, pero más adelante entenderán por qué. 

 
»Mi familia, de tradición budista, son buenas personas que en su vida siempre se han portado bien y han trabajado mucho, tanto en China como en Italia.

»En 1997, a los 12 años de edad, llegué a Italia con mi padre; mi madre ya llevaba dos años aquí. Han pasado 18 años desde aquel 1997 y la mayoría de ellos los he vivido en la cárcel, donde todavía sigo.


»Al llegar a Italia estudié durante un par de años, pero en clase me aburría, así es que me escapaba de la escuela sin que lo supieran mis padres. Cada vez me portaba peor, peleando con mis padres porque no me daban dinero para divertirme.


»A los 16 años les inventé la historia de que había encontrado un trabajo lejos de casa, para poder pasar las noches en la discoteca. Solo me interesaba divertirme y sentirme poderoso. Así, en poco tiempo adopté un carácter violento y superficial; solo me interesaba el dinero y las chicas.


»Pero cometí un grave error (...) y a los 19 años fui enviado a la cárcel con una condena de 20 años. Yo no hablaba ni entendía casi nada de italiano, y además en la cárcel de Belluno, donde pasé los primeros dos años, era el único chino. Tenía un montón de problemas y como no sabía pedir ayuda de ninguna manera estaba desesperado.


»Lo único que me hacía sentir un poco mejor era escribir a mi familia pidiendo perdón por lo que había hecho, por todo el dolor y tristeza que había causado en sus corazones. En especial a mi madre, que en aquella época recorría todas las semanas 700 kilómetros para venir a verme en la cárcel. Siempre que me veía lloraba.


»Ver esas lágrimas cayendo delante de mí me ayudó a mirarme por dentro y percibir todo el mal que había causado a mi familia, y a la familia de la víctima. Mi corazón temblaba, roto por el dolor. Poco a poco fue emergiendo en mí el deseo de cambiar y que mi querida madre no sufriera más. Nació en mí el deseo de que este sufrimiento pudiera transformarse en felicidad.


El poder sanador de la compasión
»Por entonces, antes del traslado a la cárcel de Padua, conocí y estreché amistad con un voluntario, Gildo… En él encontré cobijo y una paz interior que nunca había sentido antes. Por aquel entonces como yo no hablaba ni entendía el italiano, durante nuestros encuentros, pasábamos más tiempo mirándonos que hablando.


»Tenía el deseo, la necesidad de desahogar todo el mal que llevaba dentro, pero no podía. Simplemente su mirada, con esa compasión hacia mí, me sostuvo durante esos dos años, y me alentó a tener coraje frente a mis dificultades.


»En 2007 me trasladaron a la cárcel de Padua. La primera persona que encontré allí fue un paisano mío, Je Wu, que me enseñó a trabajar allí en la cárcel, estuvo a mi lado y me ayudó. Después de unos meses, ya sabía ensamblar cajas para joyas, después fueron maletas. Mi amigo Wu era una persona alegre y un día decidió hacerse cristiano y bautizarse. Yo observaba lo contento que volvía con los amigos cuando iban a misa y decidí ir yo también allí.


Confrontando la fe de los padres

»Poco a poco escuchando las palabras del Evangelio y los cantos, fue naciendo en mí una alegría que nunca había sentido… tanto que no veía la hora de que llegara el domingo. Pero como este deseo lo tenía todos los días, decidí participar con algunos amigos presos y de la cooperativa donde trabajábamos en un momento semanal de oración… Todo esto despertó en mí el deseo de hacerme cristiano.


»Pero este anhelo chocaba con la preocupación de no provocar otro gran dolor a mi familia, especialmente a mi madre, budista practicante. Por eso viví durante un tiempo este drama sin saber qué era lo más adecuado. Pedí consejo a mis amigos y al buen Dios, sobre cuál era el camino adecuado para mí y para mi familia.
 
Enamorado de Jesús
»El Viernes Santo de 2014 participé, invitado por mis amigos, en el rito del Vía Crucis y el beso a Jesús en la cruz. Al final de la celebración todos mis amigos, uno a uno, bajaron a besar la cruz. Yo tenía el deseo de ir también a besar a Jesús en la cruz, pero pensando en mi madre no era capaz de hacerlo, me parecía que iba a traicionarla por segunda vez.


»Recé para que el Señor me perdonara. Al terminar, salí de la capilla y de pronto me di cuenta de que en mi corazón, arrepentido, lloraba porque no había ido a besar a Jesús en la cruz. En el dolor de ese momento entendí que me había enamorado de Jesús, que esto era verdadero y que ya no podía dejarlo.


»Así que me llené de valor y llamé a mi familia para pedirles que vinieran lo antes posible a la cárcel a hablar conmigo. Al día siguiente mi madre vino a verme y le conté lo que me había pasado el día anterior, diciéndole que ya no podía esconder más mi amor por Jesús. Le pregunté si me dejaba ser cristiano y bautizarme.


»Ante estas palabras, mi madre se quedó como cinco minutos inmóvil, que me parecieron los más largos de mi vida, hasta que con lágrimas en los ojos me dijo: «Si tú crees que esto es adecuado para ti, hazlo, porque si no yo sufriría más». Dicho esto, los dos rompimos a llorar como niños y nos abrazamos. Sentí la presencia del Señor y descubrí un nuevo amor en mi madre, como el de María.


Al amparo de San Agustín y santa Mónica
»El día del rito de admisión fue para mí una nueva confirmación de la bondad de esta decisión, porque al oír la palabra del Evangelio que dice «estuve preso y viniste a visitarme», comprendí que Jesús había enviado a los suyos a buscarme, que Su enviado eran todos los amigos que me había encontrado en la cárcel, en el trabajo y en la catequesis, y que estaban allí presentes, conmigo.


»El 11 de abril de 2015 recibí el Bautismo, la Confirmación, y tomé la primera Comunión: todo en la cárcel. Aunque habría podido obtener el permiso del magistrado para celebrarlo fuera de la prisión, decidí hacerlo en el lugar y con los amigos donde Jesús vino a mi encuentro y donde yo le conocí.


»Gildo, el voluntario que se compadeció de mí en la cárcel de Belluno, fue mi padrino de Bautismo. Al bautizarme tomé el nombre de Zhang Agustín. En la historia de san Agustín me conmueve especialmente su madre, santa Mónica, por todas las lágrimas que derramó por él, esperando recuperar al hijo perdido. Era un poco como yo, pensando en mi madre y el río de lágrimas que derramó por mí, esperando que yo pudiera retomar el sentido de mi vida.


(Más sobre la misericordia transformadora de Dios en el libro que Zhang ayudó a presentar: El nombre de Dios es misericordia)

El testimonio de Zhang en italiano en TV2000 en YouTube; y en una segunda pantalla entrevistado brevemente por TV2000 


in


Es homosexual y el lobby gay le acusa de homófobo por defender que los niños tengan padre y madre

Jean Pierre Delaume-Myard, de la Manif Pour Tous, desde Italia

Jean Pier Delaume-Myard apoya a las asociaciones profamilia italianas con su experiencia en la Manif Pour Tous francesa
Luciano Moia / Avvenire  29 enero 2016

Jean Pierre Delaume-Myard, francés, guionista y director de documentales, homosexual convencido y sereno, es desde hace años uno de los objetivos principales de los lobbies gays europeos porque se ha manchado con una culpa imperdonable: no sólo ha aceptado el papel de portavoz de la Manif Pour Tous (www.lamanifpourtous.fr) en Francia, sino que ha escrito un libro para explicar por qué, como homosexual, considera que es injusta la redefinición del matrimonio y, sobre todo, la adopción gay.
«Los niños -repite-, tienen que tener una madre mujer y un padre hombre. Cualquier elección distinta es una discriminación. Y os lo digo como homosexual».


-Por lo tanto, en su opinión, ¿hay una diferencia entre progenitores homosexuales o heterosexuales?
-Este ya sería el núcleo de la cuestión, pero demos un paso atrás.


-De acuerdo. ¿Por dónde empezamos?
-Quisiera decir, ante todo, que los lobbies gays no representan a la totalidad de los homosexuales. Sobre el debate referente a la conveniencia de incluir a la familia homoparental en el sistema jurídico italiano, los homosexuales han sido engañados. No se ha considerado su diversidad intelectual, espiritual y política, sino que han sido reducidos a práctica sexual lo que implica, necesariamente, un determinado número de exigencias, en particular la de las uniones civiles y la necesidad de tener un hijo. 

 
-Usted no se lleva muy bien con los lobbies gays. Por lo que ha escrito en su libro "Non nel mio nome. Un omosessuale contro il matrimonio per tutti" ("No en mi nombre. Un homosexual contra el matrimonio para todos", ndt) ha sido acusado de homofobia. ¿Es esto otra demostración del poder de la "generocracia"en nuestra sociedad?
-Homosexual y homófobo. Es el colmo. Y sin embargo, la comunidad gay me acusa precisamente de esto. Son los mismos que dicen que la Manif pour tous en Francia es un movimiento homófobo. Pero quiero decir que ni en Italia ni en Francia he sentido la más mínima hostilidad por mi orientación sexual.


-Tal vez el error sea pensar que de la orientación sexual se derivan obligatoriamente determinadas elecciones políticas y un compromiso social de cierto tipo.
-Ciertamente, he aceptado ser portavoz de la Manif Pour Tous no por ser homosexual, porque esto es secundario a mi papel, sino como ciudadano. No es nuestra sexualidad la que orienta nuestro pensamiento. Y los que piensan esto, hay que decirlo claramente, son auténticos homófobos. Por esto creo que no es ilógico ser homosexual y, al mismo tiempo, defender a la familia.

-Volvamos a la cuestión. Las presiones científicas y jurídicas permiten que se cree la ilusión de que heterosexualidad y homosexualidad son variantes equivalentes de la orientación sexual. ¿Esto es así?
-Cada niño tiene la necesidad prioritaria de tener un padre y una madre para crecer. Hay una gran diferencia entre tener dos padres o dos madres o tener progenitores heterosexuales. La verdadera igualdad encuentra su único origen en la pareja de progenitores. Sólo allí es incontestable. Pretender borrarla es negar la realidad. Todos debemos la vida a la igualdad hombre-mujer.


-Los que sostienen la teoría de "la no diferencia" explican que no es tan importante la naturaleza de los padres, sino la función. ¿Qué opina?
-Es verdad que una pareja homosexual puede dar a un niño tanta felicidad como una pareja heterosexual. Pero no es sólo esto. Un niño tiene que poder identificarse con los componentes masculinos y femeninos de sus padres. Desde el punto de vista psicológico, una chica ¿puede entender que dos hombres, que no quieren tener una relación con una mujer, puedan al mismo tiempo desear como hijo a una chica? Lo mismo vale para un chico ante dos mujeres que quieren hacerle de madre.


-¿Por qué se mantiene usted tan firme en su consideración sobre lo inoportuna que es la adopción por parte de los homosexuales?
-Los hijos adoptivos se interrogan incesantemente sobre los motivos por los que han sido abandonados por sus padres biológicos. Añadamos a esto la dificultad de entender una filiación homosexual y haremos que su vida sea aún más difícil; es como ser condenado a una doble pena.


-Usted ha hablado de una verdadera y propia discriminación respecto a los niños adoptados por parejas homosexuales. ¿No es un poco exagerado afirmar esto?
-Este es el problema que he planteado en mi libro. Recuerdo sobre todo que la adopción no puede tener por objeto una pareja que no puede tener un hijo, sino que se trata de un niño que ha perdido a sus padres. Y no podemos poner en el centro el interés egoísta gay, violando así la convención internacional de la ONU sobre los derechos de la infancia que defiende el interés superior del niño. Sí, esta situación creará una profunda desigualdad entre los niños.

 
-¿Por qué lo cree?
-El niño adoptado por dos hombres o dos mujeres podrá disponer de educadores, de adultos de referencia, pero no tendrá progenitores. Y esto porque los padres del mismo sexo no puede indicar un origen, aunque sea simbólico. Al niño, por lo tanto, se le priva dos veces de los progenitores: primero con la vida y, después, de nuevo con la posibilidad sustancial de que una pareja gay adopte.

 
-Usted lucha contra los matrimonios y las uniones gay en toda Europa. ¿Considera que existe una estrategia global para eliminar los valores de la familia fundada sobre el matrimonio?
-El proyecto sobre uniones civiles del 28 de enero de 2016 en el Senado italiano es, en realidad, el árbol que no deja ver el bosque representado por la reivindicación europea de los lobbies gay con la posibilidad de adoptar un niño por parte de una pareja homosexual. Si este proyecto de ley, propuesto sin filiación, fuera adoptado, el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos no podrá emitir una sentencia distinta. Por este motivo estoy combatiendo en toda Europa no sólo contra el matrimonio, sino también contra las uniones civiles entre dos personas del mismo sexo.


»Es importante para la pareja del mismo sexo tener los mismos derechos sociales: vivienda, pensión, sanidad, pero no los derechos sobre los niños. No confundamos los derechos de los niños con los derechos sobre los niños.

 
(Traducción de Helena Faccia Serrano, diócesis de Alcalá de Henares; publicado originariamente en italiano en Avvenire)

Lea también aquí el caso de Robert Oscar López: "Yo soy hijo de madres lesbianas, este fue mi drama, encontrar a mi padre cambió mi vida"


Lea también: La prevalencia de problemas emocionales se duplica en hijos de parejas gays, y no es por homofobia


in


Así es la heroica resistencia de un grupo de monjas frente al régimen comunista de Vietnam

Se han convertido en un símbolo de la libertad religiosa

Una de las hermanas amantes de la Santa Cruz de Vietnam

Son un grupo de religiosas cuya misión se resume ni más ni menos que en orar y en atender a los pobres. Pero las monjas de la orden de las Amantes de la Santa Cruz que tienen su convento en el barrio de Thu Thiem en Ciudad Ho Chi Minh (la antigua Saigón), la capital de Vietnam, se han convertido en un símbolo de resistencia frente al régimen comunista que gobierna con mano de hierro desde hace 40 años.

La dictadura comunista lleva años teniendo en su punto mira el convento de estas religiosas pero aún no ha conseguido vencerlas. Al igual que está pasando en China, el régimen vietnamita impone el comunismo a sus ciudadanos mientras recauda más y más dinero aprovechando el auge del turismo. Y es en este punto en el que este convento ha aparecido en su camino.

El apoyo de los obispos europeos
En los últimos años, el gobierno ha expropiado numerosos templos budistas y cristianos pero curiosamente no ha logrado echar a las amantes de la Santa Cruz para construir en el espacio edificios destinados al turismo.
 
Durante estos años de lucha, la resistencia de este humilde convento ha llegado a traspasar fronteras y la pasada semana las religiosas fueron visitadas por el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania y también de la Comisión de las Conferencias Episcopales de Europa.
 
El representante de los obispos europeos mostró el apoyo de los católicos de Occidente a estas valientes monjas. “Sé que estáis pasando un montón de dificultades, que hay motivos de preocupación pero no estáis solas, estaremos siempre a vuestro lado”, les dijo el cardenal alemán, tal y como recoge AsiaNews.

El ‘temor’ del régimen comunista a las monjitas
Además, realizó un llamamiento a la acción de la sociedad vietnamita a la que pidió que siguieran defendiendo a estas religiosas. “No hay ninguna organización política o grupo económico que pueda acabar con la libertad religiosa”, dijo el prelado tras reunirse con las autoridades. En la misma línea se manifestó la hermana Le Thi Thao, superiora provincial de la orden, que ha pedido la oración así como la ayuda de la Iglesia universal y de las organizaciones de derechos humanos.
 
¿Por qué el régimen comunista ha derribado multitud de templos y no puede con el convento? Esta es la pregunta que se han hecho muchos sobre el conflicto de Thu Thiem. Sin embargo, este pequeño convento ha conseguido unir a las distintas religiones y a la comunidad vietnamita y de ahí el respeto del gobierno a actuar de manera arbitraria.
 
Estas religiosas llevan cientos de años trabajando en Vietnam atendiendo a enfermos y niños, a los últimos de los últimos, y sin mirar a quién cuidaban ni qué religión profesaban. Entre sus obras está también la educación, también objetivo del régimen.

Todas las religiones unidas contra el derribo
En uno de los últimos intentos de derribo del convento y de la escuela de las religiosas, miles de personas acudieron al lugar para impedirlo. Budistas, protestantes, fieles de religiones triviales. Todos juntos para evitar que el régimen comunista perpetrase otro atentado. Y lo consiguieron puesto que el Gobierno tuvo que suspender su actuación.
La unidad ha sido la clave de la supervivencia del convento. Todo el barrio tiene claro que la comunidad religiosa es de todos aunque no sea de su propia religión. “La Congregación ha trabajado con niños y personas de la comunidad realizando actividades espirituales, caritativas y sociales”, afirmaba el Consejo Interreligioso, que además recordaba que las escuelas que han creado “han traído muchos beneficios culturales y éticos a las generaciones más jóvenes y a la gente que vive en la comunidad”.
 
¿Quiénes son las Amantes de la Santa Cruz?
Las hermanas amantes de la Santa Cruz son una comunidad floreciente, enérgica y con una gran juventud. Su vitalidad es tal que hacen de todo para todos. De ahí el amor del pueblo y el respeto del Gobierno.
 
Esta orden religiosa femenina fue fundada por el misionero francés Pierre Lambert de la Motte en el año 1671 cuando era vicario apostólico de la Conchinchina. Es la primera orden nacida en Asia y cuenta actualmente con más de 4.000 religiosas repartidas principalmente en 24 comunidades de Vietnam así como en Laos, Tailandia y Estados Unidos.
 
Las hermanas, muy jóvenes casi todas, dan clase pero también fuera del horario escolar enseñan a leer a la población más pobre. Cuidan de los enfermos y tienen especial cuidado de los discapacitados a los que atienden con gran amor.
 
Del mismo modo, otras hermanas se dedican a cuidar y visitar a los enfermos de lepra, generalmente marginados de la sociedad. Es el caso de la hermana Hoa que se recorre los poblados atendiendo y cuidando a estos enfermos. “Veo la cara triste de Jesucristo entre la gente a la que atiendo. Mi verso bíblico favorito es: ‘Cualquier cosa que no hicieron por uno de los más pequeños de éstos, no lo hicieron por mí’”, asegura.
 
Sus cuatro misiones apostólicas son precisamente la educación de la juventud, servir a los enfermos, proteger a los niños y ayudar a las mujeres. Estas son las armas con las que luchan contra el comunismo. Y con la ayuda de la oración de momento están consiguiendo vencer a los que las quieren destruir.
 
La nula libertad religiosa en Vietnam
Vietnam es uno de los países que de manera más dura persiguen a los cristianos. Según la organización especializada Open Doors, el país asiático aparece en el ránking en el número 20 con una persecución alta. El ránking lo copan totalmente estados comunistas y musulmanes.

Los cristianos representan, según los datos facilitados por Ayuda a la Iglesia Necesitada, el 8,2% de la población siendo la comunidad católica la más numerosa entre ellos. Pese a la apertura política del país, las técnicas comunistas de control y represión siguen siendo implacables para los habitantes del país mientras se esfuerzan por ofrecer una cara amable en el exterior.

El control de las comunidades religiosas y el derribo de templos está a la orden del día. Además, el cristianismo es un elemento peligroso pues es asociado a Occidente. Así, el régimen sigue relacionando a las comunidades protestantes con Estados Unidos y a los católicos con Francia. Son, por tanto, personas a controlar.


Artículo publicado originalmente en Actuall.com

in